Escenario

La pesadilla de un asesino

En 2074, cuando una organización criminal quiere deshacerse de alguien, el objetivo es enviado treinta años en el pasado, donde lo espera un asesino a sueldo. Uno de ellos es Joe, que un...

Jueves 11 de Octubre de 2012

En 2074, cuando una organización criminal quiere deshacerse de alguien, el objetivo es enviado treinta años en el pasado, donde lo espera un asesino a sueldo. Uno de ellos es Joe, que un día se entera que sus empleadores quieren cerrar el círculo y hacer con él lo mismo que él se encarga de hacer cada día. Ese es el punto de partida y el eje de "Looper: asesinos del futuro" que se estrena hoy en Rosario.

Una de las caras visibles detrás de este thriller futurista es Bruce Willis, quien vuelve a un género que fusiona el policial, la acción y la ciencia ficción que tan buenos resultados le dio. Lo acompañan Emily Blunt y Joseph Gordon-Levitt, que coprotagoniza el filme dirigido por Rian Johnson, quien hace años atrás fue el responsable de "Los estafadores".

Heredera de películas como "12 monos", el filme fue considerado por los críticos en Estados Unidos como una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años.

Viajes en el tiempo, gángsters y telequinesis conforman los elementos de inicio del filme que se mueve entre 2040 y 2070 y esconde tras su apariencia de thriller estándar una serie de dilemas morales. "En Looper no hay buenos y malos, no hay blanco y negro, todo el mundo piensa que está haciendo lo correcto", aseguró Gordon-Levitt, también productor del largometraje.

La acción gira en torno a un mismo individuo, el asesino a sueldo Joe (Gordon-Levitt), que terminará por enfrentarse con su yo futuro (Bruce Willis) cuando lo envían, en un viaje en el tiempo, a que lo ejecute.

El Joe más veterano (Willis), conocedor de su destino, tiene sus propios planes para evitar su fatídico final, aunque eso suponga arruinar el prometedor presente de su versión más joven encarnada por Gordon-Levitt.

"En la vida real Joseph y Bruce no se parecen en nada", comentó el también guionista Rian Johnson, quien empezó a desarrollar el proyecto hace una década inspirado por las novelas de Philip K. Dick, el clásico autor de la décadas del 50 y autor de "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", que inspiró otro clásico del cine como "Blade Runner".

Johnson reconoció que la clave para que el filme funcione es que el público llegue a creer que Gordon-Levitt podía ser Willis con menos arrugas y más pelo, para lo que emplearon "maquillaje y prótesis superficiales en nariz, ojos y labios" pero, sobre todo, se trabajó la personalidad del joven Joe. "Sus formas, su voz, no es una imitación, es una versión de Bruce Willis. Ese fue el truco de magia", explicó Jonhson.

El director reconoció que le gusta mezclar distintos géneros en sus películas. "Me encanta mirar fuera del género en busca de inspiración. En este filme, en el fondo, hay muchos aspectos de películas del oeste y también de terror", dijo el director estadounidense.

Para Gordon-Levitt dijo que reproducir el estilo Willis fue un riesgo necesario para conseguir hacer "algo audaz y diferente". El actor se está abriendo camino hacia papeles protagonistas aunque es más conocido por sus secundarios en "El origen" y "Batman: El caballero de la noche asciende", y pronto se estrená "Lincoln", protagonizada por Daniel Day-Lewis, en la que interpreta al hijo del presidente estadounidense.

"Saqué el audio de sus películas y lo escuchaba en el iPod. El incluso me envió grabaciones de él mismo leyendo los monólogos que yo tengo en la película para que pudiera oír cómo sonaba en su voz, pero lo más importante fue conocerlo y pasar tiempo con él", indicó el actor.

En "Looper: asesinos del futuro", Willis se reencontró con el estilo de su prolífica década de los 90 donde lideró filmes de ciencia ficción futuristas como "Doce monos" y "El quinto elemento".

"Es una película emocional. Y cuando la vi, me emocionó" dijo Willis. "Cuando estábamos rodando nunca pensé que mi personaje estaba haciendo nada malo aunque hace cosas realmente terribles. Nunca juzgué el personaje. Asumí que tenía que hacer daño a otras personas. Y cuando lo vi me conmovió lo horrorosamente equivocado que estaba", explicó.

Willis también reveló que no está demasiado interesado en viajar al pasado, pero que si tuviese que hacerlo "me recordaría cada minuto no tomarme a mí mismo demasiado en serio". "Cometería más errores más pronto en mi vida. He cometido muchos errores en el pasado. Si herí los sentimientos de alguien quiero intentar corregirlo lo antes posible. Tengo mucha ansiedad de equivocarme y herir sentimientos de la gente. No quiero hacer más daño a la gente", confesó el actor.

Gordon-Levitt no tiene problemas para viajar en el tiempo. "Me gustaría ver el futuro. Me considero un optimista. A pesar de que las cosas parecen estar muy mal, creo que lo vamos a superar y quiero verlo", declaró.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS