Escenario

La paternidad, esa urgencia que suele intensificarse con los años

El director Daniel Gimelberg contó el origen del filme que se estrenó el jueves en el que aborda con humor el tema de la adopción

Domingo 17 de Noviembre de 2019

Después de haber trabajado en la dirección de arte de algunas de las películas más taquilleras de los últimos diez años, como "Gilda, no me arrepiento de este amor" o "La odisea de los giles", Daniel Gimelberg se puso detrás de cámara para dirigir "Los adoptantes". Con un guión coescrito junto a Andi Nachón y una idea que comenzó a desarrollar junto al guionista español Cesc Gay, ganador de un Goya por "Truman", Gimelberg encaró con partes iguales de humor y delicadeza la historia de una pareja de hombres que decide adoptar después de 10 años de convivencia.

—Tu última película como director fue "Antes", de 2010. ¿Qué te decidió a ponerte nuevamente detrás de las cámaras?

—Las ganas de ponerme detrás de las cámaras son en realidad, constantes. Pero hacer cine independiente en Argentina lleva un tiempo. Antes fue pre estrenada en el Bafici 2011 en su primera versión, y estrenada comercialmente en el 2013 en su versión final. Ni bien sucedió ese estreno, empecé a trabajar en el guión de "Los adoptantes", primero junto a mi amigo Cesc Gay, y después con Andi Nachón, coguionista de la película. Fue un largo proceso de varios años de trabajo, que además fue compartido con mi otro trabajo de director de arte en cine, lo que yo llamo mi "trabajo de día". Filmamos "Los adoptantes" el año pasado, y ahora en el 2019, la estrenamos.

—¿Cómo surge la idea de esta película?

—La idea de la película nació de varios encuentros y un par de meses de trabajo con Cesc, después de que él se encontrara en Barcelona con un amigo, que él no sabia que era gay, de la mano con su pareja y llevando un cochecito con un bebé que acababan de adoptar. Siendo yo gay y adoptado, a Cesc se le ocurrió que ahí había una película, y que yo era el indicado para dirigirla. Y aquí estamos.

—¿Qué temas te interesaba abordar?

—Me interesaba en principio hacer una comedia. Después de "Antes", que un crítico calificó de "una de las películas más amargas del reciente cine argentino", mis amigos, conociendo mi sentido del humor, me recomendaron fuertemente por mi bien y el de ellos, hacer una comedia. Decidí hacerles caso. "Antes" pudo haber sido una película que "tenía" que hacer. "Los adoptantes" es más una película que "quería" hacer. Y hoy me siento muy feliz de haberla hecho.

—¿Cómo te documentaste?

—En las primeras versiones de guión, el trabajo fue más en desarrollar los personajes, sus deseos y cómo operaban en función a esos deseos, conscientes o no. En versiones posteriores y hasta llegar a la versión final de guión, nos asesoramos con el Ruaga, el Registro Unico de Adopciones.

—¿Cuál fue el aspecto más difícil de abordar?

—Tal vez el aspecto más difícil fue enterarme de lo turbio de la adopción en la Argentina, del negocio de la adopción en el interior del país, y de la crueldad que se vive en torno a las "fábricas de bebés" que aún hoy existen en el norte argentino. Y algunas no muy lejos de Buenos Aires. De todos modos, luego de considerar incluir en nuestra comedia alguno de esos aspectos, decidimos que ese era un límite y que no formaran parte de nuestra historia. Merecen una o varias historias en sí mismos y que no serían precisamente comedias.

—¿Qué aporta a la trama que los adoptantes sean dos hombres?

—No decidimos que la pareja fuese conformada por dos hombres para aportar algún aspecto a la trama. Consideramos -y tal vez como una postura política- que una pareja formada por dos hombres hoy no sea una novedad, o que no debiera serlo, de ahí lo político de la postura.

—Uno de los personajes ya adulto, no resolvió ser adoptado. ¿Qué te interesó mostrar con ese paralelismo entre el deseo de adoptar y la imposibilidad de resolver el pasado?

—En realidad, siendo yo adoptado como Leonardo y no habiendo nunca conocido mis orígenes biológicos, tal vez su búsqueda reemplace y complete la búsqueda que yo nunca hice, intentando curar eso que yo nunca curé. En cierto aspecto, ese puede ser el tema más personal que me atrevo en abordar en la película.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS