Escenario

La Orquesta Sinfónica Académica, un espacio para la cultura rosarina

La agrupación, que cuenta con el patrocinio de la UAI, está dirigida por Pablo Rodríguez, también impulsor de este ambicioso proyecto.

Viernes 11 de Octubre de 2019

La Orquesta Sinfónica Académica de la carrera Licenciatura en Musicoterapia de la Universidad Abierta Interamericana (UAI) se transformó en un nuevo espacio para la cultura rosarina. La agrupación está integrada por 51 músicos, entre profesores egresados de diferentes instituciones y estudiantes avanzados de diferentes carreras en un rango de edades que va desde los 15 hasta los 50 años aproximadamente, y entre los cuales se encuentran miembros provenientes de Bélgica, Venezuela, México y Brasil. Dedicada al repertorio clásico y con planes de ampliarlo autores latinoamericanos y argentinos, la orquesta actuará hoy, a las 19.45, en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús (Agrelo y avenida Puccio, Alberdi), donde ofrecerá obras de Mozart, Fauré, Bartók y Beethoven.

Pablo Andrés Rodríguez, director de la orquesta e impulsor de esta propuesta autogestionada que en diciembre cumplirá un año, está convencido de "que la ciudad necesita muchos más organismos de estas características" que contribuyen a la difusión del interés por la música entre jóvenes y adolescentes. A la presencia de referentes como la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario, la Orquesta de Cámara Municipal de Rosario y la Orquesta Juvenil de la UNR, además de diferentes agrupaciones y cameratas, mencionó los proyectos Escuelas Orquestas, como el de barrio Ludueña, la Orquesta del barrio El Triángulo, la Orquesta de la Tablada y la Orquesta de Granadero Baigorria. "Estos proyectos han logrado masificar el interés de los jóvenes y niños por el estudio musical, a tal punto que hoy es muy común ver por la calle a jóvenes caminar por la calle por ejemplo con un violín a cuesta, lo que hace tiempo atrás podía entenderse como una rareza".

—¿Cuál fue el objetivo que se propusieron en el momento de formar la orquesta?

—Si bien la agrupación denominada Orquesta Sinfónica Académica se encuentra enmarcada por una estructura académica universitaria, entendiéndose por ello que el total de su plantel debería estar integrado tan sólo por estudiantes avanzados, en realidad no es así, y desde su origen el proyecto fue concebido con el fin de darle un lugar de expresión tanto a las nuevas generaciones de artistas en formación como a toda aquella persona preparada para integrar un organismo de tales características. La orquesta pertenece a la UAI, quien en carácter de patrocinante principal nos brinda el espacio para la realización de los ensayos y se hace cargo de muchos costos operativos como fotocopias de partituras, impresión de programas, carpetas para cada uno de los integrantes, y nos facilita ciertos insumos y equipamiento como atriles y piano. Como la institución no puede hacerse cargo de ofrecer una remuneración en concepto de sueldo a cada uno de los integrantes del organismo, se determinó, y porque así fue solicitado en el proyecto, que la orquesta funcione como un proyecto autogestionable,

—¿Dentro de qué rango de edades están los integrantes?

—El rango de edades de los integrantes de la orquesta va desde los 15 hasta los 50 años aproximadamente, y tiene integrantes de diferentes nacionalidades, como Bélgica, Venezuela, México y Brasil. No hubo ninguna restricción respecto a la edad. Tanto en la primera convocatoria realizada en el mes de octubre del año 2018, como la realizada en el mes de julio del 2019, el único requerimiento fue demostrar el dominio técnico instrumental propio para lo que exigía el proyecto, por lo cual cada postulante debía preparar una pieza a libre elección tanto del período barroco como clásico o romántico, más la ejecución de un fragmento musical extraído de una obra dada en el momento. Por eso la orquesta está integrada tanto por profesores egresados de las diferentes casas de estudio musical de la ciudad, como por estudiantes avanzados de las diferentes carreras, muchos de los cuales son actualmente compañeros de trabajo o han sido o son alumnos míos de las instituciones donde ejerzo mi labor docente.

—¿Qué repertorio abordan?

—Creo que la buena elección del repertorio, y más en esta primer etapa de formación, es determinante para la constitución de un buen organismo. La selección del repertorio debe estar en relación tanto a los momentos, como una formación reciente, como al nivel técnico general del organismo, y debe darse un perfecto equilibrio entre esos dos aspectos con la selección de un repertorio atractivo para la orquesta y que presente un desafío al abordarlo y el deseo de querer interpretarlo. Nuestro primer repertorio estuvo integrado por obras del período clásico y romántico y en el futuro proyectamos incorporar autores latinoamericanos y argentinos. Cada nuevo repertorio debe ser un desafío, obligándonos a levantar progresivamente las exigencias para con nosotros mismos.

—¿Qué valoración hacés de sumar una nueva orquesta sinfónica para la ciudad?

—Estoy convencido de que la ciudad necesita verdaderamente muchos más organismos de estas características, los referentes mas directos con los que contamos son la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario, la Orquesta de Cámara Municipal de Rosario y la Orquesta Juvenil de la UNR, como grandes organismos, más diferentes agrupaciones y cameratas, que al igual que nuestro proyecto, buscan en todo momento ofrecer una agenda de conciertos variada y cuidada.

—¿Qué relación tienen los más jóvenes con la música clásica?

—En los últimos 10 ó 15 años, el vuelco de los jóvenes por el estudio de la música a la que usualmente se le llama clásica, ha sido verdaderamente notorio, y más aún el vuelco al estudio de instrumentos propios de agrupaciones sinfónicas. Un gran mérito lo tienen los proyectos Escuelas Orquestas, como el del barrio Ludueña, donde soy docente de lenguaje musical; la Orquesta del barrio El Triángulo, la Orquesta de la Tablada y la Orquesta de Granadero Baigorria. Estos proyectos lograron masificar el interés de los jóvenes y niños por el estudio musical. Hoy día es muy común ver por la calle a jóvenes por ejemplo con un violín a cuesta, lo que hace tiempo atrás podía entenderse como una rareza, y también se ve reflejado en el numero de matrículas creciente año a año para el ingreso a una institución de formación musical.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario