Escenario

La música de Abba y el amor vuelven a invadir las islas griegas

"Mama mía! 2. Vamos otra vez" transita entre el presente y el pasado de los protagonistas. Pierce Brosnan contó cómo es esta secuela del exitoso filme original.

Jueves 19 de Julio de 2018

Como agente 007, Pierce Brosnan conquistó el mundo del cine en la década de los noventa. Despojado de su traje de James Bond, a sus 65 años el actor irlandés se revela como un artista de lo más completo en "Mamma Mia! 2. Vamos otra vez", el musical que se estrena hoy y en el que canta y baila junto a otras estrellas de Hollywood como Colin Firth o Meryl Streep vestido con pantalones ajustados y zapatos de plataforma.

El musical original "Mamma Mia!" y después la película se pasean por canciones de Abba para contar la historia de Sophie, quien planea su boda en una isla griega junto a su madre, Donna (Streep), al tiempo que intenta identificar quién es su padre, con resultados hilarantes. En la secuela que viaja del presente al pasado, Cher encarna a la madre de Donna en su juventud.

—Ha pasado una década desde que se estrenó "Mamma Mía!". Ahora llega a la gran pantalla su secuela. ¿Aceptó de inmediato cuando le ofrecieron de nuevo el papel de Sam?

—Sí, de inmediato. Dije que sí incluso antes de leer el guión. Bueno, me aseguré preguntando "Participa también Meryl (Streep) y también Colin (Firth)?", pero en cuanto me lo confirmaron, entonces ya lo tenía claro.

—¿Por qué?

—El rodaje de la primera parte fue muy divertido, es una película muy apreciada en mi carrera. Fue un acontecimiento increíble en mi vida estar acompañado de estos magníficos actores que cantan las canciones de Abba que tan presentes están en mi cabeza y en mi corazón desde que escuché por primera vez hace muchos años al grupo cantar en el festival de Eurovisión.

—¿Qué significa para usted la música de Abba?

—Yo tenía 21 años cuando ganaron Eurovisión con la canción "Waterloo". Más adelante, en su carrera, sacaron muchas canciones de amor. Puede que no fuese muy moderno escuchar a Abba. En aquel momento, en cualquier caso, yo escuchaba más bien música reggae pero uno escucha Abba, baila Abba y se alegra con la música de Abba.

—En esta segunda parte de "Mamma Mia!" también canta...

—Sí, canto. No canto tanto como en la primera parte, para gozo de todos aquellos que vean la película. Esta vez canto a capella la canción "S.O.S.". Es un momento tierno.

—En esta ocasión, participa también la cantante y actriz Cher. ¿Se conocían con anterioridad?

—No, antes no habíamos tenido ningún contacto a pesar de que vivimos en el mismo barrio en California. Pero amo tanto a Cher, su voz y sus ojos, su carrera y su perseverancia. Ella traía humildad y encanto al set de rodaje. Y después estar allí y escuchar cómo canta "Fernando", guau, eso fue épico!

—La pérdida constituye un tema de la película con el que usted se puede identificar...

—Sí, por supuesto. Yo sufrí pérdidas en mi vida, todos conocemos la pérdida. Uno debe pensar que consigue salir adelante, que sigue viviendo y está abierto para la vida.

—En "Mamma Mia 2. Vamos otra vez" destaca también la fuerza de las mujeres. ¿Qué influencia han tenido las mujeres en su vida?

—He sido bendecido en mi vida con mujeres fuertes. Es imprescindible que tu pareja sea un hombre fuerte o una mujer fuerte. El movimiento #MeeToo es muy importante para rendir homenaje a las mujeres, las madres de la vida. También parece muy necesario en Estados Unidos y en otros lugares tras los impactantes acontecimientos.

—¿Se lo pasó bien vistiéndose de nuevo para la película con pantalones ajustados y zapatos de plataforma?

—(Ríe) Mentiría si dijese que podría haber renunciado a eso, pero resulta efectivo y hace que la gente se ría. Y sí, era lo que la película tenía que hacer porque es puro entretenimiento, puro amor y alegría. La película tiene que hacer disfrutar a la madre, a la hija y al padre del embriagador mundo de Abba.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario