Escenario

La muerte de Alejandro Sokol deja al mundo del rock esperando el milagro

El músico, que integró los grupos Sumo y Las Pelotas, murió de un infarto ayer en Río Cuarto. Estaba a punto de grabar su primer álbum de estudio con su nueva banda, El Vuelto S.A, que debutó en Buenos Aires el 26 de abril de 2008, y sus últimos recitales los dio en las salas El Roxy, de Buenos Aires, y el auditorio Sur, de Temperley.

Martes 13 de Enero de 2009

El músico, compositor y cantante Alejandro Sokol, quien falleció ayer al mediodía a los 48 años en un hospital de Río Cuarto, fue un artista rockero que nutrió a la escena local desde el inspirado desenfado que desplegó en Sumo y Las Pelotas.

Su muerte en Córdoba, una provincia que amó y a la que había viajado para visitar a su hija y a sus nietos en Traslasierra y también para encontrarse con un amigo en Río Cuarto, cierra un tránsito acelerado que Sokol siempre vivió en tiempo presente.

A 18 días de cumplir 49 años, el creador disfrutaba como mentor de El Vuelto S.A., banda que soltó amarras a mediados de 2008, poco tiempo después de abandonar Las Pelotas, para plasmar su vocación de "hacer música y divertirme". "Soy un profesional bastante bohemio que necesito divertirme con la música", había dicho el artista a la agencia Télam en junio último después de abandonar Las Pelotas y ponerse al frente de El Vuelto S.A.

A escaso tiempo de cortar 17 años como parte esencial de Las Pelotas a raíz de las demandas de sus compañeros por su supuesta "falta de responsabilidad", Sokol comentó: "Pasé muchos años en Las Pelotas en los que aprendí mucho y los errores que hay son míos, pero ahora me siento libre y con la necesidad de disfrutar de lo que hago".

El camino musical de Sokol alcanzó reconocimiento general como baterista de Sumo, la banda encabezada por Luca Prodan que se formó en 1981. Tras la muerte de Luca, en febrero de 1987, Arnedo y Mollo decidieron armar Divididos, mientras que Daffunchio y Sokol impulsó el nacimiento de Las Pelotas.

Aquella herencia multimusical fue retomada y actualizada por Las Pelotas en que ambos artistas se repartían el sostén estético para urdir bellos álbumes como “Corderos en la noche” (1991), “Máscaras de sal” (1994), “Amor seco” (1995), “La clave del éxito” (1997), “¿Para qué?” (1998), “Todo por un polvo” (1999), “Esperando el milagro” (2003), “Show” (2005) y “Basta” (2007).
  El vínculo entre Daffunchio y Sokol se fue resintiendo y “El Bocha” (como se lo conocía en el ambiente rockero) decidió irse de Las Pelotas para potenciar su unión con Ismael Sokol (su hijo), Nicolás Angiolini y Gustavo Bustos (guitarras), Sebastián Villegas (bajo) y Damián Bustos (batería) con quienes dio forma a El Vuelto S.A. para no dejar de rockear.
  La incipiente banda debutó en Buenos Aires el 26 de abril de 2008, y sus últimos recitales los dio en las salas El Roxy, de Buenos Aires, y el auditorio Sur, de Temperley. Iba a ingresar a estudios en febrero para luego registrar su álbum debut influenciado por la sonoridad de Las Pelotas, Sumo, Pink Floyd, Bob Marley, The Police y David Bowie.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario