Escenario

"La música es una posibilidad de comunicación directa con Dios"

Gustavo Cordera presenta su disco mañana en Willie Dixon. El ex líder de Bersuit dijo que intenta atravesar "el viaje de conectar con el alma".

Jueves 05 de Mayo de 2011

La falta de comunicación humana y la saturación de las grandes ciudades lo empujó al Pelado a otro contexto. Al mar y a la arena. “En ese momento no era consciente a qué me iba, solamente me estaba escapando”, dice cómodamente sentado en el bar del Hotel Plaza Real. Desde aquí, desde Rosario, quien fue la cabeza parlante de Bersuit durante 21 años se siente más distendido para hablar. No está en su hábitat natural de La Paloma, en Uruguay, pero tampoco en ese océano de gente “que no mira a los ojos”, como es Buenos Aires.

Su llegada a la ciudad viene a cuento al show que ofrecerá mañana, a las 23, en Willlie Dixon (Suipacha y Güemes). A bordo de su caravana mágica, Cordera suelta la lengua. Sin límites. Dice que Bersuit es su sangre y que se fue de la banda porque algo se había dañado (ver aparte). “El día que terminó el show de River, en 2007, bajé del escenario llorando”, pero no fue de emoción. Ahí se dio cuenta que Bersuit se terminaba. O al menos, se cerraba un ciclo.

“Tuve la necesidad de vivir otra vida, de habitar otro espacio, de llevar mi cuerpo a un lugar donde acontezcan otras cosas. Porque llega un punto en que si tus experiencias de vida se convierten en mecánicas y repetitivas, las energías comienzan a mermar. No hay nada que quite más la energía en la vida que la repetición, es la muerte”, dramatiza Cordera, pero parece que no exagera. Lo siente así, y se lo nota más sincero que nunca. “Cuando tu arquetipo se cristaliza es que hay una gran necesidad de romper con eso”, indica.

Cada palabra que elige es sumamente cuidada. Por momentos parece un predicador o un filósofo y no un músico. Y eso le da otro aire, otro misterio. Aunque es difícil olvidarse que es el mismo Cordera que en los momentos más fervorosos con Bersuit podía mostrar el culo sin ponerse colorado. Pero aquí va por otra búsqueda. “En cada disco visualizo la posibilidad de encontrar algo novedoso, sino no le encuentro sentido a los discos. Esto es un oficio, y hay un momento en que te encontrás con un gran vacío y te decís, loco, no hay nada nuevo en todo esto, la gente me compra el disco, me viene a ver, es exitoso, pero qué hay de mi alma en todo esto, qué hay de mi experiencia de vida. Entonces comenzás a ver que hay miedo, que hay cobardía, que hay necesidad de repetición para no aventurarse a algo distinto, lo que busco siempre en los discos es vivir la fragancia de esa nueva aventura”, dice casi sin respirar.

“Gustavo Cordera en la caravana mágica, volumen 1” es el título de su segundo trabajo solista, que llegó después de “Suelto”. “En este nuevo disco está el baile, la presencia de un género popular, como la cumbia, que fue perseguido y denostado por muchísimos años”, y aclara que “el rock tiene mucho que ver con todo esto”.

El Pelado, que también canta tangos de vez en cuando con el Sexteto Mayor, no tiene límites a la hora de hacer música. “La música es un juego, es una posibilidad de comunicación directa con Dios y con el universo”, insiste.

“Hay un mito que dice que lo espiritual es aburrido, que no tiene temperamento, pero es conectarte con tu ira, tu odio, tu resentimiento, para darle lugar al amor”, destaca. Y no teme que lo tilden de místico: “El místico que habla desde una montaña hablando de paz y amor me produce desconfianza. Cuando hablo de espiritualidad me refiero a conectar con el alma, y yo atravieso ese viaje”.

La Caravana Mágica es un colectivo musical, una cooperativa que integran “mitad hombres y mitad mujeres, mitad uruguayos y mitad argentinos”. En el momento de composición viven una suerte de ritual: “Tenemos encuentros de 10, 15 días en La Paloma, conviviendo todos juntos, somos una gran familia, hacemos rituales de sanación ahí en el mar, con meditación, contacto físico, cánticos. La música es algo muy poderoso en nuestras vidas, tiene que ver con la sanación, con lo espiritual, con las tribus, siempre fue eso la música. En cambio, el éxito, la farandulización, toda la cosa mediática lo que hizo fue alejarnos de esa magia. Y nosotros la estamos recuperando”.

“Bersuit es mi sangre, es un tesoro, soy eso”

Las heridas de Bersuit están abiertas. La banda volvió al ruedo luego de una larga ausencia, pero sin Cordera.”Tuvimos 21 años de relación, no fuimos sinceros para limpiarnos cuando correspondía y ahora estamos llenos de mierda”, enfatizó el Pelado en el momento más serio de la entrevista.

“Mis grandes maestros fueron mis compañeros de la Bersuit, pero cuando empezamos a hacer nuestros proyectos solistas comenzaron a presumir que yo los iba a dejar, cosa que jamás se me pasó por mi cabeza ni se me pasa por la cabeza aún. Yo nunca me voy a ir de ahí, porque soy eso, es un tesoro, soy fundador de eso, es mi sangre”, dijo Cordera.

“Mi condición para volver _prosiguió_ fue sanar el vínculo, hubo gente que por conveniencia no me dijo lo que sentía, y me di cuenta después que lo que sentían era horrible. Hasta que no sanemos la relación no tengo ningún interés en volver, ni por dinero, ni por la gente, ni por nada”.

La bomba loca del Pelado

Cordera tuvo una idea atípica. Para el show de mañana quiere que los presentes compongan con él una canción, y después les pedirá el DNI para que todos cobren por Sadaic. “Invito a toda la gente a que venga a Rosario a componer una canción con nosotros para iniciarlos como autores ,a jugar a la música, a animarse, que sé muy bien que pueden”, escribió en su cuenta de Facebook.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario