Escenario

La modelo Zaira Nara se va a España a vivir con su novio Diego Forlán

La modelo ganó el casting para ser la conductora de “Justo a tiempo” en España y decidió mudarse con su novio, el futbolista del Atlético Madrid. Cuenta por qué son famosos en Europa y la relación con su hermana Wanda y Maxi López.

Jueves 25 de Marzo de 2010

La modelo Zaira Nara ganó el casting para ser la conductora de “Justo a tiempo” en España y decidió mudarse con su novio, el futbolista del Atlético Madrid Diego Forlán. Cuenta por qué son famosos en Europa y la relación con su hermana Wanda y Maxi López. Esta es la entrevista que mantuvo con la revista 7 Días. 

–Al final lo deja todo por amor…

–Más o menos... (risas). O sea, me estoy yendo porque me surgió este proyecto laboral, pero si me juego a irme allá es más que nada por él. Yo no soy de las modelos que dicen: “Sí, me quiero ir a trabajar a España”. La verdad, lo hago porque mi novio vive allá. Se me está dando una oportunidad única. Estoy muy ilusionada.

–¿Y él?

–¡Chocho de la vida! No lo puede creer. Es como un sueño para los dos.

–¿Cómo va a hacer en julio con el Mundial?

–Ya tengo los pasajes, pero con el tema de “Justo a tiempo” en España no me voy a poder ir. Como todo en la vida, hay que elegir. Por más que sea importante para los dos, si decidí hacer el programa es para estar todo el año con él y resignar un mes de Mundial. Prefiero eso que sacrificar todo el año sin Diego.

–Esta última semana hubo muchos rumores de casamiento…

–Te juro que no podíamos creer cuando nos enteramos. Estábamos en España y un amigo vino a felicitarlo. Justo Diego había metido dos goles el día anterior y dijimos: “Debe haber sido por eso”. Pero el amigo le dijo: “No, te felicito porque te casás, no te hagás el boludo”. La verdad es que nos sorprendió muchísimo. Creo que se hicieron la película porque vieron que yo estaba pensando en irme para allá.

–¿Pero está en los planes?

–Sí, obviamente, cuando estás de novia es un plan que tenés, pero ahora tengo 21 años y soy muy chica. Igualmente no es lo que más me gusta convivir antes de casarme.

–Usted es más conservadora…

–Totalmente. Tengo que romper con eso al tener un novio que vive afuera. Mi ideal de toda la vida, de decir: “estoy tantos años de novia, me caso y me voy a vivir con él” es imposible. Porque… ¿me voy a ir a vivir allá a 5 cuadras de su casa?

–¿Cómo fue la convivencia durante el verano?

–Te juro que nunca pensé que iba a ser así. Estuvo todo híper bien. Nos daba miedo, obvio porque siempre me fui por períodos cortos y lo máximo que convivimos había sido un mes cuando él vino para acá, pero estaba de vacaciones. Y ahora él me dijo: “Gorda, tenés que venir por tres meses”. El tema es que yo iba a estar de vacaciones también, pero con esto del programa se fue dando lo que yo quería, que era probar la rutina.

–¿Y cómo fue el día a día?

–Yo no tengo el papel de ama de casa, ni él el del hombre que quiere que esté la cena servida. Nos levantábamos los dos temprano e íbamos a entrenar, nos encontrábamos para almorzar, después él tenía algunas sesiones de fotos o entrevistas y yo tenía reuniones de trabajo. A la tardecita íbamos a merendar o al cine y después a cenar. La verdad nos gusta salir y somos muy parecidos.

–¿Quién cocina?

–Los dos. Solemos comer muy sano, y lo sano no tiene demasiada elaboración, un pollo al horno, una ensalada, ahora aprendí a hacer tartas, pastas. Pero es todo un desafío. Imaginate que acá vivo con mamá y papá, así que no hacía nada, pero estando allá es como que tengo ganas de cocinarle a mi novio. Ahora compramos una máquina para hacer Magdalenas, tortas y lo compartimos en familia, cuando vienen mis viejos o los papás de Diego.

–¿Cómo se lleva con la familia de él?

–Súper bien. Son como mi familia, muy unidos, les encanta estar juntos y tengo la suerte de que dos de mis cuñadas viven en Europa. Una en Palma de Mallorca y la otra a cinco cuadras de casa. Entonces, continuamente me siento contenida.

–¿Es celoso Diego?

–No. Sabe bien mis límites.

–¿Y cuáles son?

–No haría un desnudo, no haría una foto sexy con un hombre. No tiene miedo, está muy relajado y yo también. Confiamos mucho el uno en el otro y nos respetamos.

–¿Es conocida en España?

–Sí, la verdad que sí. Desde que fui con Diego oficialmente a que recibiera el Botín de Oro, los medios y la prensa de allá fueron muy explosivos. A Diego no le habían conocido ni una novia, y menos modelo. Allá lo aman y que esté conmigo que soy modelo y conductora lo levanta muchísimo. Pero tratamos de mantener el perfil lo más bajo posible, porque a él no le gusta y a mí tampoco.

–Opuestos totalmente al estilo Wanda y Maxi…

–Y sí… (risas), somos Zaira y Diego… es otra cosa.

–¿Maxi y Diego son amigos?

–Amigos no, porque hacerte amigo es muy difícil si no jugaste en el mismo club, pero como concuñados, tienen una excelentísima relación. Se hablan antes de los partidos, se desean suerte. Por nosotras se conocieron y ahora tienen un gran vínculo, pero, obviamente, lo que les falta es tiempo de convivencia

–Pero ahora van a estar más cerca…

–Sí, obvio. Eso va a estar buenísimo.

–¿Hay cierta competencia entre las parejas? Diego va al Mundial, Maxi no… ¿cómo viven eso?

–Gracias a Dios ni se nos cruza eso. Yo estoy orgullosa y me desvivo cada vez que Maxi hace un gol y con Diego lo felicitamos como si fuera mi hermano y Wanda lo mismo con mi novio. No comparamos a los jugadores, por más que sean delanteros, tienen buena onda y no nos importa quién mete más goles.

–Wanda sí que dejó todo para dedicarse a su familia, ¿Diego se lo pidió?

–No... (piensa), por suerte no. Tal vez se le ocurrió y no se anima a decírmelo (risas). Me banca muchísimo con que yo me vaya a vivir para allá. Lo valora mucho, sabiendo que acá tengo todo. Pero sí, creo que el día que me case y tenga hijos ahí voy a seguirlo a él y, verdaderamente, lo dejaré todo.

–¿Cómo se ve como mamá?

–Ojalá al estilo Wanda, porque mi hermana es un ejemplo de mamá con lo joven que es, se desvive por Valentino.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS