Escenario

"La mayoría de los artistas de rock no tienen muchas cosas que decir"

Adrián Dárgelos, cantante y compositor de Babasónicos, dijo que se siente "un Quijote" en la escena nacional. Y que su grupo propone nuevos discursos.

Sábado 16 de Marzo de 2019

Adrián Dárgelos dice que se siente "como un Quijote". Su barba canosa y su larga cabellera le dan una mística que lo emparenta con el personaje de Cervantes. Pero su metáfora va más allá del look, él se ve como quien lucha contra los molinos de viento porque levanta su voz ante multitudes que lo ovacionan, aunque también se topa con oídos sordos.

"La mayoría de los artistas de rock no tienen mucho que decir y yo con Babasónicos me preocupé por generar un discurso, pero me encuentro con que el mundo imaginario que deseo contrasta con la realidad". Palabra de Dárgelos en Rosario.

Babasónicos presenta hoy a las 22, "Discutible", su nuevo disco, en el Anfiteatro Municipal (Parque Urquiza), precedido por Juani Favre (a las 19.45) y El Kuelgue (a las 20.30). El leit motiv de ese material es "La pregunta".

"La pregunta es: ¿Quién está dispuesto a luchar? ¿Quién está dispuesto a luchar por amor? ¿Quién está dispuesto a pelear? ¿Quién está dispuesto a pelear por honor? Por lo que no vale nada, por lo que no vale nada, ¿Cuál sería la gracia?", lanza Dárgelos en "La pregunta" y abre el abanico para infinitas reflexiones.

Sentado cómodamente en el bar de un hotel céntrico, Adrián Dargelos, cabeza parlante de los Baba, habla con Escenario sin pausa. Apenas se puede meter un "pero..." antes de una pregunta, pero ya está dicho que "la pregunta es" del entrevistado: "La mayoría de los artistas de rock no tienen mucho que decir, son una canción, y si no lo dijo en la canción no generan un discurso que acompañe cada disco. Yo me preocupé por generar un discurso inherente a cada disco, es lo que quise generar en la música de Babasónicos".

"Habré venido 15 veces a hacer entrevistas y toqué varias veces en el Anfiteatro, pero siempre llego antes de un show y vengo a dar a conocer un discurso. Pero ese discurso, con el mundo imaginario que yo deseo y aspiro y que siente Babasónicos, contrasta con la realidad. Digo esto en plena retirada de las discográficas, que ya ni siquiera quieren hacer discos, quieren hacer sólo simples, y se les va a hacer cada vez más efímero, y no van a tener un artista o compositor. Yo con Babasónicos _sigue Dárgelos_ tengo más de 50 shows en Rosario y durante 28 años saqué discos, más de un disco cada 18 meses".

"Discutible" no es un disco más de Babasónicos. Cada material que sale es una apuesta a un sonido nuevo, a una intención distinta, repetirse les aburre y van por más. Esta vez el sonido es más electrónico, juega con el autotune incluso, pero esa modernidad no hace foco, como en otras oportunidades, al mundo de la noche o al amor en clave de deseo y erotismo. Acá las letras interpelan, van al hueso, aunque la referencia pueda volver a ser el mundo de la música, con eje transversal a la escena social. "A veces conspiran en mi propia cara, con una cascada de putaradas, no se puede sólo desatar el nudo con un estribillo pop, que lo repetís hasta que lo puede cantar un conjunto de orangutanes", cita también en "La pregunta", que hasta fue discutida en un blog y Dárgelos se ocupó de remarcarlo en esta charla: "Mirá el blog en el que se hizo un ensayo sobre «La pregunta», incluso creo que hay un periodista rosarino participando, y todos tenían un nivel de discusión marxista y filosófico increíble".

Cuando dice esto, Dárgelos lo resalta en un contexto donde, con 50 años a cuestas, ve a las nuevas generaciones con cierta distancia conceptual. Y en este tsunami temático de Dárgelos, que siempre es bienvenido, también entra el palito para los medios de comunicación: "A la gente no le interesa leer lo que piensa el otro. Capaz esta sea la última gira mía de prensa. Los jóvenes creen que si manejan bien los comentarios ya está. Entonces ahí me siento medio como el Quijote, por momentos haciendo una música imaginaria pensando un mundo moderno pero sobre instituciones antiguas. Para mí no hay nada mejor que las radios y los diarios, pero eso sí, que los diarios no empiecen a levantar solamente info de sitios de internet, porque si no comentan lo que otros comentan. Tenemos que tener info de primera mano".

Al momento de remarcarle ese fenómeno de sentirse espejado en las letras de "Discutible", bien explícito además del citado hit también en temas como "Adiós en Pompeya", "Trans-Algo" o "Partícula", Dárgelos explica: "Babasónicos no puede hacer un disco más porque sí, porque perdería todo lo que tiene, o se queda viviendo del recuerdo como la mayoría. Para mí no es digno eso, entonces yo quiero salir a darlo todo o equivocarme en el darlo todo, pero en ese afán quiero público nuevo. No me importa que el público nuevo tenga 57 años o 16, entonces lo que yo tengo que lograr es hablarle uno a uno a toda una franja de público pensante que pueda discutir algunas cosas. Quizá por eso es «Discutible» el título".

Dárgelos tiene una capacidad para analizar minuciosamente los temas, los desentraña, los desestructura y los vuelve a estructurar. Como si estuviese pensando en voz alta. Quizá de ese ejercicio hayan salido también letras tan sugerentes e inspiradoras. O también por esa debilidad con los libros, que lo obliga a descubrirse una vez más ante cada texto. "Leo tres libros por semana, lo hago entre los viajes, en medio de las giras. No te puedo decir el libro que leí la semana pasada, porque quizá no lo recuerdo. Eso sí, hay uno que leí de Patricio Pron, que tampoco tengo el título en este momento y te puedo asegurar que es uno de los mejores narradores argentinos de los últimos tiempos", dice Dárgelos y se sorprenderá cuando en la entrevista se le aclare que Pron es rosarino, y que sus padres trabajaron en medios de prensa de la ciudad.

"Yo no entiendo todas las cosas, yo no entiendo cuando un artista se para adelante de un escenario y ve un público que no le gusta y le canta igual porque ganan plata, no entiendo". Lo dice y se enoja, se acomoda la cabellera, gesticula, toma aire y arranca de nuevo. "Yo me considero un artista de las clases populares, y no hago un recorte de clases, porque lo mío es cultura para todos al menor precio posible o gratis, no me importa".

Y remata: "Lo que más me fascina es hablarle uno a uno a personas muy diferentes. Si tocás ese entramado de fibras es una cosa mágica, es maestría. Muero por entrar a un estudio y volver a probarme en esa clase de composición".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});