Escenario

La mayor heroína de los videojuegos vuelve renovada a la pantalla grande

La sueca Alicia Vikander se pone en la piel de la exploradora Lara Croft, el popular personaje que interpretó Angelina Jolie en 2001 y 2003

Martes 13 de Marzo de 2018

Después de lucirse en la película de ciencia ficción "Ex Machina" (2014) y de ganar un Oscar por su interpretación en "La chica danesa" (2015), la actriz sueca Alicia Vikander llega a su primer protagónico en una saga taquillera, "Tomb Raider", cuya nueva película se estrena este jueves en las salas de Rosario. Aquí Vikander resucita a Lara Croft, la heroína nacida de los videojuegos que ya encarnó Angelina Jolie en 2001 y 2003. El filme cuenta los orígenes de Croft, una excéntrica exploradora que termina en una isla remota en busca de su padre. A diferencia de la Lara de Jolie, la actual es una joven más independiente, espontánea y menos sensual, algo que coincide convenientemente con el entorno del movimiento feminista que permea a Hollywood por estos días.

Vikander, una actriz dramática, fue una selección un poco desconcertante para interpretar a la heroína, pero según el director Roar Uthaug ("La última ola") fue justamente eso lo que le atrajo de ella. "Esta película tiene un eje emocional y ella interpreta emociones de una manera muy auténtica. Además su dedicación es inigualable", afirmó. La historia del filme está basada en una reedición del videojuego "Tom Raider" lanzada en 2013. "Cuando leí el guión, sentí que esta Lara es alguien con la que me gustaría pasar algún tiempo. Lo que me encanta es que es algo ruidosa, extrovertida y un poco desubicada, y eso hace que me caiga bien, porque no es perfecta", agregó por su parte Vikander.

Las comparaciones entre la actriz sueca y Angelina Jolie van a ser inevitables, pero Vikander está preparada para eso. "Angelina fue uno de los factores que convirtieron a Lara Croft en un ícono. La mayoría de la gente sabe del personaje por ella", aseguró. "La primera noticia para mí fue cuando yo era una niña de nueve años y quedé completamente seducida al ver a una protagonista femenina en un videojuego. Eso nunca había pasado. Pero en 2013 hicieron una reestructuración del juego y es un mundo aparte. Los tiempos han cambiado. Incluso si se le pregunta a la gente en la calle qué encuentra atractivo, aventurero, incluso sexy, se obtendrán respuestas muy diferentes a las de hace 20 años. Entonces lo que hicieron fue tomar la esencia del personaje, lo modernizaron y crearon un personaje con el que la gente se pueda identificar en 2018", explicó.

La actriz galardonada con el Oscar enfatizó que el equipo de la nueva producción trató de mantenerse fiel a la historia y honrar al personaje para que los admiradores sintieran que era una representación justa. Sin embargo, también buscaron darle un giro diferente. "Tratamos de darle un lado humano al personaje y un tono más realista a este universo", señaló.

Parte del lado realista de Croft implicó un arduo entrenamiento físico durante cuatro meses para Vikander, que incluyó natación, alpinismo, boxeo y artes marciales. "No se puede negar que soy una mujer diminuta (mide 1,66 metros)", dijo la estrella. "Cuando hablé con los productores y el director me dijeron que querían que las secuencias de aventura se dieran en cierto tipo de realidad. Y es claro que Lara, que es una mujer joven, inteligente, que entrena regularmente pero no renuncia a su feminidad, tiene que enfrentarse a hombres más fuertes que ella. Debo decir que disfruté ese viaje, aunque ganar fuerza me tomó algunos meses y luego desapareció muy rápido", comentó entre risas.

Hacerse valer

Esta vez la actriz estuvo involucrada en una gran producción, con secuencias de acción vibrantes, y aún así encontró un hueco para defender a su personaje. "La escala del rodaje cambia. No te rodean 50 personas, sino 300. Tuve suerte, porque he formado parte de este filme desde hace más de dos años, y aunque no fuera productora logré que se escucharan mis opiniones. Estoy contenta de haberme hecho valer. Además me sirvió como experiencia. Hace dos años monté mi propia productora y quiero centrarme en esa labor. Y en un futuro me planteo dirigir", adelantó.

Las películas de acción dependen mucho del montaje, y los actores suelen ser el eslabón más débil de este tipo de producciones, donde el montaje final puede cambiarlo todo. "Ahí reside justamente la naturaleza de la actuación en el cine. Aterroriza. Pero en esta y en todas las películas", reflexionó Vikander. "Normalmente un director encara el montaje con cinco, seis horas de filmación. Así que fíjate las posibilidades que maneja. Con los años he aprendido a comunicarme mejor con los cineastas y a colaborar para dar vida en común a un proceso creativo. Pero como actriz nunca controlás todo tu trabajo", reconoció.

"Esta Lara Croft es

extrovertida y un poco desubicada. Eso hace que me caiga bien,

porque no es perfecta"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario