Escenario

La lucha de clases se filtra en la ficción televisiva

“Los ricos no piden permiso” y “La leona” arrancan en enero. El Trece y Telefe apuntan al rating desde las diferencias sociales.

Domingo 27 de Diciembre de 2015

A menos de una semana de que el 2015 dé las hurras, la televisión de 2016 ya está en las gateras para salir a escena. Telefe y El Trece ya anunciaron sus dos ficciones con la que prometen pelear el prime time cabeza a cabeza desde enero. Se trata de "La leona", por el canal de las pelotas, y "Los ricos no piden permiso", en la emisora del solcito multicolor. Más allá de la ficción, Telefe lanzó las promos del docu-reality "Hola y adiós" y El Trece volverá a apostar al entretenimiento turístico con "MDQ", fuera del aire desde 2011. El verano ya empezó, pero la tevé y el rating no se toman vacaciones.

Aunque estén en canales distintos, ambas producciones tienen algo en común: la lucha de clases. Y que tanto "La leona" como "Los ricos no piden permiso" decidieron postergar sus debuts (previstos para después de julio) para volver a la carga en 2016.

La idea no fue disparatada. 2015 se caracterizó por ser un año atípico para la pantalla chica. Entre los programas políticos de un año eleccionario, el "boom" de "Las mil y una noches", por un lado; y el buen rendimiento de "Elegidos", "Tu cara me suena" y "Escape perfecto, por el otro, los canales líderes se guardaron los ases de espada para ganar en la próxima mano.

Hoy las cartas ya están echadas. "La leona" marca el regreso de la pareja (también en la vida real) de Pablo Echarri y Nancy Dupláa, en una coproducción de El Arbol (Echarri y Martín Seefeld) y Telefe Contenidos. "El mundo está lleno de injustos y cobardes", dice María (Dupláa) en el trailer, mientras camina muy sexy por los pasillos de una fábrica textil. De fondo, se oye "María, María", de Milton Nascimento, pero en versión hip hop, a cargo de Miss Bolivia.

María será la delegada sindical de una fábrica a punto de cerrar. Al igual que en la tira de El Trece, aquí habrá dos mundos enfrentados, el de los poderosos y el de los trabajadores. Y está reflejado desde la naturaleza de dos familias. En una están Los Miller, dueños de la empresa, con los protagónicos de Miguel Angel Solá y Esther Goris; mientras que en la otra vereda estarán Los Leone, con Dupláa, su marido (Diego Alonso), sus padres (Hugo Arana y Patricia Palmer), su bella hermana (Dolores Fonzi) y sus amigas inseparables de la fábrica (Andrea Pietra y Andrea Rincón, que salta de su rol mediático a un personaje más comprometido), en un elenco en el que se suman Marco Antonio Caponi, Juan Gil Navarro y Peter Lanzani.

Desde ya que siempre habrá terceros en discordia. Y ellos serán los abogados Pablo Echarri, Ludovico di Santo y Mónica Antonópulos. Echarri, en el rol de Franco, querrá llevar a cabo un plan de venganza por una situación del pasado, pero quedará flasheado con María y todo comenzará a complicarse, como se debe complicar en una telenovela, como reza el manual del género.

"Los ricos no piden permiso" vienen por todo. Fiel al nombre de la tira, que muchos asociaron con la posición del grupo Clarín en la pelea por la Ley de Medios, Pol-ka hizo arder la chequera con esta ficción. El mismo gerente de contenidos, Adrián Suar, confesó en un reportaje que cada capítulo costará más de 600 mil pesos, todo un numerito.

El elenco tiene todo para atrapar al televidente. Araceli González, Luciano Castro, Juan Darthés y Gonzalo Heredia en el cuarteto protagónico, y un dream team que mixtura juventud y experiencia: Agustina Cherri, Luciano Cáceres, Julieta Cardinali, Sabrina Garciarena, Alberto Ajaka, Eva De Dominici y Malena Solda, y nada menos que Norma Aleandro, Leonor Manso, Leonor Benedetto, Raúl Taibo y Guillermo Arengo, con libros de Marcos Carnevale.

Aquí, el gancho de la tira será el tire y afloje de los mundos opuestos, que chocan y a la vez se seducen. Por un lado, los ricos, encabezados por el clan Villalba, cuya líder Angélica (Aleandro) muere en el amanecer de la ficción y dispara el caos; y por el otro el personal de servicio de la estancia de los Villalba, en donde aparece Esther (Manso), jefa de cocina; Elena (Cherri), la mucama; y Rafael (Castro), el capataz.

La trama se desarrolla en el contexto de un pueblo, en el que la maestra Julia (González) será la mujer en disputa entre el capataz y Antonio Villalba (Darthés), primer round de la lucha de clases, que promete amores cruzados. "Amor, pasión, poder, codicia, locura", anuncia la promo de la ficción, y no hay dudas que son los ingredientes clave para un mix que se las trae.

Las otras dos propuestas no tienen puntos de contacto, sólo que rondan lo referido al entretenimiento. Mientras que "MDQ", por El Trece, intenta reflotar el gen humorístico de los hermanos Eugenio y Sebastián Weinbaum, en un formato cada vez más previsible; "Hola y adiós" se presenta como una combinación de documental y reality, conducido por el ascendente Michel Noer, el tercero en discordia de "Esperanza mía".

Se trata de un envío que retrata las historias de vida que transcurren en el aeropuerto de Ezeiza, cuyo disparador es la espontaneidad y la sorpresa de personas que reciben o despiden a un ser querido.

La TV del 2016 ya pide pista. Sólo hay que esperar que se encienda la luz verde y que el tiempo diga quién saca ventaja en el corazón y el alma del televidente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS