Escenario

La leyenda del bandido más querido de la galaxia

Tras muchos contratiempos llega "Han Solo: una historia de Star Wars", que cuenta los orígenes del personaje que inmortalizó Harrison Ford en los 70.

Jueves 24 de Mayo de 2018

El gran universo de "Star Wars" no deja de expandirse. Después del éxito de "Star Wars: The Last Jedi" (2017), hoy llega a los cines de Rosario "Han Solo: una historia de Star Wars", el segundo spin-off de la saga galáctica creada por George Lucas en la década del 70. El filme bucea en la juventud de Han Solo, el carismático contrabandista espacial inmortalizado en cuatro películas por Harrison Ford. Esta nueva aventura está dirigida por el premiado Ron Howard ("Una mente brillante") y tiene al joven actor Alden Ehrenreich como protagonista. El elenco incluye al genial Donald Glover como Lando Calrissian y a estrellas como Woody Harrelson, Emilia Clarke y Thandie Newton. La historia rescata los orígenes de Solo como ladronzuelo en las calles de una dura megalópolis, su primer amor con Q'ira (Emilia Clarke, de "Game of Thrones"), el comienzo de su amistad con su inseparable copiloto y colega Chewbacca y su relación con la icónica nave "el Halcón Milenario".

Que "Han Solo: una historia de Star Wars" llegue a los cines es un verdadero triunfo. Este segundo spin-off (el primero fue "Rogue One", de 2016) de la Guerra de las Galaxias tuvo un largo y accidentado camino. La película sufrió un gran revés cuando los directores originales, Phil Lord y Chris Miller ("Lluvia de hamburguesas", "Lego, la película"), fueron despedidos a pocas semanas de finalizar el rodaje. Parecía que el filme iba a quedar a la deriva, pero la productora Kathleen Kennedy, presidenta de Lucasfilm, sacó un as debajo de la manga trayendo a los dos días a Ron Howard, quien además de ser uno de los directores más reconocidos de Hollywood, tiene una relación muy cercana con George Lucas.

Ron Howard —ganador del Oscar por "Una mente maravillosa" y director de películas tan diferentes como "Apolo 13", "Cocoon" y "El código Da Vinci"— aceptó el desafío de incorporarse a un proyecto que alargó su rodaje durante meses para poder rodar nuevas escenas y volver a grabar algunas que ya habían sido filmadas. "Mi incorporación fue casi un accidente", dijo el realizador a la revista "Vanity Fair". "Fue algo casual y parte de una conversación que estaba teniendo con Kathleen Kennedy, a la que conozco desde hace mucho tiempo. Estábamos hablando de la posibilidad de hacer una serie de «Willow» y ella me confesó que había problemas en la producción de «Han Solo». Había diferencias creativas con los directores y ya habían decidido sustituirlos. Me preguntó si me podía interesar, y mi primera reacción fue decir que no porque a mí lo que me gusta es desarrollar los proyectos y enamorarme de ellos en el proceso. Nunca he entrado de repente en una producción y mucho menos en una que ya estuviera en plena rodaje. Kathleen lo entendió", relató.

Sin embargo, Howard pidió leer el guión y lo que vio le gustó mucho. "Pedí que me enseñaran imágenes de lo que se había rodado. Quería ver al reparto, porque no iba a poder sustituir a nadie. Me impresionó mucho lo que vi, aunque ya tenía fichados a Alden Ehrenreich y a Emilia Clarke. Y había hecho «EDtv» con Woody Harrelson hace 20 años. Lo volví a pensar y dije que sí. Me lo tomé como un desvío inesperado en mi carrera, una aventura creativa que no esperaba tener", reconoció.

Estética oscura

El realizador se encontró con una buena base porque el libro estaba escrito por Lawrence Kasdan —guionista de "El imperio contraataca", "El retorno del Jedi" y "El despertar de la fuerza"— junto a su hijo Jonathan Kasdan. "Siempre vimos a Han Solo como un especie de Humphrey Bogart o un Steve McQueen, cínico y duro por fuera, pero con un corazón enorme por dentro", señaló Lawrence. "Esa es una de las cosas que siempre nos atrajo de la primera película de «Star Wars» y queríamos ver cómo ese tipo se convertía en eso, cómo formaba esa cáscara de cinismo alrededor de su corazón", contó.

Para contar esa historia, Ron Howard eligió una estética gris y oscura. "La psicología detrás de esa elección es que esta película tiene una historia más terrícola y humilde que el resto de las películas de «Star Wars»", explicó el director. "Han Solo es un chico joven que quiere ir más allá de las estrellas. Quiere ser libre, pero está atrapado en un ambiente opresivo. Cuando leí el guión me llamaron la atención varias cosas. Me gustó cómo se respondían algunas de las preguntas que planteaba la mitología, pero también me llamó la atención cómo la opresión es un conflicto que persigue a varios de los personajes", añadió.

Disfrutar de la acción

La segunda trilogía de "Star Wars" fue criticada por apostar en exceso a los efectos digitales. Howard, sin embargo, no tiene la misma opinión, aunque también confesó que disfrutó mucho filmando las escenas de acción reales. "Me encanta la tecnología y todo lo que puede hacer", apuntó. "Ayuda al director a crearse una imagen más clara de cuál va a ser el resultado final y facilita mucho el trabajo a los dobles. Podés eliminar los cables y, en definitiva, ser más espectacular sin arriesgar la vida de nadie. Siempre he sentido mucho miedo por las escenas de acción. Lo que más me sorprendió fue lo mucho que disfruté rodando este tipo de secuencias. Cuando llegué al set de «Han Solo» pensé que lo más me gustaría sería trabajar con los actores y el sentido del humor de la película, pero la verdad es que lo pasé en grande rodando toda la acción", aseguró.

Nuevo Modelo. El actor Alden Ehrenreich, de 28 años, se pone en la piel de Han Solo en su juventud.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});