Escenario

La historia de una amistad que desafió la tradición

"Victoria y Abdul", dirigido por Stephen Frears, indaga en la relación entre la reina Victoria y un sirviente. El vínculo fue resistido por la Corte y su familia

Jueves 23 de Noviembre de 2017

La actriz británica Judi Dench aseguró que nunca pensó que volvería a interpretar al personaje de la reina Victoria, al que ya dio vida en "Mrs. Brown", en 1997, pero ahora volvió a al siglo XIX en "Victoria y Abdul", un drama histórico de Stephen Frears que se estrena hoy. .

Presentado fuera de competencia en el último festival de cine de Venecia, el filme cuenta una historia muy poco conocida de la reina Victoria de Inglaterra, su amistad con el joven indio Abdul Karim "El Munshi" (Ali Fazal), al que conoció en la celebración de sus 50 años de reinado y que generó la resistencia de su familia y de la corte.

Entre ambos se forjó un especial afecto, mal visto en la Casa Real, aunque llevó a Karim a ser Secretario de la India.

El guión se basó en el libro de la periodista Shrabani Basu "Victoria & Abdul: The True Story of the Queen's Closest Confidant", una obra que sacó a la luz la historia que permaneció oculta durante tanto tiempo, a partir de los diarios y cuadernos de sus protagonistas.

La reina Victoria pasó a la historia como la emblemática líder que gobernó un imperio que se extendía a lo largo y ancho del mundo, pero ¿quién era Abdul?. "Ella era la reina de Inglaterra y él, un humilde criado de la India", cuenta la autora, Shrabani Basu. "Su amistad revolucionó la vida en el palacio y casi llegó a provocar una revuelta contra la soberana".

En 2001 Basu visitó el Castillo de Osborne, la residencia de Victoria en la Isla de Wight, y se quedó muy intrigada al ver dos retratos y un busto de bronce de un indio de porte regio. En el vestidor de la reina vio otro retrato del mismo indio, situado justo debajo de su amado John Brown. Por si fuera poco, la Sala Durbar de Osborne, atestada de tesoros de la India, era un monumento a la fascinación de Victoria con "la joya de la corona". Aunque Victoria también era emperatriz de la India, el hecho cierto es que nunca visitó el lejano territorio. Según Basu "por razones de seguridad no pudo viajar a la India, así que hizo que la India llegara a ella".

Tras el estreno en la Mostra de Venecia de "Victoria y Abdul", la actriz de 82 años, Judi Dench, dijo que pese a conocer bien su personaje luego de interpretarlo en "Mrs. Brown" en esta ocasión la sorprendió la historia de su relación con Abdul, que desconocía. La actriz explicó que está "convencida" de que esa amistad le "alargó" la vida a la reina Victoria, además de admitir que si ella se encontrase en la situación de tener una vida "fuera de lo normal" y "totalmente planificada" también supondría un respiro en su vida, opinó la intéprete que ganó su único Oscar por interpretar a otra reina, Isabel I, en "Shakespeare in Love" (1999).

Las pérdidas, contó la actriz, la llevaron siempre a refugiarse en el trabajo, como cuando murió su marido, Michael Williams, en 2001. En ese momento hizo tres películas "Atando cabos", "Iris" y "La importancia de llamarse Ernesto" con dos días de descanso entre cada una de ellas.

El humor es uno de los fuertes de esta intérprete que fue distinguida por la reina Isabel con el título de Dame. Así ocurrió cuando recordó con agrado haber participado en la saga James Bond. "Mi marido estaba encantado de que lo hiciera porque así podía vivir con una chica Bond", bromeó y remató: "Inclusive funcionó muy bien con los amigos de mi nieto, todos chicos pequeños que me miraban y yo les decía: Sí, soy yo, manténganse lejos de mí", señaló entre risas.

Sobre su último trabajo, "Asesinato en el Expreso de Oriente", dijo que aceptó porque trabajaría a las órdenes de Kenneth Branagh, con quien colaboró en varias ocasiones, por su personaje y por reencontrarse con Johnny Depp, con el que ya trabajó en "Chocolat" (2000). "Aún me parece sexy", asegura mientras suspira exageradamente.

Sin embargo, aseguró que le encanta su trabajo pero prefiere no verse en en las películas que filma hasta pasado un tiempo en el que pudo olvidar los problemas que le supuso interpretar el papel. En ese sentido, valora el teatro porque permite "ir cambiando cosas", una ventaja que en el cine no existe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario