Escenario

La historia de Pichincha, violenta y en blanco y negro

El director rosarino Federico Moreno explora el pasado del barrio en la serie animada que se estrena hoy en la señal DirecTV.

Domingo 06 de Enero de 2019

La historia del barrio de Pichincha a principios del siglo pasado está ligada al drama y el delito. Es una historia escrita y protagonizada por proxenetas y cientos de mujeres que llegaron a Argentina a principios del siglo pasado y que sedujo a escritores, historiadores, dramaturgos y cineastas. Uno de ellos es el rosarino Federico Moreno que rodó "Tierra de rufianes", un policial negro sobre el crimen organizado y la trata de blancas. Alejandro Awada, Pablo Rago y Julieta Ortega le prestaron la voz a los protagonistas de este trabajo de ocho capítulos que se estrenará hoy, a las 22, por TVCortos, canal 1521 de DirecTV.

Ambientada en Rosario, el protagonista es Rocco Falco, un ex cirujano que debido a su adicción a la morfina pierde a su familia y se vuelca al periodismo. Rocco se enamora de Ana, una prostituta que desea escapar. Cuando Rocco descubre que la organización La Varsovia asesinó a Ana, se propone vengarse de quienes la mataron y desmantelar la organización. En su camino conoce a Ian Abramov, un ex miembro desencantado con la organización que se convertirá en su aliado.    Según contó Moreno, con cuya productora McFly Studio tuvo colaboraciones en películas y series de Juan José Campanella y del rosarino Juan Pablo Buscarini, la historia de ese período de la ciudad lo atrapó desde su infancia."No podía creer que eso era así y que eso sucedía en Rosario donde yo vivía. Incluso lo que veía en películas no tenía mucho para diferenciar de lo que pasaba en nuestra ciudad. Ese fue el motor inicial cuando era más chico y me movió más eso. Ya un poco más adulto empecé a entender que la historia pasaba también por la violencia y el maltrato hacia la mujer, todo lo que hoy por hoy está en primer plano", recordó.

La serie fue dirigida por Moreno y producida por Idealismo Contenidos y llega a la señal de DirecTV, luego de obtener los premios a mejor serie argentina y mención especial del jurado en el Festival Internacional Expotoons 2015, mejor animación en el Festival de Cine Latinoamericano de Rosario en 2016, además de nominaciones a los premios FundTV y Cóndor de Plata en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata de 2017.

—¿Cómo surge la idea de hacer este corto y con este tema?

—Yo nací y me crié en Rosario, donde viví hasta el 2000, y desde que vine a Buenos Aires siempre tuve muchas ganas de contar la historia de los inicios de la ciudad, sobre todo en la temática que tiene que ver con este nombre que Rosario se ganó de la Chicago argentina. Cuando era chico familiares, y sobre todo mi abuelo, me contaban ciertas historias o me mostraban algunos edificios donde había sucedido tal cosa o tal otra. Eso me fue quedando. Siempre me dediqué al cine y a la animación y esto que en ese momento me atrapó lo tuve siempre muy presente. Es una temática muy fuerte que siempre me pareció importante. Ya de más grande entendía un poco más lo que sucedía, empecé a investigar mucho a partir de los libros de Rafael Ielpi (autor del libro "Prostitución y rufianismo" junto a Héctor Zinni). El fue una especie de tutor en cuanto a los hechos periodísticos y verídicos de ciertas cosas que le dan a la película un carácter de relato ficcional pero histórico.

VIDEO Tierra de rufianes

—La historia tiene un perfil de policial, pero sobre todo tiene un trasfondo dramático para las víctimas. ¿Desde dónde lo abordaste?

—Claramente. Desde el momento que empecé a ver los libros de Rafael y otros autores y entrevistas o investigaciones, me shockeaba mucho conocer el modo de operar de estas organizaciones que se conocieron como La Varsovia y después como la Zwi Migdal que tenía una cuestión muy estratégica de enviar gente de Rosario a Europa a buscar y engañar a esas mujeres con una promesa de una vida mejor. No podía creer que eso era así y que eso sucedía en Rosario donde yo vivía. Incluso lo que veía en películas no se diferenciaba mucho de lo que pasaba en nuestra ciudad. Ese fue el motor inicial cuando era más chico y me movió más eso. Ya un poco más adulto empecé a entender que la historia pasaba también por la violencia y el maltrato hacia la mujer, todo lo que hoy por hoy está en primer plano.

—¿Cómo llegaste a construir el relato como un policial negro?

—Yo soy amante del policial negro por eso la serie tiene un perfil que claramente es un film noir con todos sus condimentos y sus estructuras clásicas. Traté de no alejarme de eso y construí el relato a partir de eso.

—¿Cuáles son las expectativas?

—En este momento, por un lado está el circuito de los festivales, después hay muchos países europeos que se interesan en la serie y que están comprándola para sus canales ya que las mujeres que traían en la mayoría de los casos eran polacas o francesas, y a esos países les interesa esta historia.

—¿Qué resonancias tiene la serie en este momento?

—El proyecto viene ya con buenas participaciones y reconocimientos, y me parece que si bien se hizo hace dos años, ahora hay un tema muy caliente que la serie ayuda a establecer o difundirlo al estar ligado con eso y lo hace muy vigente, como la explotación. Es algo que siempre está, siempre existe, pero cuando hicimos la serie quisimos sumar una voz en en ese sentido porque lamentablemente sigue vigente.

—¿Cuál es el futuro del cine en el contexto actual del avance de las plataformas de streaming?

—Creo que hoy, tanto si se produce así como para un éxito comercial, está garantizado que las primeras pantallas ahora pasan a ser la venta de VOD (video on demand). Una vez que está la película hecha, más allá del estreno comercial y cómo le va en taquilla, el negocio se complementa y casi que pasa a subsistir gracias a la venta internacional que se pueda hacer después de ese material para Netflix, Amazon y otras plataformas. Hoy por hoy, el cine como única pantalla, está complicado a nivel nacional. Salvando las distancias de dos o tres productoras más importantes que siempre tienen las películas taquilleras y que siempre dentro de todo salen bien paradas, el resto es muy difícil. Me parece que eso pasa hoy por hoy con todas las películas, ya sea las que tienen un objetivo y un norte comercial, como las que son más de nicho o más de autor, lo mismo las series. Ya la animación para adultos de por sí es un catálogo de autor porque no va a buscar un fin comercial, sino más una aceptación en festivales con un reconocimiento internacional.

—¿Cómo reuniste el elenco?

—Ahí fue clave la participación de Mariano Hueter, productor de la serie y de Idealismo Contenidos. El había hecho pocos meses antes una serie y había trabajado con esos actores. Habían tenido una buena relación y rápidamente cuando el proyecto empezó a caminar pudo convocarlos y tuvieron la mejor predisposición para trabajar. Fue una experiencia muy buena. El trabajo de voces en la animación es muy importante y puede levantar o destruir el producto y la vedad que estos tres actores son tres monstruos que laburan bárbaro y funcionó muy bien.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});