Escenario

La genialidad de Frank Zappa vuelve a las bateas con siete obras cumbre

Warner Music reedita parte de la obra del músico californiano de entre 1969 y 1979. A 15 años de su muerte, el autor de "Bobby Brown" sigue siendo un ejemplo de imaginación crítica.

Sábado 10 de Enero de 2009

Son sólo siete de los casi 80 discos que Frank Zappa puso en las bateas antes y después de su fallecimiento en 1993. Siete joyas de un músico inclasificable que se ufanó de no pertenecer al paraíso de los ranking, que criticó con ácido humor a la sociedad norteamericana y que combinó como nadie géneros y ritmos con particular sapiencia. 15 años después de su muerte, Zappa vuelve al ruedo con la reedición de parte de su obra de entre 1969 y 1979.

Difícil es ubicar a Zappa en el marco de la música del siglo XX cuando se le reconocen incursiones, nunca puras, en la música clásica contemporánea, el rock psicodélico, el jazz, el funk y avant-garde siempre mezcladas con un humor satírico que lo puso al borde del absurdo. Sobre todo, cuando, sobre el escenario, hacía eso todo junto acompañado por músicos de sesión aptos para tanto innovación y talento, entre ellos, el violinista Jean Luc Ponty, el trompetista Sal Marquez, el multiinstrumentista Ian Underwood, el pianista George Duke y el bajista Tom Fowler.

Introvertido y dueño de su música, la que negó a las grandes corporaciones en pos de conservar su estilo, Zappa sigue ofreciendo un panorama sin mojones ciertos desde que en 1966 publicó su música.

Allí cerca comienza la compilación que distribuye Warner Music. De 1969 es "Hot Rats". Según la guía de prensa, es considerado uno de sus mejores discos de la historia del rock y un álbum que le hizo ganar a Zappa reputación como guitarrista. Tiene cinco temas de rock y jazz instrumentales y uno cantado por Captain Beefheart, e incluye el clásico "Peaches en Regalia". Ese mismo año Zappa disuelve su banda original, The Mothers of Invention, y se despide ella con "Weasels Ripped My Flesh" que edita en 1970 junto a "Chunga’s Revenge". El primero es un soberbio collage de grabaciones de entre 1967 y 1969 que tiene el clásico "My Guitar Wants To Kill Your Mama". El segundo es un disco de rock y blues con letras sobre groupies y bandas en gira, temática que obsesionaba a Zappa por aquellos días y sobre la que filma "200 Motels".

De 1973 es "Overnite Sensation", uno de los discos más conocidos de Zappa debido a dos canciones, "Camarillo Brillo" y "Dinah Moe Humm" (donde se relata una relación sexual de a tres); y de 1975 es "One Size Fits All", donde Zappa confirma su genialidad como compositor y productor al tiempo que le hace sangrar rock & roll a una gran banda de jazz.

"Zappa in New York" fue grabado en 1976 y se vendió como álbum doble en 1978 con piezas de enorme destreza instrumental y ejemplos de humor zappiano. Por último, "Sheik Yerbouti" es de 1979, es el disco más exitoso de Zappa merced al tema "Bobby Brown", un hit mundial, y un buen álbum para iniciarse en la zappamanía. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS