Escenario

La ficción argentina pide aire

Tras el levantamiento de "Fanny la fan", hay apenas una sola tira de producción nacional. Hugo Arana, Alejandra Darín y Leandro Calderone reflexionan sobre la crisis de la pantalla chica, en medio del aluvión de culebrones extranjeros.

Sábado 29 de Julio de 2017

La tevé no es lo que era. La frase suena muy oída y leída, pero nunca tan real a partir del apagón forzado que sufrió "Fanny la fan". La tira de Telefe duró menos de un mes en pantalla, tras un cambio de horario, y ahora se ve sólo en la web en un hecho inédito de la televisión argentina. Escenario consultó al actor Hugo Arana, a la presidenta de la Asociación Argentina de Actores Alejandra Darín y al guionista Leandro Calderone ("Gasoleros", "Casi ángeles", "Quiero vivir a tu lado") para que echen luz sobre un tema cada vez más oscuro y complejo. De sus palabras surgió la necesidad de una ley de fomento de la industria audiovisual, que incluya la tevé y las nuevas plataformas (Darín); el desafío de hacer una televisión con contenidos que acerquen al público en un momento de cambio de paradigma tecnológico/comunicacional (Calderone) y la sensación de estar viviendo "la cultura de la hamburguesa", en la que día a día se producen "más pavadas" en la pantalla chica (Arana). Con todo, y con cada vez menos tiras de producción nacional al aire contra cada vez más de origen turco, brasileño y mexicano queda en claro que la ficción argentina está en terapia intensiva.

Sacar del aire una tira por bajo rating dejó de ser novedad, pero otra cosa es cuando eso ocurre en un contexto casi desolado de ficciones argentinas. Actualmente sólo "Las Estrellas" (El Trece) goza de buena salud. La ficción de Pol-ka es la única tira diaria "de acá" que tiene la televisión de aire, contra dos turcas ("Medcezir", en El Trece y "El sultán" en Telefe), una brasileña ("Josué y la Tierra Prometida", en El Trece) y tres mexicanas ("Enamorándome de Ramón", "Mi adorable maldición" y "Vino el amor", todas en Canal 9).

No se trata de poner los cañones apuntando a las producciones extranjeras, sino de levantar la bandera de la ficción argentina. "El tema no es que haya latas extranjeras, claro que no, nosotros siempre queremos hacer productos de ficción para vender afuera, entonces, ¿cómo vamos a estar en contra de que vengan telenovelas del exterior? El problema no es que existan programas extranjeros, pero sí es un problema que todos sean programas extranjeros", dijo la titular del gremio de actores, que a la vez integra una intersindical que nuclea a 16 agrupaciones de la industria audiovisual.

Ahora bien, ¿cómo se asocia esta vorágine de sultanes, tierras prometidas y galanes que dicen "cuate", "wey" y "chingada" a la caída de "Fanny la fan"? La respuesta tiene una "policausa", como bien cita con un modismo argento alguien que sabe muy bien contar historias en nuestro idioma, ya que integró el equipo autoral de la primera telenovela de la era Pol-ka (1998) y una de las últimas "Quiero vivir a tu lado" (2017). "Obviamente que estamos en una situación lamentable", dice Calderone, quien también cuenta en su haber la coautoría de tiras como "Herederos de una venganza" y "Sos mi hombre", y unitarios exitosos como "Guapas" y "Signos".

"Es un poco despareja la lucha, porque a nivel costos no podemos competir con una lata extranjera, y menos en un contexto en que el encendido va bajando año a año. Siempre pasó, a todos nos ocurrió que una tira no funcione y la levanten, pero uno espera que esa tira sea reemplazada por otra, ahora eso no sucede y uno empieza a preocuparse", consideró el autor que actualmente está trabajando en una versión animada de "Floricienta" para Discovery Kids y prepara una tira de Pol-ka que se emitirá en El Trece el año próximo.

"Lo que pasa es todo «policausa», porque hay una crisis de contenidos también", lanzó Calderone. Y describió: "Mirá, yo empecé en Telefe y mi competencia era El Trece, y después pasé a El Trece y mi competencia era Telefe, o a veces Canal 9 o el cable. Pero ahora competimos con el mundo, no ya con un partido de la selección siquiera. Hoy podés ver un programa de cualquier punto del planeta o ponés Netflix. Y acá hay un tema: yo, con mi tira de 150 capítulos hago un capítulo por día al lado de una producción de Netflix de diez capítulos al año, y por supuesto que contra ellos vamos a perder".

Según el autor, "esta situación genera desconcierto, porque lo que antes funcionaba, ahora ya no". Y planteó una variable en las mediciones, que está muy lejos de aquellos rating históricos como "Grande Pa" que llegó a medir 62 puntos de rating en la década del 90, un número que jamás se volvió a repetir en la TV argentina.

"Un éxito en estos tiempos suma 15 puntos y antes esa medición era floja en un prime time. Esto genera una sensación que lo que hacemos no llega al público. Por esto digo que este es un momento de transición y el desafío es encontrar una manera de conectar con el público y con los recursos que tenemos. Hoy vivimos mirando para afuera y si bien es cierto que no podemos competir con "Games of Thrones" o "House of Cards", pero sí con las producciones brasileñas", agregó Calderone en alusión al éxito de los culebrones religiosos que tomó impulso con "Moisés y los diez mandamientos" y parece no detenerse.

Hugo Arana viene de coprotagonizar una de las tiras con más contenido social de los últimos tiempos: "La leona", escrita por la calificada dupla autoral integrada por Pablo Lago y Susana Cardozo. Allí interpretaba a un obrero luchador de una textil que dejó la vida, literalmente, por defender su puesto de trabajo ante los poderosos de turno. Como su inigualable Pedro Leone, su personaje en la tira de Telefe emitida el año pasado, sus palabras respiran el mismo oxígeno combativo y contestatario.

"Hay algo por encima que está manejando el planeta, con algunos países más organizados, otros menos, hay bombardeos en Siria, masacre en Palestina, entonces en este contexto, que vengan tiras turcas no me parece mal, porque Argentina ha vendido a todos lados. Yo no estoy en contra de los autores extranjeros, yo le agradezco todos los días de mi vida a Shakespeare. El buen pensamiento no tiene fronteras. Ahora lo que sí, yo siento que hay una cultura de la hamburguesa, porque se producen tantas pavadas en televisión, tanta mediocridad. Y esto es así, en cinco minutos tenés un plato de comida, ahora si comés hamburguesa todos los días, agarrate", graficó el actor, ganador de dos Martín Fierro, uno por "Buenos vecinos" y otro por "Para vestir santos".

Arana no ve la caída de "Fanny la fan" como un hecho aislado, sino como parte de una crisis cultural globalizada: "Hay muchos que no entienden que la ficción, la literatura, es un alimento imprescindible en una comunidad, así como el poder de reflexión, de preguntar, el tratamiento de un mundo poético, humorístico, dramático. Mirá, los griegos algo sabían de eso, y que esto se cercene es muy serio. Físicamente la comparación sería así, si necesitamos 1200 calorías para vivir, es como ir comiendo un día 1.000, otro día 850, otro 700, y eso te genera una carencia no sólo alimenticia, sino intelectual, espiritual. Y ojo que esto no es un invento porteño, el planeta gira para ese lado, así se mueve el gran capital a nivel mundial". Y ante la pregunta si el canal debería sostener un envío pese al bajo rating, expresó tajante: "Qué se yo, yo no soy dueño de ninguna verdad, la vida es un misterio y la actuación me permite indagar en la selva. No voy a decir yo lo que tienen que hacer los canales".

Alejandra Darín, de amplia trayectoria en televisión, teatro y cine, está abocada de lleno a su función gremial en defensa de los actores. "Si se quiere hacer un análisis más profundo de esta situación hay que decir que estas telenovelas extranjeras, a las que no me opongo pero no me gustan porque son súper antiguas, no tienen ningún tipo de gravamen, o sea, no pagan nada en este país por utilizar el espectro radioeléctrico que pertenece al Estado argentino. Entonces, en un momento en que las producciones nacionales de ficción no pueden competir porque es muy caro hacerlas, aparece la lata que le sale barata al canal y encima ellos no sólo no pagan gravámenes sino que en su país ya fueron subsidiados. Y no hay una ley que reglamente esto, ni la industria audiovisual, ni las nuevas plataformas, por eso ya presentamos un anteproyecto para regular esto", destacó a Escenario la titular de la Asociación Argentina de Actores

Y remató: "Fijate que Brasil vino acá a aprender cómo se hacía una telenovela y nosotros no aprendemos del gran valor que está en conservar las cosas buenas que tenemos. No sólo hemos sido exportadores de telenovelas de calidad, sino que tenemos actores del carajo, grandes técnicos, directores y autores. Lo que nos falta es que el Estado tome riendas sobre esto, porque no es para perjudicar a nadie, es para ayudar al trabajador de la industria audiovisual argentina".

En tanto, la ficción argentina sigue esperando que suba el encendido y que el rating sonría, en el contexto de una pantalla chica que intenta resistir ante el embate del streaming y las nuevas plataformas. Pero, más que nada, y más allá del levantamiento o no de una tira, se siente la necesidad de que haya un poquito más de historias sin sultanes, tramas bíblicas, ni doblajes. Por más aire en la pantalla chica en la que todos nos veamos espejados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS