Escenario

La épica final de Wimbledon de 1980 llega a la pantalla grande

Dirigida por Janus Metz, la película gira en torno a la mítica final de tenis Borg vs. McEnroe. Dos rivales que tenían mucho en común a pesar de sus diferentes estilos

Miércoles 20 de Septiembre de 2017

El largometraje "Borg vs McEnroe", dirigido por el danés Janus Metz, llegará mañana a las salas locales, dos semanas después de su estreno en el festival de cine de Toronto. Se trata de una historia basada en hechos reales, que recrea la mítica final de tenis de Wimbledon de 1980 en el que se enfrentaron el sueco Björn Borg y el estadounidense John McEnroe, ambos top ten en su época. La película tiene una duración de 100 minutos, es catalogada como drama deportivo, cuenta con el guión de Ronnie Sandahl y las actuaciones de Shia LaBeouf (McEnroe) y Sverrir Gudnason (Borg).

"Björn y John eran dos íconos legendarios y su famosa rivalidad en 1980 es algo que hizo que se parase el tiempo. Pero como cineasta tenía que ser algo más que un biopic, más que una película sobre tenis, tenía que tratar algo universal, que fuese más allá del deporte", declaró Metz.

"Y cuando leí el guión de Ronnie Sandahl me encontré una historia preciosa sobre profundas cuestiones existenciales, cómo dos personas de forma individual son capaces de motivarse para ir más allá y alcanzar algo extraordinario", añadió el director escandinavo.

La película sigue los días previos y el enfrentamiento en la cancha de dos rivales que, como afirmó el cineasta, tenían mucho en común a pesar de sus marcadas diferencias y de que, para ese entonces, Borg, de personalidad introvertida, ya era una figura consagrada del tenis que a sus 24 años buscaba ser campeón por quinta vez en Wimbledon, mientras que el explosivo McEnroe, famoso por sus arranques de cólera y rabietas en la cancha, era la estrella en ascenso.

LaBeouf, que muchos consideran el "niño terrible" del cine estadounidense, parece una lógica elección para dar vida en el film a McEnroe, conocido en su época de tenista como rebelde, descarado y malsonante. No es la primera vez que le han propuesto a LaBeouf representar a McEnroe en la gran pantalla pero el actor reveló que rechazó otro guión porque sólo trataba al tenista como "un payaso gritón". El guión de Sandahl sin embargo le atrajo desde el primer momento. "Leí el guión y realmente me movió", dijo.

Aunque el tenis no es la clave de la película, tanto el director Janus Metz como LaBeouf y Gudnason dijeron que el aparentar de forma creíble como tenistas profesionales fue básico para el filme. Para ello, Gudnason y LaBeouf pasaron entre 8 y 10 meses de riguroso entrenamiento tenístico y físico especialmente porque el actor estadounidense nunca había jugado antes al tenis.

Mucho tenis y gimnasia

"Jugamos mucho tenis. Yo tenía dos horas diarias de tenis y entrenamiento físico. Tienes que vivir esa vida como atleta para entenderlos", declaró el sueco Gudnason.

"Me centré en el entrenamiento físico. Tenía que vivir esa vida de atleta para llegar a comprender el personaje", aseguró LaBeouf, en cambio, dijo que ensayó las escenas de tenis como si estuviera aprendiendo pasos de baile, aunque confesó que antes de actuar cada uno de los estallidos de cólera de McEnroe, los miraba en una pantalla para imitarlos a la perfección.

Mediante una serie de flashbacks que remontan al espectador a la infancia de los dos tenistas, el filme muestra que los brotes de ira no sólo formaban parte de la identidad de McEnroe, sino también de la del pequeño Borg (interpretado por el verdadero hijo de Björn Borg, Leo), los cuales el sueco sólo logró reencausar gracias a su entrenador Lennart Bergelin (Stellan Skarsgard), quien lo convirtió en lo que muchos llamaban una "máquina".

"Superficialmente eran opuestos, pero seguramente, en lo profundo, tenían algo en común, incluso viniendo de sociedades muy distintas como la sueca y la estadounidense", apuntó el director sobre los tenistas.

Uno de esos puntos en común eran las ganas de ganar y el otro esa ira que en el caso de McEnroe explotaba hacia afuera y en el de Borg era la fuerza motora que lo llevó a ganar cinco finales seguidas de Wimbledon, entre ellas la de 1980 ante McEnroe en la que se centra el filme.

"Si pierdo esta final, todos recordarán eso y no que gané cuatro torneos de Wimbledon seguidos", afirmó el personaje de Borg en la película.

"Era un artista", dijo LaBeouf sobre el tenista estadounidense. "Pero era muy difícil explicar esta táctica en ese momento, porque la narrativa que se había armado alrededor de los dos era una caricatura, era el chico malo versus el bueno", añadió el actor, que no logró aún conocer personalmente a McEnroe, aunque confesó que le encantaría hacerlo.

réplicas. Shia LaBeouf y Sverrir Gudnason encarnan a las dos legendarias figuras del tenis internacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario