Escenario

“La emoción de los demás me desarma afectivamente”

El cantautor español Patxi Andión llega hoy, a las 21.30, al Auditorio Fundación para presentar “Cuatro días de mayo”, el primer disco en vivo de su dilatada carrera.

Sábado 30 de Mayo de 2015

Patxi Andión siempre está volviendo. En su segunda visita a la Argentina tras cuatro décadas de ausencia, el cantautor español llega hoy, a las 21.30, al Auditorio Fundación para presentar “Cuatro días de mayo”, el primer disco en vivo de su dilatada carrera. “La emoción de los demás me desarma afectivamente”, le confesó el autor a Escenario.

   —¿Cómo recibiste este nuevo regreso a la Argentina?

   —Exageradamente bien, la gente tiene un recuerdo que supera la realidad de las cosas. Es verdad que durante tantos años las canciones tienen tiempo para vivir todas las vidas que viven, pero, insisto, me tratan exageradamente bien.

   —Hay canciones tuyas, como “Padre”, que atravesaron a varias generaciones.

   —Sí, es que son más que canciones, se convierten en pequeños símbolos y cada uno tiene una visión de la canción en función de la realidad con que ha convivido con ellas. Pero, claro, a mí, no es que me emocione, sino que me desarma completamente. La emoción de los demás me deja desarmado afectivamente.

   —¿La canción social te da identidad en tu trabajo o te resulta una etiqueta demasiado pesada?

   —No, yo creo que toda la música es contemporánea y por ello es intervencionista. La canción sólo puede ser canción de intervención. Quiero decir o interviene en el devenir social de su entorno y de su tiempo o se queda colgada ahí, en un limbo que no sirve para nada. La canción no se hace sino para los demás, y cuando se hace para los demás, uno piensa quiénes son los demás y cuáles son sus circunstancias.

   —Ahora bien, hay canciones con peso específico distinto como pueden ser “La felicidad”, de Palito Ortega y “La maza”, de Silvio Rodríguez, y quedan en el inconsciente colectivo de la gente tallada a fuego. ¿Cómo se explica?

   —Hombre, las canciones que has mencionado, fundamentalmente la de Palito, es una canción que lo que atrae a la gente es el recuerdo de un momento feliz, ligero, liviano. Pero las otras quedan en el departamento de conciencia del cerebro de la gente, no sólo en la parte del placer, del ocio, que es muy importante también. Estas tienen otra profundidad, porque tienen otro peso, no es por otra cosa. Hay muy pocas manifestaciones artísticas con la capacidad de llevarte a un tiempo determinado como tiene una canción.

   —Cada artista también acarrea su propia circunstancia, y vos llegás a la canción luego de atravesar dictaduras y prohibiciones.

   —Claro, mira, hay una frase de Juan Belmonte, que fue un gran torero de los años 30 y 40, que era un tipo muy sentencioso y que revolucionó el toreo. Y cuando le preguntaban “¿cómo hay que torear Don Juan?”, él siempre decía “se torea como se es”. Bueno, esto es lo mismo, se canta como se es. Tiene que ver con el compromiso que pones en lo que haces, y qué compromiso mayor pones en lo que haces que tu manera de vivir y de ser.

   —¿Qué diferencia hay entre “Porvenir” que presentaste en Rosario en 2013 y “Cuatro días de mayo”, que editaste este año?

   —Bueno, la primera diferencia es que los discos “Cuatro días de mayo” se han quedado en la aduana y no tenemos disco. La idea era hacer una gira con banda y traer los discos, y ninguna de las dos cosas ha sido posible. Lo que hago es presentar el concepto de este disco, ya que nunca había grabado un disco en directo (vivo), siempre lo había hecho en el estudio. Este se grabó en una gira de conciertos en Portugal.

   —¿Tenías algún prejuicio con grabar en vivo?

   —Yo tenía el prejuicio de que un disco en directo es una polaroid, por lo tanto está atado a un tiempo y a una situación.

   —¿Esta situación de actuar a solas con tu guitarra te obligó a reformular el show?

   —Exacto, son dos conciertos diferentes, en los conciertos a guitarra y voz es donde despliego las cosas con la lógica, la atención y el gusto apropiados. Es donde me siento más seguro, es donde creo que las canciones llegan más limpias a la conciencia de los demás.

   —¿Imaginás con qué te vas a encontrar cuando actúes en Rosario?

   —Yo pienso, como decía Kennedy, y de alguna manera no creas que me resulta fácil citar a un presidente de Estados Unidos, pero, como decía (John F.) Kennedy “no preguntes lo que puede hacer tu país por ti, sino lo que puedas hacer tú por tu país”. Yo no espero nada de Rosario, lo que estoy seguro es lo que yo le voy a dar a Rosario. Lo que Rosario me corresponda estará bien, sea lo que sea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS