Escenario

"La deuda" llega a Rosario de la mano de Pedro Almodóvar

El filme de Gustavo Fontán, con producción de El Deseo y Lita Stantic, sube hoy a la cartelera de El Cairo. Actúan Belén Blanco y Leonor Manso.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

Lita Stantic y la productora de Pedro Almodóvar El Deseo desembarcan en la ciudad para presentar "El deseo", la película de Gustavo Fontán que se estrena hoy en el cine El Cairo, con los protagónicos de Belén Blanco, Marcelo Subiotto y Leonor Manso, junto a un elenco encabezado por Edgardo Castro, Walter Jacob, Andrea Garrote y Pablo Seijo. Fontán, autor de "El limonero real", dialogará con el público el sábado, a las 18 en la sala de Santa Fe 1120, tras la proyección de la película.

"«La deuda» es seguramente mi película más narrativa. Es, además, la primera vez que filmo en la ciudad de Buenos Aires y su frontera con el conurbano.Esto significó un enorme desafío", dijo Fontán sobre su flamante filme, que es una coproducción argentino-española.

La película, basada en el libro de Fontán y Gloria Peinaro, gira sobre el derrotero de Mónica (Belén Blanco), quien no hizo los pagos de un cliente de la oficina en la que trabaja. Los 15 mil pesos que faltan no solo la comprometen a ella sino también a un compañero, que es quien descubre la falta.

Embed

Parece que no es la primera vez, pero el compañero, a pesar del enojo, conserva el silencio y vuelve a creerle: Mónica se compromete a reponer la suma de dinero a la mañana siguiente. El tiempo que dispone Mónica son sólo 14 horas aproximadamente. El filme se adentra en esa angustia, en sus movimientos y vínculos. Como si sólo se tratara de intercambios, transacciones desligadas de afecto.

Esto será un ir y venir de la ciudad al suburbio, una y otra vez. El espacio nocturno, que se vacía y se enrarece, favorece la intimidad y profundiza rasgos en Mónica: un dolor que no tiene reparo, una lectura del cinismo del mundo y de los otros. Las ayudas de su hermana y un amigo, más el dinero que tienen ahorrado con su pareja, le permiten alcanzar la cifra. Ya tiene la cantidad en su cartera, puede pagar la deuda. Pero todavía queda un encuentro en el fondo de la noche.

Al hablar de su motivación personal, Fontán detalló: "Hace unos años vi esta escena: en un pequeño jardín había tres gatitos. Alguien los habría abandonado ahí un rato antes. Una mujer los vio, y se acercó a acariciarlos. Cuando la mujer se fue, uno de los gatos fue tras ella. En el cordón de la vereda, ya a punto de cruzar, la mujer lo vio junto a su pie. Se agachó, lo levantó y lo volvió a colocar en el jardín junto a los otros. Enseguida la mujer se apuró para cruzar la calle. Lo cierto es que el gato volvió a ir tras ella y un auto lo pisó".

"Durante muchos meses esta escena rondó mi cabeza, me interpeló. Me hice muchas preguntas sobre la ternura en el mundo, sobre las formas de vincularnos con los otros. Hay algo que me impacta, ya por fuera del vínculo con los animales, y es el modo en cómo se dan las transacciones entre los humanos en un mundo que propone la alienación", indicó el realizador.

Y dio detalles puntuales de su película: "La sensación que tuve y que tengo, y que espero le dé sustento emocional a la película, es que todos, de algún modo, en este mundo en que vivimos, cada día nos vamos quedando un poco más solos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario