Escenario

La cara oculta del astronauta que se ganó un lugar en la historia

La película "El primer hombre en la luna" se centra en la figura de Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la superficie lunar. El director Damien Chazelle contó detalles de la filmación

Jueves 29 de Noviembre de 2018

Hace dos años, Damien Chazelle se consagró como el director más joven de la Historia en recibir un Oscar. El premio fue por "La La Land", el exitoso musical protagonizado por Emma Stone y Ryan Gosling. Ahora el realizador de tan sólo 33 años regresa a la gran pantalla con otro proyecto ambicioso, "El primer hombre en la luna", que hoy se estrena en Rosario. La película se centra en la hazaña que protagonizó en 1969 el astronauta Neil Armstrong, cuando se convirtió en el primer hombre que pisaba la superficie lunar. Protagonizado por Ryan Gosling como Armstrong y Claire Foy como su esposa Janet, el filme muestra el lado más humano de este héroe de generaciones de chicos que crecieron viendo al cielo con la esperanza de llegar a la luna, y que en la era millennial quizá había quedado en el olvido, relegado a los libros de historia. El equipo de la película convivió con los hijos de Neil, su viuda y colegas con el objetivo de descubrir la esencia de una persona pública muy reservada en su vida privada, incluso ante su círculo más cercano.

astronauta

"Me crié pensando que sabía algo acerca de lo que supuso la llegada del hombre a la luna y quién fue Neil Armstrong. Pero cuando leí el libro «First Man», en el que se basa esta película, me di cuenta de que en realidad no era así", contó Damien Chazelle en declaraciones al diario El Mundo de España. "Esa lectura me abrió los ojos y me inspiró para hacer el filme. Luego pensé que, si era capaz de mostrar en pantalla lo que había aprendido al investigar el tema, ayudaría a que otras personas también pudieran conocerlo mejor", apuntó.

El director admitió que sintió el peso de la responsabilidad a la hora de contar en imágenes un momento tan significativo de la Historia. "Al principio estaba algo nervioso", reconoció. "Pero, con el tiempo, vi que me había rodeado de un magnífico equipo, empezando por el guionista Josh Singer ("Spotlight"), que hizo un minucioso trabajo de investigación. El autor de la novela, James Hansen, también fue de gran ayuda durante todo ese proceso, al igual que muchas personas de la Nasa. Tampoco quiero olvidarme de la familia de Armstrong, por supuesto. Me siento algo abrumado por la generosidad y la ayuda que me ha brindado tanta gente, por lo que, ante todo, he querido hacerlo bien", afirmó.

el primer01.jpg

Durante el largo proceso de producción, Chazelle quedó impresionado por lo "difícil y peligrosa" que fue la misión de aquellos astronautas. "Yo crecí alejado de ese período histórico, pensando que lo que habían hecho era fácil y hasta divertido, sin tener ni idea de los sacrificios que realizaron. Cuando descubrí todo por lo que pasaron, lo que lograron me parece todavía más grande. Como el presidente Kennedy dijo en su famoso discurso de 1962: «No lo hicieron porque era fácil, sino todo lo contrario». Así que sus motivos, lejos de ser egoístas, eran nobles. Es increíble que asumieran esos riesgos con tantas cosas en contra", opinó.

Una escena especialmente significativa del rodaje fue el famoso momento en el que Armstrong pone el pie en la luna. "Siempre he querido rodar ese momento desde un punto de vista subjetivo, como si fuéramos el propio Neil Armstrong y descendiéramos por la escalera", contó el realizador. "Igual tiene que ver con ese sueño de mi niñez, cuando imaginaba que yo hacía lo mismo y ponía un pie en la luna. Tengo que admitir que no ha sido fácil. Rodamos la secuencia al aire libre y hacía tanto frío que empezó a nevar. Lo bueno es que Ryan (Gosling) había estudiado todos los detalles de la escena y sabía bien lo que había dicho y hecho Neil. De todas maneras, no estábamos seguros de cómo quedaría hasta que no vimos el resultado", explicó.

el primer03.jpg

Desde el inicio, el principal objetivo de Chazelle no ha sido nada sencillo: mezclar la épica de esta historia con la dimensión más íntima de su protagonista. "Ryan Gosling se refería con frecuencia a la necesidad de combinar la luna con el lavadero de la casa, que era la manera de explicar cómo pasar de la grandiosidad del cosmos a la intimidad del hogar en el que vivían los protagonistas de estos hechos", dijo el director. "Esa fue otra de las razones por las que elegimos ese estilo de rodaje tipo documental. Por eso resultó tan importante haber pasado un tiempo con los hijos y la viuda de Neil Armstrong, para saber cosas cómo la música que escuchaban en casa, sus comidas favoritas, la forma en que celebraban los cumpleaños o cómo se divertían. Son detalles que no aparecen en los libros y que sólo podés descubrir hablando con ellos", reveló.

Además, tanto Chazelle como el guionista Josh Singer se enfocaron en un tema complejo, en la tragedia personal de Armstrong, que perdió a su hija Karen de tan sólo dos años (en 1962) y también a amigos cercanos. "La pregunta que nos fascinó a ambos era hasta qué punto esas heridas los impulsaron, si el viaje de Neil a la luna fue un viaje de duelo", analizó. "Por eso era lógico para nosotros comenzar la película justo antes de que se volviera astronauta, comenzar con esa pérdida inconmensurable de una hija y lo que esto le hizo no sólo a él sino también a su esposa y a toda la familia", concluyó.

el primer02.jpg



¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});