Escenario

La ambigüedad y el deseo de "Hawaii" llegan al cine El Cairo

El filme del premiado director Marco Berger aborda la tensión sexual entre dos amigos que se reencuentran después de varios años. Se verá mañana, a las 22.30, en El Cairo.

Miércoles 17 de Junio de 2015

El actor y cineasta Marco Berger estrena su quinta película, "Hawaii", en la que vuelve sobre una temática que ya abordó: la tensión sexual entre dos hombres. El filme se verá mañana, a las 22.30, en El Cairo (Santa Fe 1120) en el ciclo "Zoom: diversidad".

En este caso se trata de la historia de Eugenio, que pasa el verano cuidando la casa de sus tíos mientras busca inspiración para escribir un guión de cine. Martín no tiene ninguna ocupación y se ofrece a trabajar en esa casa haciendo todo tipo de arreglos. Se conocieron siendo chicos, y no se volvieron a ver. La relación entre Eugenio y Martín se establece a base de mentiras. Eugenio está interesado en Martín desde el primer momento y Martín por su parte le oculta su situación a Eugenio.

La película, que concursó en la Competencia Argentina del Bafici 2013 donde ya había participado en 2009 con "Plan B", su ópera prima- está protagonizada por Manuel Vignau y Mateo Chiarino. Con guión del propio Berger, este filme independiente de bajo presupuesto, que transcurre casi completamente dentro de la casa quinta de uno de los protagonistas, fue financiado de manera artesanal, gracias al dinero recaudado por el director a través de la plataforma de financiamiento colectivo Kickstarter, donde cualquier persona podía colaborar con el proyecto.

"Escribo los guiones a partir de lo que tengo. Eso es parte de un poder de adaptación. Todo es cintura y poder acomodarme, adaptarme para sobrevivir. Me parece importante para crecer y aprender hasta que pueda acceder a mayores medios", señaló Berger en relación a los recursos que tiene a su alcance.

Premiado en 2011 por "Ausente" con el Teddy Award a la mejor película con temática gay del Festival de Berlín y con el Condor de Plata de la Asociación Argentina de Críticos, y en 2008 fue nominado en Cannes por "El reloj", Berger, que este año presentó su último filme, "Mariposa", en la Berlinale, vuelve a tratar en "Hawaii" algunos de sus temas predilectos, como la atracción y la tensión sexual, el misterio, la incomodidad, la ambigüedad y el deseo, que aquí sirven para poder desplegar el agitado vaivén sentimental de dos amigos.

"Vuelvo a trabajar con lo mismo que vengo trabajando en mis otras películas. No puedo evitar que el motor sea el deseo y que el tema sea el amor", señaló Berger, en cuyas películas -e incluso en sus primeros cortometrajes, como por ejemplo "El reloj"- siempre aflora el deseo sexual entre hombres.

"Soy muy clásico en la forma y al apegarme tanto a la estructura narrativa de principio, nudo y desarrollo se genera tensión y suspenso naturalmente. Aunque se trate de una historia de amor, siempre la cuento con la forma de una película de suspenso, para generarle la sensación y la necesidad al espectador de que por favor suceda algo".

Como en sus otros filmes, Berger vuelve a explorar aquí "a dos personajes que están en su propio mundo y ver qué les pasa cuando se cruzan casualmente por algún motivo. Ese choque, ese encuentro es lo que arma toda la película. Los personajes se van construyendo a partir del otro, y a partir de ese choque accidental es que podemos conocer las debilidades y contradicciones de cada uno".

Planos secuencias, espejos y reflejos, desenfoques, pocas locaciones y economía de recursos, esos pueden ser considerados marcas de estilo de este director que, además recurre a un tipo de plano particular a la altura de los genitales de sus personajes.

"Eso es algo que genera tensión e incomodidad en el público. Inconscientemente uno quiere dejar una marca de autor y eso me hace ser muy honesto conmigo y con los demás", explicó el cineasta. Egresado de la Universidad del Cine de Buenos Aires, el cineasta recordó que en 2001, en plena crisis socioeconómica, debió irse a vivir a Noruega, donde intentó ingresar a estudiar dirección de cine en una escuela en la que fue rechazado dos veces, pese a lo cual -e incluso después de haber pensado en abandonar su vocación- se dedicó a filmar de todos modos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS