Escenario

Julián Venegas y Pablo Juárez presentan "Dos cauces"

La dupla local, que lo presentan hoy, a las 21, en el Teatro Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río). 

Sábado 16 de Abril de 2016

"Cantamos porque el río está sonando, y cuando el río suena suena el río", entonaba Baglietto en la etapa floreciente de la Trova. Y esa flor conserva el mismo aroma en la voz de Julián Venegas y el piano de Pablo Juárez. Los pétalos flotan y navegan sobre "Dos cauces", el nuevo y buen disco de la dupla local, que lo presentan hoy, a las 21, en el Teatro Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río). "Somos como dos cauces unidos por la música", graficó Juárez. "Estamos influenciados por la tradición heredada de la ciudad, casi inconscientemente", dijo Venegas. Dos cauces, una melodía, y el río suena.

"Canoero" abre el disco y es casi una declaración de principios. El arpegio del piano de Juárez ofrece una secuencia que dibuja el río marrón. "Yo soy canoero, navego en el tiempo", canta Venegas. Y van.

Juárez explica: "Ese fue uno de los primeros temas que apareció y fue a modo de apertura, como un pantallazo general de lo que va a pasar en el disco".

"La idea del arpegio del piano era para rescatar al río que va pasando con toda su materia prima. Y al unirse la voz y la melodía se crea esta imagen de un barquito navegando muy en paz y abajo el río pasando fuerte", agrega.

De un extremo a otro, también argumentó por qué "La puerta del sol", de Verónica Condomí, quizá el mejor tema del disco, aparece tan lejos, en el último track. "Era un tema poderoso, pero queríamos que el disco cierre con personalidad. Tener la sensación que vas avanzando y te encontrás siempre con una sensación nueva, y con ese tema termina con contundencia", indicó.

A su turno, Venegas expresa un sentir entre conceptual y filosófico: "El músico rosarino tiene el privilegio de vivir en una ciudad bien organizada y urbanizada. Y tener la presencia permanente de un río te ordena el sentido de por dónde pasa la vida. La ciudad te come y la proximidad del río te obliga a ordenar las jerarquías. Eso nos obliga a ponernos al servicio de la música, porque no somos nada, y el río te hace entender eso".

El show de hoy, de cara a ese río que tanto se le canta, contará con una puesta multimedia, con las proyecciones de Hernán Castagno, y con músicos invitados de lujo, ya que aportarán sus voces Jorge Fandermole, Sandra Corizzo y Noelia García, más Emiliano Zamora, en flauta traversa y Carlo Seminara en percusión.

Juárez destacó que "Dos cauces" es un tema suyo que quedó como título del disco, pero que no es el nombre del dúo. "Lo elegimos porque un poco es esta sensación de dos personas como dos ríos. La metáfora es que son dos cosas que se unen y atraviesan una ciudad, somos como dos cauces unidos por la música y por el río, en un momento histórico y una geografía, en un mensaje conjunto", dijo el pianista que grabó con Silvio Rodríguez, Jorge Fandermole, Rubén Goldin y Myriam Quiñones, entre otros, y grabó un disco solista "Sumergido".

"Tanto Pablo como yo somos de acá y trabajamos en la ciudad, y eso indudablemente te obliga a recrear la tradición y también a pensarse permanentemente", dice Julián "Chula" Venegas.

Y agrega: "Lo que hacemos tiene un poco de todo, como músicos de una ciudad demográficamente importante, como también lo son Buenos Aires y Córdoba, estamos influenciados por la música de los 90, por una cuestión generacional, y por la tradición heredada de la ciudad casi inconscientemente".

Venegas fue más allá con el tema de las raíces. "Se trata de una tradición que estaba mucho más escondida, y como músicos tuvimos que ir a buscar esa tradición, que venía del jazz, del pop y del rock, pero también de lo que suena en tu país y en Latinoamérica. Se da por identificación y no por imposición, de eso salimos nosotros", indicó quien grabó junto a Adrián Abonizio, Jorge Fandermole y Sandra Corizzo, y tiene además dos discos solistas y otro a dúo junto al músico cordobés Lucas Heredia.

La artística de la tapa del disco refleja la convivencia del río con la urbe. "Quisimos rescatar ese espíritu —dijo Juárez— que ya lo vimos en artistas como Fander, la Trova y otros autores que marcaron la raíz. En Rosario tenés la dualidad que estás en pleno centro y en veinte minutos estás en el medio del campo o te vas a remar al río. Tenés esa dualidad, son dos geografías diferentes y eso hace a la idiosincracia de lo que pasa en Rosario. Y creo que está en estas canciones".

"Cuando navego este río del tiempo, voy dejándome sentir su vibrar. Sus olas marrón, su andar hacia el mar, son parte de mi verdad. Sus brazos verdor, en pleno mirar, son parte de mi canción", canta Venegas en "Dos cauces".

Como decía Baglietto, "cuando el río suena suena el río". Y aquí suena la canción. Melodías líquidas para cruzar canales y tender puentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario