Escenario

Julián Weich se quebró en la despedida de Justo a Tiempo

Viernes 09 de Diciembre de 2011

Desde hace años, Julián Weich se ha transformado en el conductor familiar por excelencia. Desde El agujerito sin fin, pasando por 360 y Sorpresa y 1/2,  logró traspasar la pantalla con su calidez y simpatía.

Si bien durante la tercera temporada los números no lo acompañaron, “Justo a tiempo” dejó un sello importante en la industria televisiva.

 Julián no pudo evitar emocionarse hasta las lágrimas. Luego de presentar un video recopilatorio de los mejores momentos del programa, Weich le cedió la palabra a sus compañeros ya que prácticamente no podía hablar de la emoción. Tras tomar aire unos minutos, finalmente dijo: “Fueron tres años muy lindos y muy divertidos. Hicimos un programa sano, para toda la familia, para que lo pueda ver todo el mundo, como me gusta a mí”.

Sobre el final, Weich directamente se quebró al decir: “Los voy a extrañar a todos. Aprovecho para decir el último mensaje solidario: que nadie pase solo las fiestas, que cada uno busque una persona que esté sola y la invite a su casa”.

Después, llegó la hora de la despedida final y todo el equipo de Justo a Tiempo se fundió en un emocionante brindis: “Muchas gracias y nos vemos cuando nos vean”, concluyó el conductor.

Primero porque marcó el regreso de Julián Weich a la televisión en el rol que mejor le queda: el de conductor. Durante los dos primeros años de emisión el programa fue ubicado en el prime time y realmente innovó en materia de entretenimientos.

Weich se despidió de la pantalla chica con un promedio de 6.4, acorde a lo que venía logrando en esa franja del canal de las pelotitas.

El pico más alto de audiencia de la última emisión  fue en el cuarto inicial de 7.2 de promedio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario