Escenario

Julia Zenko y la "hermosa libertad" de ser intérprete

La cantante ofrecerá este sábado un streaming desde el porteño Auditorio de Belgrano, donde repasará sus 40 años de trayectoria

Viernes 13 de Noviembre de 2020

Reciente ganadora de un Premio Gardel por su disco “Vuelvo a ser luz”, la cantante Julia Zenko revisitará sus más de 40 años de trayectoria en el show por streaming que ofrecerá mañana, a las 21, en vivo desde el Auditorio de Belgrano, al que afirmó que encarará del mismo modo que si fuera un recital con público presente.

   ”Cuando abordo una canción, sea en el sillón de mi casa para amigos o familiares, o en un escenario, me gusta meterme profundamente en ella e interpretarla de corazón”, remarcó la artista, al relativizar el impacto que tendría para su performance la ausencia de público en vivo, aunque aceptó que “nada suple esa energía que se genera en el ida y vuelta del aplauso”.

   La afirmación de la intérprete se sustenta en la experiencia previa del pasado 12 de septiembre, cuando mostró bajo esta modalidad las canciones del galardonado disco, integrado por canciones románticas inéditas de compositores como Jairo, Fabiana Cantilo, Teresa Parodi y Jorge Fandermole, entre otros; con dirección musical y arreglos de Lito Vitale.

   Sin embargo, esta ocasión será diferente porque el repertorio girará en torno a su ecléctico recorrido artístico, con el rescate de algunas canciones que hace mucho no interpreta, algunos tangos y temas que forman parte de su listado habitual.

   En el recital, que podrá verse por la plataforma NubeCultural, la cantante estará acompañada por Nacho Abad, en piano; Sebastián Henríquez, en guitarra; Gustavo Chenu, en batería y percusión; a quienes se suma su hija Laura González ?autora de uno de los tracks de “Vuelvo a ser luz”- y Eli García, como invitadas especiales.

   Zenko reflexionó sobre las claves de abordar autores de distintos géneros a lo largo de sus 40 años, sin perder su propia identidad: “Tiene que ver con poder disfrutar de la música, más allá de los géneros. Poder disfrutar del mensaje, de la letra, del poema, de la narrativa de lo que escribieron los compositores”.

   Y ahondó más en el tema: “Yo soy intérprete y, al no escribir mis propias canciones, trato de elegir en las palabras y las músicas de otros, mi propia canción, mi propia palabra, mi propia música. Cuando encuentro una canción que dice lo que yo tengo ganas de decir y con la melodía que me hubiera gustado escribir, la canto sin importarme el género”.

   “En los primeros tiempos —continuó— me cuestionaron por eso porque pareciera que necesitan rotularte de alguna manera, pero ahora ya se acostumbraron. Hace ya un tiempo que los intérpretes tenemos esa hermosa libertad. ¿Por qué me voy a quedar en un solo camino, si apuesto a la diversidad en todos los sentidos de la vida? Me aburro fácilmente y siempre quiero probar otras cosas”.

   Y finalizó con una anécdota acorde a los que siente: “Me acuerdo cuando empecé a grabar tangos y lo convoqué a Rubén Juárez para una versión de «Vuelvo al sur». Cuando terminamos me dijo: «Bienvenida al tango»; y yo le contesté: «Gracias, pero no pienses que me voy a instalar en el tango para siempre».

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS