Escenario

José Luis Perales: "Nos gusta hablar del gran amor"

"Por qué te vas", "Y cómo es él", "Un velero llamado libertad" son tres canciones entre 450 que constituyeron 27 álbumes y vendieron más de 50 millones de ejemplares. Con seguridad serán de la partida en un repertorio de 24 temas que el cantautor español José Luis Perales escogió para conmemorar sus 30 y tantos años de carrera.

Domingo 06 de Julio de 2008

"Por qué te vas", "Y cómo es él", "Un velero llamado libertad" son tres canciones entre 450 que constituyeron 27 álbumes y vendieron más de 50 millones de ejemplares. Con seguridad serán de la partida en un repertorio de 24 temas que el cantautor español José Luis Perales escogió para conmemorar sus 30 y tantos años de carrera. El festejo comenzó ayer en Montevideo, seguirá mañana desde las 21 en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223) y continuará esta semana en Buenos Aires y Córdoba. Desde su casa en Madrid, el merecedor de más de cien discos de oro y platino detalló telefónicamente el periplo sudamericano de "30 años no es nada", habló del amor y el desamor y de la gira que servirá de material para un nuevo CD y un DVD.

—¿Cómo se escogieron 24 canciones de entre 450?

—No ha sido difícil porque cuando uno celebra 30 y tantos años en la música, hay canciones que quedan marcadas. Son las que el público ha ido seleccionando. Claro que siempre faltará alguna de entre tantas, pero básicamente serán las canciones que la gente quiere escuchar. Desde luego son las canciones de siempre pero con arreglos tal como yo los haría ahora, en esta etapa de mi vida. Con una producción estupenda hemos hecho arreglos diferentes a los que la gente conoce. Son canciones vestidas para una fiesta.

—¿Existe una contradicción entre el autor y el cantante?

—No creo que haya una contradicción. Me siento muy cómodo en mi labor de compositor, porque la hago desde antes. Cuando empecé a grabar discos y a cantar llevaba unos cuantos años ya escribiendo canciones para muchos artistas españoles. Pero no hay contradicción. Si me pregunta en cuál me siento más cómodo, bueno, en la de compositor porque me genera menos tensión. Aunque cuando alguien concibe una canción y la canta directamente a la gente y recibe una respuesta de silencio, de aplauso, de respeto, de comunicación con el público, es fantástico estar allí. Pero es verdad que me cuesta un poco más lanzarse al escenario que enclaustrame en mi estudio.

—¿Por qué sus canciones hablan de hombres abandonados?

—Porque siempre ha habido hombres abandonados y mujeres que los han abandonado (risas). Y además, no se por qué, pero las canciones de desamor a la gente les llegan más. A todos nos gusta hablar del gran amor, pero también de desamor, de despedida. Yo también me pregunto por qué. En las canciones de desamor, cuando aparecen las víctimas de ese desamor, hay mucha gente que se identifica con eso.

—En el debate por la invasión a la intimidad de la hermana de la princesa, la prensa española lo puso como ejemplo. ¿Por qué?

—Con respecto a la hermana de la princesa no tengo nada para opinar. Y con respecto a mi historia, sí es verdad que he mantenido una línea siempre muy distante de la prensa. Le he dado a la prensa lo que yo entendía que le tenía que dar. Mi intimidad la he guardado para mi familia, mis amigos y nada más. El acierto que he tenido es que la prensa ha sabido respetar. Cosa que no fue nada fácil. Al principio, cuando yo empezaba, la prensa tenía cierta curiosidad por mi, si tenía novia y eso. Tuve que evitarlos bastante para permanecer al margen. Por otra parte tengo una mujer que nadie conoce, que nadie sabe cómo es, huye de las fotos. Yo ya soy bastante íntimo para mis cosas, así que darle fotos a la prensa, la prensa del corazón, no es necesario, la gente me conoce a través de mi obra.

—Usted la nombra mucho a Manuela, si ella se quiere ocultar, usted la expone en su discurso.

—Manuela es, te soy confidente, el amor de mi vida y es la mujer de mis canciones de amor. A ella le da cierto rubor hablar de estas cosas. Pero para mi es inevitable hablar de una persona que ha sido inspiración de mi días y mi amor. Si las canciones de amor no fueran para Manuela y fueran, por ejemplo, para la vecina, eso hablaría muy mal de su marido.

—¿Fue cambiando la temática de las canciones románticas?

—Lo que cambia son los temas sobre los que canto. La sociedad evoluciona de una manera y yo evoluciono con ella. Hay temas que antes no me interesaban tanto, y ahora, por ejemplo los sociales, me interesan mucho. Musicalmente me siento bastante limitado porque fui un autodidacta, no tengo una gran riqueza armónica, de arreglos, de acordes. Eso hace que mi música marque una línea muy clara. Pero hay temas que me han interesado siempre y los he cantado. Y por eso lo sigo haciendo: son las canciones de amor y desamor que son las que casi siempre han quedado en la memoria de la gente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario