Escenario

Jodie Foster: "No me interesa la meta abstracta de ser exitosa"

La actriz habló sobre su nueva película como protagonista, "Hotel Artemis", y explicó por qué nunca quiso dirigir un filme comercial.

Domingo 10 de Junio de 2018

El cineasta Drew Pearce no había ni siquiera enviado el guión de su thriller futurista sobre un hospital para criminales, titulado "Hotel Artemis", cuando Jodie Foster lo llamó a pedirle que la incluyera en el proyecto. Es algo que Foster ha hecho muchas veces: una estrategia para conseguir los mejores papeles. La actriz de 55 años dice que trata de leer todo lo que se escriba para cierto rango de edad, independientemente de si es para hombres o mujeres. Así fue como se convirtió en la primera persona a bordo de "Hotel Artemis", en la que da vida a una enfermera septuagenaria al frente de un hospital para tipos malos en Los Angeles en un futuro cercano, cuando la ciudad ha sido azotada por disturbios. La película, que se estrenó el viernes en Estados Unidos, también cuenta con las actuaciones de Dave Bautista, Sterling K. Brown, Jeff Goldblum, Sofia Boutella, Jenny Slate y Charlie Day. Foster conversó con la agencia The Associated Press sobre la experiencia de este filme, dirigir en Hollywood y el estigma del fracaso.

—No se ha puesto frente a las cámaras muy a menudo recientemente. ¿Qué le atrajo de este filme más allá del rango de edad?

—Simplemente me encantó la idea. Estuve buscando por un tiempo, realmente determinada a conseguir algo que se sintiera como una total transformación. El guión de la película me atrapó.

—Es bastante inusual ver a una mujer de su edad protagonizando una película de acción.

—Pienso que es maravilloso. Quiero decir, ¿por qué no? Y es gracioso porque, no estoy segura de que me llamaría una heroína de acción, pero sí hice muchas películas cargadas de acción y quizás no fui alguacil o policía, pero era la chica que cargaba a su hija a un lugar seguro con la explosión al fondo, así que es divertido verme habitar una película como esa pero en una capacidad diferente. Cuando la gente mira atrás y resume mi carrera dice: "Bueno, interpretaste a una mujer fuerte en esta película y a una mujer fuerte en esa película. ¿Cómo lograste hacer eso?", me pongo como "Eh, yo lo sé? Vi el guión y me atrajo porque es la persona que me fascinaría, es la persona que me interesaría". Nunca me he interesado en la chica que lleva las joyas muy bien o en la esposa de la persona interesante. Yo quería ser el personaje central.

—¿Tiene algún próximo proyecto como directora?

—No. Estoy feliz estando simplemente abierta a lo que venga y sienta que me apasiona, y nunca sé a dónde eso me lleva. Hay una parte de mí que está realmente aterrada porque soy una buena alumna y es como que ¿a qué universidad voy ahora? Pero creo que es realmente bueno para mí ser humilde y decir, quizás, voy a actuar en un iPhone. ¿Por qué tengo que seguir demostrándole a todo el mundo una y otra vez algo qué hice hace 25 años? Creo que "The Beaver", por ejemplo, es mi mejor película y sé que no es para todo el mundo, pero sí creo que la gente en retrospectiva la verá y finalmente dirá: "Oh, ya veo, es mejor que...". Hubo mucho bagaje en ese filme. Siento que la película realmente trata de decir algo importante. La verdad sobre dirigir es que realmente no me importa porque pude hacer una película que me encanta. Y eso es un placer tan grande de por sí, de veras es la mayor recompensa. No me ofendo por cómo la gente la reciba; he aprendido a encogerme de hombros y decir "lamento que no te haya gustado", pero hice lo mejor que pude. Con la actuación es más difícil porque una no está a cargo.

—¿Le han pedido alguna vez que dirija una gran película comercial?

—Sí, y he dicho que no. Y no porque yo sea tan maravillosa, sino porque tenía una idea distinta de lo que quería que fuera mi carrera como directora. Simplemente tenía un camino que seguir. No estoy tan interesada en la meta abstracta de ser exitosa. No es popular decirlo, así que soy cuidadosa porque a veces las cosas son sacadas de contexto. Todo el mundo sabe que las mujeres no han tenido las mismas oportunidades que los hombres en términos de dirigir grandes franquicias cinematográficas. Cuando una mujer finalmente es capaz de dirigir una película y convertirse en directora después de todas las dificultades que tuvo que pasar, cuando finalmente pueden tener una carrera, es difícil para ellas decir "Ok, me venderé". Una dice: "No, esperá, he luchado toda mi vida para llegar aquí y quiero tener un sello distintivo. No quiero venderme de inmediato". Es interesante porque, y no creo que fuera un secreto con "Los juegos del hambre", pero ellos verdaderamente querían a una mujer directora. Fueron detrás de todo el mundo. Y la gente decía: "Eso no es lo que quiero hacer con mi vida". Fue como una evaluación interesante. No estoy en contra de las franquicias. "Aliens 2", por ejemplo, es fantástica. Hay una manera de hacerlas, pero tenés que superar todas las expectativas y una mujer no suele recibir — y eso es verdad también como actriz — segundas oportunidades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario