Escenario

Hoy sale a la venta el nuevo disco de Muse, la notable banda de rock británica

El líder del grupo inglés, Matt Bellamy, dijo que con "Drones" el grupo volvió a las raíces más rockeras. "Buscamos un sonido más intenso", dice el cantante y violero de Muse.

Martes 09 de Junio de 2015

"Tengo el gran presentimiento de que el siguiente álbum debería ser algo que huya de todo lo adicional con lo que hemos estado experimentando en los últimos dos discos, la electrónica, sinfónicas y trabajo orquestal, y todo ese tipo de cosas", dijo exactamente un año atrás Matt Bellamy, el cantante, violero y líder de Muse, sobre "Drones", disco que hoy sale a la venta. "Será muy bueno reconectarnos y recordarnos a nosotros mismos lo que somos en el origen", añadió. Ahora, Bellamy dice además que "Drones" es el mejor disco que realizó la banda de rock británica.

Desde que irrumpió en la escena musical, en 1999, Muse apuntaba para convertirse en una de las bandas de rock más importantes. Ahora con su séptimo disco bajo el brazo, el grupo inglés, conformado además de Bellamy, por Dominic Howard y Christopher Wolstenholme, el mundo entero sabe que lo han logrado.

"Drones" supone, según las primeras reseñas y las palabras de los propios músicos, un regreso a las raíces más ruidosas del trío, despojados de los teclados, los decorados electrónicos y el pulso sintético de sus últimas producciones. El nuevo disco no fue producido por el propio grupo, como sus dos álbumes anteriores, sino por Robert John "Mutt" Lange, la mano tras los clásicos mayores de AC/DC y Def Leppard. Una decisión que les ha permitido "no enredarse" demasiado con el apartado técnico y concentrarse en "tocar juntos y tomarse mayor tiempo para ser una banda y no productores", según Bellamy.

Altamente rockero. En una entrevista de los últimos días, Bellamy señaló que "en el anterior álbum («The 2nd Law») experimentamos mucho e hicimos muchas cosas que están fuera de nuestro género. Nos metimos en música electrónica. Ahora hemos pensado que sería bueno volver a un sonido más rock". Y añadió: "Puedo decirlo ahora: este álbum es nuestro mejor álbum. Hace bastante tiempo que no podía decir algo así pero este es nuestro mejor álbum".

En las nuevas canciones, Bellamy sigue con su fijación por la tecnología como vehículo alienante de la sociedad actual. Según comentó el propio cantante, la alusión a los drones simboliza la pérdida de privacidad e identidad, y el control del que hoy son víctimas gran parte de los ciudadanos, debido a instancias que van desde internet hasta el activismo religioso. Como parte de esa lectura, la banda no ha descartado hacer despegar varios drones durante sus próximos espectáculos. Una promesa que, de concretarse, podría observarse en su próxima venida a la Argentina, el 17 de octubre en Buenos Aires y dos noches después en el Orfeo de Córdoba. Rosario sólo será cruzada, seguramente, por el avión que traslade a los músicos británicos de una ciudad a la otra.

La banda concibió a "Drones" como una historia musical, una trama que hace una crítica social y política, que habla sobre la pérdida del amor, y que presenta un retrato de la condición humana.

¿Opera rock? Bellamy intentó resumir el disco en las últimas entrevistas, y confiesa que "Drones" bien podría funcionar como una película o una ópera rock. "Es una historia que va desde el primer tema del álbum, «Dead Inside», hasta «Aftermath» representando un ciclo donde la persona pierde fe en el amor y en sí mismo y está muerto por dentro. Luego comienza un viaje donde se vuelve muy vulnerable, influenciado por otra gente que lo manipula. Y a mitad de «The Handler» empieza a despertar. Luego, en «Revolt», se prepara para decirle a otra gente que despierten y tomen control de sí mismos. Y en «Aftermath» redescubre el amor. Es una narrativa que atraviesa este viaje oscuro de perderse y reencontrarse".

"Por eso no hemos usado cajas de ritmos y sí menos sintetizadores, menos instrumentos adicionales como orquesta y demás, y hemos querido crear así un acercamiento musical un poco más simplista", dijo también el cantante, y añadió: "Sentíamos que el último álbum, «The 2nd Law», había sido muy experimental, y ahora buscábamos un álbum de rock más intenso".

Cuando Muse comenzó a trabajar en las doce canciones que componen este nuevo álbum, empezaron trabajando "en una habitación juntos básicamente con una guitarra, un bajo y una batería", una rutina que desencadenó que muchas de las canciones suenen "más intensas" que sus anteriores trabajos.

A las raíces. "Creo que en este álbum hemos vuelto atrás y hemos disfrutado de la restricción de una banda de tres personas intentando tocar estas composiciones básicas más clásicas", agrega la voz y guitarra de Muse, haciendo referencia a los primeros pasos que dieron como banda, a finales de los años 90.

Además, para Matt Bellamy la mayor sorpresa que la gente puede encontrar en "Drones" es una canción al final del disco, "una pieza de coro" con una parte "a capella", que está más en el género de la música clásica renacentista. "No es para nada algo para hacer en la música rock, pop o contemporánea, está más bien lejos de lo que se puede entender por música moderna", concluye Bellamy.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS