Escenario

"Hoy en la TV hay que pensar y generar ideas, el golpe bajo ya te saca rating"

Fabián Doman debuta esta tarde como conductor y participante del reality que se ve por Canal 3. "Hay que usar la fama para algo", dijo.

Lunes 20 de Febrero de 2017

Convertido en un animal televisivo, Fabián Doman, que hoy arranca como conductor y participante de la séptima temporada de "Cuestión de peso", abandonó hace rato su rol unidimensional de periodista político para volcarse a una carrera mediática que lo tiene al frente de magazines, programas de entretenimiento y, ahora, un reality show. El periodista que tomó notoriedad a partir de su divorcio con Evelyn Von Brocke tomó un giro en su carrera profesional, que lo llevó a ser participante de la última edición de "Bailando por un sueño" y ahora va por más con un formato probado ya en la televisión argentina. En diálogo con Télam, asegura que los reality shows están cambiando y siguen siendo poderosos captores de audiencia, al tiempo que no niega que en este formato los participantes puedan sufrir en algún momento la presión de los productores. "El límite lo pone cada uno", dijo Doman.

   "Cuando empecé a conocer a los participantes y sus historias -expresa Doman- me di cuenta de que el desconocimiento sobre el sobrepeso de cinco, diez o quince kilos, la pancita cervecera o la mujer que no pudo bajar después del embarazo eran las entradas más frecuentes a la gran obesidad. Casi todos los participantes vienen porque quieren que los ayudemos a bajar y a mejorar su salud, no vienen para ser famosos, El peso, antes que una cuestión estética, es una cuestión de salud y lo bueno es que los participantes tienen eso clarísimo".

   —¿Creés que "Cuestión de peso" puede implicarte algún desafío a esta altura de tu carrera?

   —Es un desafío muy importante en lo profesional y personal porque me acerco a un mundo nuevo en el que puedo ayudar a un montón de gente. El año pasado, participé mucho y activamente en la lucha por prohibir la carrera de galgos, me sentí bien y me pasó lo mismo con 'Showmatch', que si bien me fui del programa, me ocupé personalmente de que se cumpliera el sueño. Desde lo profesional creo que los famosos tenemos que ayudar y tenemos que usar la fama para algo y en 'Cuestión...' puedo ayudar a un montón de personas que no saben qué hacer para bajar de peso a que se sientan contentas y acompañadas, a que sepan que tienen un camino para hacer y que no es imposible, pero que hay que hacerlo con profesionales que tienen el método.

   —¿En qué momento se encuentran los reality shows?

   —No soy especialista pero lo único que queda vigente es "Showmatch", igual los reality shows tienen que aggiornarse. Fue el nuevo gran formato de la televisión en el 2000, fueron revolucionarios para la televisión. En España los Gran Hermano son exitosísimos, pero en Argentina todo es más rápido. El formato empieza a tener un cambio, por ejemplo "Despedida de solteros" es un giro de "Gran Hermano" y "Cuestión..." en el fondo es un reality también. A mí me parece que es un formado que todavía no mostró ser superado por otro y que, salvo alguna ficción con una megaproducción, alcanza buenos niveles de rating. Funcionó con sus críticos y defensores, pero está siendo modernizado y mantiene la idea de bajar de peso con las idas y vueltas y conflictos e historias de vida. En el 2000 que un conductor concursara bajando de peso con los participantes era algo estrafalario y hoy pasa. Todos los conductores empezamos a involucrarnos, se acorta la distancia, y me parece que tiene que ver con estar metido y con que la gente se dé cuenta de que estás metido.

   —¿Por qué creés que pasa esto?

   —Porque probablemente la sociedad lo demanda. Creo en un producto en el que los productores estén involucrados en la conducción y los conductores estén involucrados en la producción. Tampoco creo que el rating minuto a minuto es tema del conductor, sí creo que el productor tiene que tenerlo y tomar decisiones de acuerdo a eso. A mí me gusta saber más del rating en bloques de cinco minutos pero el minuto a minuto lo debe llevar el productor y tomar decisiones en relación con eso, porque sabe cómo están los otros canales y otros factores.

   —¿Hay presión sobre los participantes detrás de cámara en los reality shows?

   —Yo renuncié a "ShowMatch" porque no bailo bien, no era por otra razón. Terminé muy amigo de Marcelo (Tinelli) y estuvimos a muy poco de hacer un programa juntos. No sé si hay mucha exigencia, cada participante es diferente. En el "Bailando" yo la pasé bárbaro pero otros la pasaron mal, en un reality el límite lo pone cada uno.

   —¿Qué lugar ocupa el golpe bajo en este nuevo esquema del rating y los reality shows?

   —El golpe bajo en televisión ya no rinde más, hoy te saca rating. Es un error decir que el golpe bajo da rating, es rating para hoy y hambre para mañana. Por suerte la audiencia te lo hace pagar, te castiga cuando lo hacés, y está bien que así sea. Los programas cada vez tienen menos golpes bajos, no es como hace quince años, y no te digo que sea mejor ni peor pero todos evolucionamos y la sociedad mira televisión. Hoy el recurso es trabajar, pensar, generar ideas, cosas, inventar, no hay misterio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario