Escenario

"Hotel transylvania 2", una familia disfuncional y prolífica

La secuela de la exitosa primera parte llega el jueves con nuevos personajes y un conflicto sobre la herencia de sangre vampírica. 

Domingo 20 de Septiembre de 2015

“Drácula puede ser un monstruo de fama mundial, pero en realidad es un hombre de familia”. Así definió el director Genndy Tartakovsky al legendario personaje al que ayudó a reinventar junto a monstruos clásicos, como Frankenstein, el Hombre Lobo, y mucho más en la exitosa comedia animada “Hotel Transylvania”. La película original de 2012 recaudó más de $350 millones en el mundo y todavía tiene el récord de todos los tiempos para un estreno en septiembre en Estados Unidos. El jueves próximo los intrigantes e ingeniosos personajes de Tartakovsky regresan con “Hotel Transylvania 2” con las voces originales de un elenco estelar para recrear en versión animada una historia inmortal, tanto como sus protagonistas.

   La película, una producción de Sony Enterteinment, arranca con los seres humanos y los monstruos intentando finalmente aprender a convivir. En la primera parte Jonahtan, un turista de aventura, terminara hospedándose en un tenebroso hotel y enamorándose de Mavis (Selena Gomez), nada menos que la hija de Drácula, según la escrita por Adam Sandler, que presta su voz a Drácula, y Robert Smigel, uno de los guionistas estrella de “Saturday Night Live” y coguionista de “No te metas con Zohan”, que interpretó Sandler. La dirección vuelve a estar en manos del director de origen ruso Genndy Tartakovsky.

   “Jonathan y Mavis se han casado, y ahora tienen un niño, Dennis. Y eso lleva a la gran pregunta en esta película: es Dennis un vampiro o es un ser humano. Mavis y Johnny (Andy Samberg) están dispuestos a aceptar a su hijo de la manera que el elija, sea lo que sea. Pero por supuesto, Drácula espera secretamente que Dennis sea un vampiro. Tiene miedo de que si Dennis es un ser humano, Mavis quiera educarlo fuera del mundo sin monstruos en lugar del hotel. Así Drac va a hacer cualquier cosa para tratar de estimular los colmillos de Dennis”, explicó el director.

   Así que el Hotel Transylvania está teniendo su enorme revolución ya que con la llegada de Jonathan el Transylvania relajó sus rígidos códigos de etiqueta y abrió sus puertas a los huéspedes humanos. Pero la llegada de Dennis hará que viejos ataúdes vuelvan a crujir. Así, mientras que Mavis está visitando a sus suegros humanos con Johnny, Drácula está decidido a guiar al niño en el cumplimiento de las tradiciones familiares. El plan es formar un equipo con por Murray, Wayne (Steve Buscemi) y Griffin (David Spade) y poner a Dennis en un entrenamiento intensivo sobre cómo ser un gran monstruo.

   Pero no cuentan con la inesperada aparición en la castillo del malhumorado y muy viejo Vlad, el padre de Drácula, un vampiro de la vieja escuela que abandona su tranquilo y penumbroso retiro para hacer una visita familiar al hotel. Cuando Vlad se entera de que su bisnieto no es un pura sangre -y sobre todo que los seres humanos son ahora bienvenidos en el Hotel Transylvania- las cosas se pueden poner bastante mal.

   Pero el conflicto de Vlad no se limita a la escalofriante noticia de que su nieto es mitad humano. “No sólo es un vampiro de la vieja escuela. Drac y su padre tienen una relación muy tumultuosa que ya lleva varios cientos de años, de confrontación todo el tiempo. Vlad está siempre juzgándolo y Drac está a la defensiva. Vlad es hilarantemente pesado, es duro, es implacable”, dice la productora Michelle Murdocca. “Vlad no le da un respiro a su hijo, y así es como podés entender por que Drac es como es”.

   Vlad es interpretado nada menos que por una leyenda de la comedia como es Mel Brooks, uno de los pocos EGOTs del mundo del espectáculo (llamado así por haber ganado un Emmy, un Grammy, un Oscar y un premio Tony). “Es uno de los fundamentos de la comedia, que ha estado ahí desde siempre y que forma mi sensibilidad cómica. Mel sigue siendo fuerte e ingenioso, así que estaba muy nervioso por tener que dirigirlo”.

   “Es increíble, y realmente no necesita ser dirigido”, afirmó Tartakovsky. “Pero recuerdo que en un momento dado, él quería oír cómo pensaba yo que debía decir una línea en particular. ¿Qué se puede decirle a Mel Brooks? Pero él quería que lo hiciera, así que lo hice. Le gustó y lo hizo de la manera que lo hice yo. Ese fue un momento increíble para mí y la verdad que nunca voy a olvidar esa experiencia”.

   Para Brooks, asumir el papel era casi un asunto de familia. “Veo un montón de cosas de Vlad, el padre de Drácula, en mí. Mis hijos se lo podrán decir mejor que yo. Para componerlo yo sólo tenía que recordar la forma en que mi abuelo, Schmuel, intentaba parar un taxi en Nueva York. Eso es Vlad, dice. “Tengo un montón de características suyas y sabía que podía hacer este papel a la perfección”. Otro personaje clave es Dennis, el hijo de Mavis y Johnny. Ese diseño pasó por varias transformaciones: el diseño inicial, que todo el mundo le encantó, mostró a Dennis con una melena salvaje similar al pelo rojo de su padre.

Además de los nuevos elementos del mundo de los monstruos, los personajes hacen su primer viaje prolongado al mundo de los humanos en “Hotel Transylvania 2”. “Vimos un poco del mundo de los humanos en la primera película -la ciudad de Transylvania , el Monster Festival”, recordó Kurinsky. “Pero no había demasiado de ese mundo en la primera entrega. En esta ocasión abrimos de par en par las posibilidades, vamos a Santa Cruz, California, donde Mavis va con su pareja a conocer a sus suegros. Esta fue una oportunidad para hacer algo que no habíamos visto en la primera película”.

   Tartakovsky aseguró que tanto él como el resto de su equipo no perdió de vista lo que hace tan especial “Hotel Transylvania”. “Nuestro objetivo siempre fue claro y es que tenemos que redefinir monstruos. Drácula, Frankenstein, el Hombre Invisible, la Momia... ¡Qué gran caja de sorpresas para hacer algo realmente animado, muy divertido, que no se tome demasiado en serio, y hacer una película realmente disparatada. De todas maneras -añadió- decidí hacer esta película porque sentía que todavía había una conexión con los personajes, que sería divertido volver a visitar ese mundo y pensar cómo habría evolucionado y cómo sería la próxima historia. Así que esa es nuestra meta: que sea tonta, irreverente, fresca y divertido, sin dejar de aferrarse a un poderoso núcleo emocional”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS