Escenario

Hollywood no está para fiestas: pérdidas millonarias, dudas y estrellas "canceladas"

Con los Globos de Oro que se entregan hoy arranca la temporada de premios, pero la meca del cine viene de un año de pesadilla

Domingo 28 de Febrero de 2021

Ni alfombra roja, ni fiestas, ni chistes. Hollywood no está para bollos. Y no es sólo por la pandemia del coronavirus que enlutó y viene jaqueando al mundo entero desde hace un año. El cierre de las salas de cine golpeó a la industria de una forma brutal, las pérdidas fueron millonarias, pero también es cierto que la industria venía sufriendo desde hace años, que la llegada de las plataformas de streaming sumó incertidumbre al negocio, y que la llamada “cultura de la cancelación”, una suerte de “caza de brujas” aggiornada a la virtualidad del siglo XXI, instaló un ambiente ominoso en la meca del cine.

Los Globos de Oro que se entregan esta noche, premios desde siempre cuestionados por los caprichos y los favoritismos de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, al menos contaban con una ventaja: su ceremonia era más descontracturada y entretenida que la tradicional entrega de los Oscar. Siempre fue una ceremonia con banquete, con champagne, con charla. Algunas estrellas subían al escenario con una copa demás y sus discursos se salían de los compromisos y los agradecimientos acartonados. Bien, eso no sucederá este año. Los nominados estarán en sus casas, quizás vestidos de gala, pero no mucho más.

Los títulos nominados, además, están lejos de ser una maravilla. En competencia no hay ninguna “La La Land”, ni “Había una vez en Hollywood”, ni “Tres anuncios por un crimen”, ni “El gran hotel Budapest” (por nombrar películas del último lustro). En cambio están “Mank” (bastante previsible homenaje de David Fincher al cine de los años 30), “El juicio de los 7 de Chicago” (una aceptable recreación histórica de Aaron Sorkin) y tal vez la mejor de todas, “Nomadland”, que todavía no se exhibió en Argentina.

Detrás de las ficciones y los premios, sin embargo, está lo que realmente cuenta: las cifras. Se calcula que en 2020 la industria del cine perdió unos 30.000 millones de dólares debido a las salas cerradas y la postergación de los rodajes. Por citar un ejemplo, “Sin tiempo para morir”, la última película de la saga de James Bond, que iba a estrenarse originalmente en abril de 2020, acumula pérdidas de más de 60 millones de dólares sólo en concepto de marketing ya realizado. Y lógico que nadie quiere estrenar un filme que costó 250 millones en salas con la capacidad reducida.

Como si esto fuera poco, en los vericuetos de la industria persisten muchas dudas. Calculadora en mano, los grandes estudios discuten y ensayan qué es lo que más conviene en un contexto tan cambiante. El gigante Warner causó tremendo revuelo cuando acordó con la plataforma HBO Max (propiedad de la misma compañía que el estudio) para estrenar por esa vía sus filmes de 2021 en simultáneo con las salas de cine. Ya hizo una prueba con “Mujer Maravilla 1984”, con resultados poco alentadores, pero por ese camino podrían seguir otras superproducciones como “Duna” o “Matrix 4”.

Duna - Trailer Oficial

Este futuro incierto no es lo único que empaña a Hollywood por estos días. La llamada “cultura de la cancelación”, según la cual todos son sospechosos hasta que se demuestre lo contrario, está en su apogeo. La policía de la corrección política que pulula en las redes sociales parece estar chequeando cada punto y coma en los textos de las estrellas o cualquier trabajador de la industria.

El último “cancelado”, en medio de un gran escándalo, ha sido Armie Hammer, el coprotagonista de la premiada “Llámame por tu nombre”. No hubo ninguna denuncia concreta contra el actor, pero se filtraron unos mensajes privados sobre drogas y estrafalarias fantasías sexuales y adiós: Hammer se quedó sin representante, sin trabajo y sin proyectos.

cancel.jpg
Armie Hammer quedó atrapado en un escándalo mediático.  

Armie Hammer quedó atrapado en un escándalo mediático.

En la última ceremonia de los Globos de Oro, el británico Ricky Gervais se salió del libreto y se despachó con chistes sobre Michael Jackson y la película “Los dos Papas”. ¿El resultado? Este año no lo convocaron y es probable que no lo hagan nunca más. Esta noche seguramente todas las estrellas tendrán sus palabras ensayadas y chequedas. Porque este es el presente de Hollywood, y tiene forma de miedo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario