Escenario

Hipertrofia pasional

Sábado 12 de Enero de 2008

¿Qué tienen en común Pedro Almodóvar, Quentin Tarantino y François Ozon? El español primero sorprendió con historias coloridas y estridentes. Y algún rasguño de locura todavía se puede ver en sus dramas más desatados. A la moderación de su estética estridente le sumó un oído sensible. Descontextualizadas, las bandas sonoras de sus películas pueden gustar o no. Luz Casal interviene con su versión de “Piensa en mí” en “Tacones lejanos”, pero tal vez no muchos recuerden el resto del disco “A contraluz”. Una generación sumó a Chavela Vargas entre sus gustos musicales. En algunas de las letras que interpreta Vargas es capaz de lanzar maldiciones que de tan arrebatadas resultan cómicas. Pero sus versiones de “Somos” o “Luz de luna” le calzaron como un guante a algunos personajes del manchego. Cuando Tarantino lanzó su éxito más comercial incluyó en la banda de sonido algunos viejos éxitos de los años 50 y 60. A su manera, el director de “Tiempos violentos” también le pasó el plumero a clásicos populares de su país. Tan populares que hasta “Tomy y Daly”, el programa preferido de “Los Simpsons”, le rinde tributo en una de los cortos en el cual, por única vez, el gato y el ratón se ponen de acuerdo sólo para decapitar a Tarantino, que pontifica contra la violencia en los dibujos animados. El francés François Ozon utilizó el mismo recurso en “5x2” para aligerar el clima viciado de una pareja. Echa mano con descaro y buen humor a baladas como “Una lacrima sul viso” y “Ho capito che ti amo”. Almodóvar, como Tarantino y Ozon, recurrió en algún momento a productos hipertrofiados de dramatismo por donde se los mire. Y nunca tuvo miedo a que lo acusaran de no ser cool.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario