Escenario

Hermeto Pascoal, el brasileño más inclasificable

El singular músico celebra una década junto a Aline Morena. En su show de mañana en El Círculo repasarán sus dos discos a dúo.

Jueves 13 de Junio de 2013

Hermeto Pascoal y Aline Morena festejan diez años juntos con una gira que los traerá mañana a Rosario para presentarse a las 21 en el teatro El Círculo.

"En estos diez años hubo una riqueza mayor en la variedad de timbres porque además de cantar, Aline toca varios instrumentos. Y en el lado personal ella es muy linda; nos llevamos súper bien y nos divertimos mucho. Lo van a notar en el show", adelantó el multiinstrumentista brasileño a Escenario.

Pascoal es un músico fuera de lo común. Inclasificable. "Es el músico más impresionante del mundo. Si reencarnace en otra vida quisiera ser Hermeto Pascoal", dijo nada más y nada menos que Miles Davis. Y Astor Piazzolla también lo admiraba: "Cada pueblo del Brasil debería tener un monumento de Hermeto Pascoal", afirmó una vez.

Para celebrar la década compartida, Hermeto y Aline, maestro y discípula, además de compañeros de vida, traen un espectáculo que recorre parte de sus dos discos a dúo "Chimarrô com rapadura" y "Bodas de Latô".

—Es cierto que cada show suyo cambia respecto al anterior, pero, ¿qué podría contarnos del recital que trae esta vez a Rosario?

—No lo sabemos aún. Decidimos una hora antes las músicas que vamos a tocar. No hacemos nunca un show igual a otro. Y en esta gira que hacemos por Argentina, será igual. Improvisaremos, nos divertiremos con el público rosarino y será seguramente un show inolvidable como todos los que hemos realizado en ésa ciudad, bellísima por cierto.

—¿Tiene algún recuerdo en especial de Rosario?

—El público de Rosario siempre fue genial. Recordamos con Aline que una vez entró un perro a la sala y se quedó cantando junto a nosotros, al ritmo de la flauta. Fue un hecho muy hermoso. De todas formas, le cuento que converso y toco con todos los animales, incluso con los que todavía no conocí.

—Para alguien que no conoce su música, ¿qué le diría para convencerlo de ir a ver su show?

—La persona que está leyendo esta entrevista es libre para decidir. No hay que convencerlo. Nosotros hacemos una música que la hemos llamado universal. No tenemos una banana para ofertar, sino una ensalada de frutas completa (risas). Lo que hacemos en este concierto se llama música universal, que es una mezcla de culturas. Así como el mundo ha sido colonizado y mezclado, así también lo fue la música, que es el único ser vivo que puede estar en todas partes al mismo tiempo, unísona. El show que daremos en El Círculo será una fiesta. Todos, músicos y público, participaremos como grupo, porque en música nada es individual. Yo logré que mi música sea universal porque abarca todas las corrientes y todos los estilos. Un día todas las religiones se van a juntar y vamos a ver que hay un solo dios que nos rige; eso va a suceder en un futuro lejano, pero la música ya está haciendo que algo de eso pase, sólo por el placer que genera.

—Si le pidieran componer la música del Mundial de Fútbol que se hará en Brasil el año próximo, ¿cómo sería esa música?

—No lo sé. De la única forma que podría responderle esta pregunta sería poniéndome a componer la música para el mundial. Sólo allí sabría como sería. La esencia fundamental de la música es la energía, que forma una comunicación trascendental, que forma el alimento para el alma. Recién a la hora de ponerme a componer y sentir esa energía, podría saber qué comunicaría, qué saldría de mí en ese momento.

—¿Cuál es el músico argentino que más le impresionó en su vida?

—Astor Piazzolla, sin dudas. También me gusta mucho la banda Hermética, de la Plata. Y Liliana Herrero, Oscar Feldman y Dino Saluzzi.

—¿Y qué músico brasileño lo sorprende?

—Es muy difícil que algo me sorprenda, sinceramente. Pero puedo contarle de algunos músicos que me parecen buenísimos y me encantan: Guinga, Itibere Zwarg, Andre Marques y varios más.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario