Escenario

"Hay un público para todo, siempre que puedas conectar con la gente"

Diego El Cigala presenta hoy en City Center su nuevo trabajo "Indestructible". Y cuenta qué lo sedujo para grabar un disco de salsa

Viernes 09 de Marzo de 2018

El flamenco le marca el pulso a Diego El Cigala. Pero a este intérprete madrileño no hay patrón rítmico que lo ate a una estructura. "Mi curiosidad por la música hace que siga escuchando nuevas cosas", le dijo a Escenario. Y su obra lo demuestra cada día más. Porque si sorprendió con "Cigala & Tango", en un guiño a la música del 2 x 4 y aún más con "Romance de la luna tucumana", donde coqueteó con el folclore argentino, en "Indestructible" va por todo, porque se le anima a la salsa.

Acompañado por La Cali Big Band, El Cigala toca hoy, a las 21, en el Centro de Convenciones del City Center (bulevar Oroño y avenida Circunvalación). Pero antes habló con este diario sobre el romanticismo en la música, la belleza de la obra de Mercedes Sosa y hasta su deseo de cantar algún tango junto al experimentado "Guillermito" Fernández.

—¿Después de tu incursión por el tango, qué te motivó para interpretar un repertorio de salsa?

—Mi curiosidad por la música me hace que siga escuchando nuevas cosas. La salsa es un género que llevo muchos años escuchando y casualmente o no ha coincidido con mi mudanza al Caribe. Tenía la idea de hacer un disco con una big band hace mucho tiempo y ahora se alinearon unos cuantos factores. Le conté el proyecto a Afo Verde de Sony Music y le encantó, así que nos pusimos a trabajar en ello.

—Al escuchar tu disco es inevitable evocar la impronta de Rubén Blades, aunque quizá sin su tono más ideológico. ¿Es un compositor que te influenció en este trabajo o hubo otros referentes del género que te inspiraron más?

Por supuesto que Blades me influenció, fue uno de los referentes, yo le admiro desde hace muchos años, incluso estuvimos a punto de grabar un par de temas suyos. Por ejemplo "Juan Pachanga" y "Prohibido olvidar" son temas que aún tengo en la cabeza.

—El romanticismo es clave en tu discografía. ¿Más allá del género que interpretes apuntás a que casi todas tus canciones tengan un perfil romántico?

—Casi toda la música habla de amor, amor romántico, amor fraternal, amor a Dios, amor a una idea, la música es sentimiento. Yo creo que todo el mundo nos sentimos identificados con algunas de esas letras y eso hace que la música te llegue porque es algo que todos hemos vivido en nuestras carnes.

—¿Hay que cantar con cierto compromiso social y/o político o creés que hay que privilegiar la belleza de la canción y dejar el mensaje más relegado?

—No creo que haya que hacer las cosas de una manera, cada artista, cada músico tiene que hacerlo de la manera que sea suya. Esto no es algo cuadriculado que haya una manera de hacer o que haya un libro de reglas y normas. Hay grandes artistas que han puesto el mensaje por encima de todo y otros, igual de grandes, lo han hecho más centrados en la estética. Además ¿por qué elegir? Mira el caso de "Canción para un niño en la calle", de Mercedes Sosa. No creo que nadie pueda decir allí que se ha relegado el mensaje o la belleza.

—La industria discográfica pide cada vez más músicas comerciales y de digestión rápida ¿Se te hace difícil mantener tu propuesta ante tanta presencia y demanda de canciones ligeras?

—Gracias a Dios yo no tengo problemas para ejecutar mis proyectos, es una cuestión de circuitos. Hay ciertas estaciones de radio de masas que nunca van a poner mi música, pero eso está bien porque hay gente que no escucha esas cadenas de radio. Hay un público para todo, siempre que puedas conectar con la gente. Estaría bien que haya más apoyo desde las instituciones e industria, sobre todo para artistas nuevos de géneros menos comerciales.

—¿Cuál es tu próximo proyecto?

—Ni siquiera he terminado la gira, aún no lo tengo seguro, pero llevo más de 10 años hablando de hacer un disco a México y puede que sea el momento. Tengo una conexión fuerte con su música, fue el primer país al que viajé como solista fuera de España y al que más años llevo yendo.

—¿Con qué otro artista te gustaría formar un dueto al estilo Bebo y Cigala?

—Hay muchos artistas a los que admiro con quien me gustaría colaborar, Luis Miguel sin duda está entre los primeros de mi lista, espero poder encontrarme con él algún día. Su voz ha marcado y acompañado a una generación, tiene talento para regalar.

—¿Cuál fue la clave artística que tuvo el dúo de Bebo y Cigala?

—Esto creo que deberían comentarlo los expertos, yo sólo sé que la gente conectó con lo que nosotros habíamos hecho, como un proyecto para nosotros con mucha verdad, cariño y autenticidad.

—¿Con qué músico argentino desearías compartir un disco o simplemente un escenario?

—Andrés Calamaro y Adriana Varela son mis dos artistas argentinos de cabecera, pero ya hemos colaborado en varias ocasiones. Que no haya cantando aún te diría Guillermo Fernández.

—¿Se puede afirmar que Diego El Cigala es indestructible o hay algún género al que no te le atreverías y que no te sentirías cómodo o capacitado para poder abordarlo?

—Indestructible es la salsa, la música y el arte, no yo. Soy consciente de mi vulnerabilidad y hay muchos géneros que no me llaman la atención, que no veo afines a mí y nunca haría, hay muchos otros que sí. Necesitaría tres vidas para abarcar todo lo que quiero, pero bueno, hago lo que puedo (risas).

Ahora, la salsa. El artista español de ìmpronta flamenca mutó a otro género, tras interpretar tango y folclore.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});