Escenario

"Hay que aprender a jugar en equipo"

El actor Gabriel Goity regresa a Rosario con "Sin filtro", una obra que indaga en la importancia de la verdad. Sube a escena el próximo viernes en Fundación Astengo.

Domingo 28 de Abril de 2019

¿Acaso lo que pensamos y lo que decimos son necesariamente lo mismo? Es el interrogante que plantea "Sin filtro", la obra del francés Florian Zeller, que en su versión argentina es protagonizada por Gabriel "el Puma" Goity y Carola Reyna y dirigida por Marcos Carnevale. Tras arrasar con dos funciones en Rosario, la obra regresa a la ciudad el próximo viernes, a las 21, en el Auditorio Fundación Astengo (Mitre 754).

"No vale la pena decir todo lo que uno siente en una pareja porque el otro tiene sus debilidades y puede empeorar. Hay que pensar lo mejor para el equipo. Porque hay mucho tribunero, mucho vende humo, y el equipo se queda pagando. Tenemos que aprender a jugar en equipo", destacó Goity en diálogo con Escenario.

Reyna y Goity componen a un matrimonio que invita a cenar a un amigo de toda la vida - recientemente divorciado, él, quien llega acompañado por su flamante conquista, una hermosa mujer varias décadas menor. Dos parejas que por momentos dicen todo lo que piensan y por momentos piensan todo lo que no dicen; ante la atenta escucha y mirada del público que, gracias a la magia del teatro, lo sabrá todo. Pronto, la noche se transformará en un juego de mentiras piadosas, verdades maquilladas, enredos y descubrimientos inesperados.

Antes del regreso, Goity contó los detalles de esta pieza audaz e inteligente que invita a la reflexión.

—¿Qué te atrajo de esta historia?

—Me enteré de la obra porque la iba a hacer Oscar Martínez. Como somos amigos, me contó de qué se trataba y le dije "qué hijo de puta, qué suerte que tiene de hacer esta obra". Por suerte, a Oscar le salieron muchos proyectos de cine en el exterior y no pudo hacerla. Me convocaron y dije que ya conocía la obra. La envidié tanto que la logré (risas). Así que le dije que sí de inmediato, sentí un entusiasmo enorme por la obra y por compartir con un elenco maravilloso con Carola, Muni y Carlos.

—¿Cómo es tu personaje?

—Daniel me enseña muchísimo. Es un hombre que busca salvar el vínculo más allá de sus propias sensaciones e impulsos. Hoy en día, que se vive tanto el yo, con nuestras supuestas verdades, nos olvidamos que hay que pensar en equipo. Mi personaje ama a su mujer, tiene una relación hermosa. Y viene su amigo más íntimo, recién divorciado, con una mujer hermosa, y esto mueve los cimientos y provoca contradicciones, poniendo a prueba cuestiones que tienen que ver con el amor, los vínculos y el paso del tiempo.

—Hay una complicidad con el público ya que los actores le cuentan al público todo lo que piensan...

—Sí, eso es lo que me generó el gran atractivo de esta obra. Zeller es un autor muy prolífico, hizo "El padre" también. Me costó bastante manejar estos dos niveles, de lograr la complicidad con el público con mi pensamiento y decir lo que le pasa al personaje en esa situación. Lo hemos logrado gracias a Marcos Carnevale. Eso genera la hilaridad de una gran comedia.

EM_DASH¿Cómo sos en tu vida real?

—Soy bastante sin filtro, pero no me siento orgulloso de eso. Y más en estas épocas que corren. Creo que no hay que quedarnos en nuestras supuestas posturas, sino buscar un pensamiento vincular. No encerrarnos en nosotros mismos.

—¿Qué pasaría si nos dijéramos todo en la cara?

—No creo que eso sirva, sobre todo en la pareja. No vale la pena decir todo lo que uno siente en una pareja porque el otro tiene sus debilidades y puede empeorar. Hay que buscar un discurso vincular con respeto. Y no tiene nada que ver la hipocresía con no decir todo. Pensando futbolísticamente, ya que en Rosario el fútbol es una religión, hay que pensar lo mejor para el equipo. Porque hay mucho tribunero, mucho vende humo, mucho que hace jueguito, pero el equipo se queda pagando. "La gente te aplaudirá a vos, pero el equipo se va a la C". Tenemos que aprender a jugar en equipo y sacrificar las supuestas razones, porque si hemos pregonado esto durante tanto tiempo, no da resultados.

—Lo importante no es tener razón sino estar en paz...

—Sí, durante muchos años fui de la otra escuela. Decía, "es lo que yo siento, lo que yo siento". Bueno, "sentilo y quedate solo como un perro". Dicen "soy así" y después se quejan que se quedan solos. Si te duele es porque tanta razón no tenías.

—¿Sos una persona que se labura a sí misma?

—Sí, claro, es una tarea diaria. Estoy atento, sobre todo porque tengo hijos y creo en el ejemplo como la única forma de educarlos. Soy un idealista y trato de mostrar con el ejemplo, sin ser un héroe ni mucho menos, quiero que ellos vean que hay que laburar, esforzarse, tener humildad, reconocer cuando las cosas no salen y sentirse orgulloso de uno mismo. He hecho todo tipo de terapia, no me conformo.

—¿Hiciste rituales de ayahuasca o alguna terapia poco convencional?

—No, para nada. Hago terapia de diván. Pero mi psicólogo de convencional no tiene nada. Me gusta ir a las estructuras y de ahí, si querés rompemos algo. Con todo respeto a la gente que lo hace, yo no lo haría, porque creo que meterme con un chamán, si nunca en tu vida leíste nada sobre chamanismo, tiene más que ver con el esnobismo que con un trabajo interno. Como en el teatro: primero hacé naturalismo, y después hacé absurdo. Creo que hay que respetar a las ciencias y a la gente que ha estudiado, y que tiene empíricamente un camino.

—¿Qué proyectos tenés para este año además de la gira con "Sin filtro"?

—Estoy en conversaciones para hacer una serie con HBO y Polka, empezaríamos a filmarla en junio. Es una serie muy dura que trata sobre la policía de 1996, donde interpreto a un personaje muy oscuro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});