Escenario

"Hay canciones irremplazables porque son representativas de la emoción"

Juan Carlos Baglietto presenta mañana con Lito Vitale el disco "Canciones inoxidables" en el Astengo. Amistad sin grieta y el respeto por la palabra.

Viernes 04 de Octubre de 2019

Baglietto atiende el llamado de Escenario y amablemente pide disculpas: "Estoy manejando por la Panamericana, voy hablando con el sistema manos libres, pero si me das 15 minutos llego y charlamos más tranquilos". Más allá de las lógicas cuestiones de la seguridad vial, la idea es cuidar la palabra y Baglietto lo sabe. Del mismo modo que la cuida en "Canciones inoxidables", donde cada tema tiene una razón y un sentido porque "qué más hacer en esta tierra incendiada sino cantar".

Junto a su compañero de escenarios, tecladista impar y amigo de la vida Lito Vitale, Juan Carlos Baglietto presenta mañana, a las 21.30, el nuevo material del dúo en el Auditorio Fundación Astengo (Mitre 754). "Canciones inoxidables" está integrado por un arco sonoro y estético sensible que va desde perlitas del rock argentino como "Par mil" y "D.L.G." hasta clásicos del tango como "Cambalache" y "Gricel" y, claro, como la Trova siempre está, no podían faltar "El témpano" y "Dios y el diablo en el taller", de Abonizio, sin olvidar "Junio" y "Canto versos", de Fandermole.

Ya en tierra firme, Baglietto cuenta cuáles son las canciones inoxidables propias, más allá del título del CD, que salió de manera independiente, que no está en las disquerías, pero sí en esa mesita infaltable a la salida de los shows. "Las canciones se vuelven inoxidables por distintos motivos, muchas veces tienen que ver con los efectos rememorativos que generan. Yo me acuerdo de "El rey lloró", de Los Gatos, porque la cantaba en la pileta de Rosario Central y me ponían amonestaciones porque la tocaba con el peine en la secundaria. Y eso la convierte en inoxidable. O de pronto porque lo vi a Serrat en vivo, o a Serú Girán y me voló la cabeza. O vi a La Máquina de hacer Pájaros y me pegó "Cómo mata el viento norte". Después está el efecto que producen esas canciones que son imperecederas y no sólo tienen que ver con uno sino con lo que generan en la gente", indicó.

Embed

"También hay canciones que tienen que ver con nuestro acervo cultural, que son inoxidables debido a que son irremplazables porque nacieron para durar, porque no están hechas con fecha de vencimiento o porque son representativas de la emoción, de la sensibilidad o de las necesidades de la gente en su conjunto. Todo esto es opinable, una inoxidable para mí es "Garúa" y quizá a vos no te significa nada, o hay una que significa mucho para vos y nada para mí, creo que hay tantos temas inoxidables como canciones y como personas". Para jugar un poco con la palabra del título del disco, Baglietto bromeó al citar: "Algunas de estas canciones inoxidables también nos acompañan a nosotros que también nos sentimos inoxidables. A ver, nos sentimos, moderadamente oxidados, digamos".

"Postales de este lado del mundo" fue el primer disco del dúo Baglietto-Vitale y tras unos cuantos materiales en la lista, la sociedad artística también parece inoxidable: "En esto de la música si no tocás con gente que no te llevás bien se nota, viste. Después puede haber diferentes intereses, gente que se junta porque da más guita, pero esto es un trabajo que para hacerlo lo tenés que hacer sin guardarte nada y con gente que quieras y que coincidas. Porque sería difícil tener coincidencias musicales con un tipo que no tenés coincidencia en lo personal. Uno es peronista y el otro es macrista, y es difícil. Podés, como hacen los Midachi, pero supongo que es todo un trabajo lo de zanjar las diferencias. Nosotros nos llevamos bien y hemos aprendido a potenciar las coincidencias que tenemos, que son la gran mayoría, y a tratar de pasar por alto las diferencias".

Cuando se le pregunta si prefieren identificarse con alguna posición política en tiempos de grieta, fue clarísimo: "Mirá, nosotros preferimos laburar. Independientemente de que tenemos nuestra visión de las cosas. Yo prefiero no ser apocalíptico, no digo excluirme porque la vida es política, pero elijo no engancharme con las miserias. Es más, prefiero hablar de Santa Fe que es un paño que a lo mejor conozco un poco más".

Y agregó:"Esto no significa que seamos apolíticos, tenemos nuestras coincidencias y también nuestras diferencias con Lito en lo político. Pero nosotros no compramos el paquete cerrado, el combo, porque los combos siempre tienen sus fisuras. La verdad es que prefiero no engancharme en esa grieta que lo único que conduce es ver quién la tiene más larga".

Con "D.L.G.", de Fito Páez, o los ya citados "Canto versos", ese de la "tierra incendiada", y "Junio", en memoria de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, Baglietto-Vitale ya sientan posición. Eso de cuidar la palabra que se citaba al principio de esta nota. "Ahí está lo que uno piensa de las cosas, no hace falta hacer ningún manifiesto", expresó Baglietto cuando se le nombraron estos temas.

Tras lo cual remató: "No me quiero meter en cuestiones que me exceden, pero tampoco tener un determinado oficio te habilita para hablar intempestivamente de cualquier cosa o imponer la verdad a huevo y entender que lo que vos pensás es lo único que sirve. Hay que ser un poco más humilde, y en eso estamos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario