Escenario

"Hay algo de la educación que invita a la frustración"

Joaquín Furriel habló de los detalles de la segunda temporada de la serie que protagoniza.

Domingo 09 de Junio de 2019

“Hay algo de la educación que te invita a la frustración. Yo me frustraba rápidamente y cuando descubrí la actuación todo se resignificó”, destaca Joaquín Furriel, protagonista de “El jardín de bronce”, la serie policial que presenta su segunda temporada hoy por HBO.

   Basada en la novela homónima de Gustavo Malajovich y coproducida por Pol-ka, la serie narraba la historia de Fabián Danubio (Furriel), un arquitecto que con la ayuda del investigador privado César Doberti (Luis Luque) buscaba de forma desesperada y durante una década pistas sobre su hija desaparecida a los 5 años. Tras conseguir reencontrarse con Moira (Maite Lanata), la vida está lejos de sonreírle: tiempo después siguen siendo dos desconocidos aprendiendo a convivir entre sí, con los traumas del pasado y con la dura verdad de que la adolescente no es en realidad su hija biológica.

   En esta segunda entrega, Fabián decide honrar a su fallecido amigo y maestro Doberti y ayudar a una mujer (Paola Barrientos) a buscar a su hijo desaparecido en circunstancias misteriosas, para lo que volverá a contar con la asistencia de la policía Blanco (Julieta Zylberberg).

   El actor que actualmente encabeza también “Hamlet” en el Teatro San Martín, dialogó con Escenario sobre el desafío de su rol de detective amateur y su felicidad por interpretar a Hamlet.   

 —¿Cómo sigue esta historia?

   —Algo que parece tan evidente, cuando se termina la primera temporada cambia. Lo que Fabián encontró es el inicio de muchas cosas. En esta segunda temporada vamos a ver un caso de Martín, un adolescente que desaparece y Fabián hereda ese caso, y poco a poco se va involucrando. Fabián perdió muchas ingenuidades y muestra su reconversión en una especie de detective amateur. Esta segunda parte es más policial, más vertiginoso. Filmamos en varias locaciones de Capital, como en el barrio de La Boca. Es muy especial lo que va a pasar con Moira y el caso en sí tiene unos mundos muy atractivos, pero también ese vínculo silencioso en ausencia entre Fabián y Doberti. La segunda temporada es de una gran transformación para Fabián, en relación a empezar a darse cuenta de que quizás puede descubrir pistas donde no las hay, y que su vida tan apagada, tan dolida, tan sufriente, tiene un sentido cuando empieza a tener una utilidad.

   —¿Por qué pensas que la historia pegó tanto sobre la temática universal de la desaparición de una hija?

   —Creo que tiene un aspecto muy argentino que atrae en los 70 países en los que se ve. Hay algo de la debilidad institucional que tenemos los argentinos que hace que Fabián se termine involucrando en cosas que no le corresponderían si el Estado hace lo que tiene que hacer. Y eso tiene cierto atractivo sobre cómo funciona una persona. Y Fabián funciona de manera muy creativa. Creo que el guión es muy sólido, los mundos sociales en los que el personaje ingresa se muestran crudos.

   —¿Es cierto que comenzaste teatro porque eras hiperquinético?

   —Así es. Tenía mucha creatividad para hacer lío, entonces me dijeron que haga algo artístico. En mi colegio había muchos talleres artísticos. Creo que ese es un gran déficit que tiene la educación ya que el arte y la creatividad parece algo secundario. Y en el mundo en el que vivimos, con la complejidad que hay, vendría mucho mejor saber ser más creativo, saber improvisar situaciones con alegría. Hay algo de la educación que te invita a la frustración. Yo me frustraba rápidamente y cuando descubrí la actuación todo se resignificó.

   —Desde que comenzaste la actuación a los 12 o 13 años, ¿qué te falta cumplir?

   —Después de interpretar a Hamlet en el teatro San Martín, todo lo demás es bonus track. Es el personaje más complejo, más grande y más deseado por un actor que se jacta de ser clásico. Siempre soñé hacerlo. Y este año, no sin pesar, porque me costaba mucho el día a día. Las funciones de miércoles a domingo se agotan. Con todo lo que está pasando estoy muy feliz.

   —¿Qué proyectos siguen?

   —Estoy en el cine con “El hijo”. Y cuando termine “Hamlet” me voy a a Holanda y a España a filmar una película.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});