familia

"Hacer música fue mi medicina, porque sentía que me faltaba el aire"

El cantante canalizó la ansiedad y la angustia que le causó la pandemia con canciones en las que colaboran figuras como Sting y Diego El Cigala.

Lunes 01 de Junio de 2020

El mundo se puso en pausa y por primera vez en su vida Ricky Martin llegó a sentir ansiedad. Desde su casa en Los Angeles, donde puso manos a la obra con su fundación para llevar equipos de protección y alimento a hospitales y personas necesitadas en Puerto Rico y otras regiones, seguía las noticias relacionadas con el coronavirus mientras trataba de disimular su angustia ante su familia para no preocuparlos de más.

"Yo nunca había sufrido de ansiedad, y yo me fui de casa cuando tenía 12 años (con el grupo Menudo), yo he visto cosas, yo he vivido, pero esto ya fue de otro nivel, esto es otro monstruo y para colmo invisible", dijo el cantante a The Associated Press en una entrevista vía Zoom.

"Desde los 12 años que estoy sobre un escenario, no concibo mi vida sin ello", añadió el boricua, quien reconoció que sintió las secuelas del encierro. En sus redes sociales expresó: "Me sentí paralizado. El duelo fue intenso. Estaba pasando por todas las fases: negación, ira, tristeza, aceptación, y luego regresaba a la negación en una hora. Las cosas iban a ser diferentes y no podía hacer nada para evitarlo", escribió. "A ello súmale la poca o mucha información, o más bien desinformación, que nos llegaba de parte de nuestros líderes. Estoy seguro que no fui el único que se sintió así en esos días. Necesitaba detenerlo todo y concentrarme en mí, en nosotros", se explayó.

Sin embargo, en un momento pudo hallar la salida. "Estuve dos semanas con el rostro impasible para que mi familia no se viera afectada, pero finalmente pude sacar el pescuezo y decir: «Eh, algo buenísimo tiene que salir de esto, ponte creativo». Y empecé a hacer música y fue mi medicina, honestamente, porque de verdad yo sentía que me faltaba el aire", reveló.

El resultado de su trabajo es "Pausa", un EP "de mucha introspección" que se lanzó el viernes pasado de sorpresa, con cuatro canciones nuevas que evocan una atmósfera romántica y por momentos de tristeza. El EP cuenta con colaboraciones de Sting (cantando en español), Carla Morrison, Diego El Cigala y Pedro Capó, e incluye los sencillos más recientes de Martin: "Cántalo", con Residente y Bad Bunny, y "Tiburones".

Se trata de la primera parte de un proyecto más grande al que seguirá "Play" (de ahí su hashtag en redes sociales como #PausaPlay). La idea inicial era lanzar todo un álbum en el que llevaba meses trabajando, pero Ricky sintió que los ritmos que tenía no eran los más apropiados para el momento. "Dije, «Sony, dividamos el disco en dos. Empecemos ahora un poquito más tranquilo y que venga la fiesta después»", contó. "Lo que estoy presentando, estas cuatro canciones, son cosillas que pasaron mágicas en la cuarentena, como llamar a Sting, como hablar con Carla Morrison", explicó.

Estas cuatro canciones son "Simple", con el famoso cantante británico; "Recuerdo", con la cantautora indie-pop mexicana; "Cae de una", con el puertorriqueño Capó, y "Quiéreme", con el cantaor gitano Diego El Cigala. Cada una lleva el estilo emblemático del invitado y lo entreteje con el de Martin, que aunque dice que se salió "un poquito" de su zona de confort —incluyendo una intro estilo flamenco— logra un sonido natural y orgánico.

Todos los temas se grabaron a distancia, con los artistas en Londres, París, Puerto Rico y República Dominicana, respectivamente; y el ingeniero de sonido Enrique Larreal en Nueva York. "Mi ingeniero pudo crear un sistema donde todos —mi productor en Miami, yo en Los Angeles— pudiésemos tener una experiencia audiovisual inmaculada, nítida. Yo puedo estar grabando y en mi laptop puedo ver literalmente el movimiento de consola que está haciendo mi ingeniero allá en Nueva York", contó Martin. "¿Qué hizo él? ¿Qué se inventó? Bueno, ya está recibiendo llamadas porque todo el mundo está bien curioso", agregó entre risas.

Cuarentena en familia

El artista ha pasado la cuarentena con su esposo Jwan Yosef, sus cuatro hijos y su madre, quien se encontraba en Los Angeles desde antes para cuidar de sus nietos unos días mientras su hijo estaba de gira. Aparte de su episodio con la ansiedad, dice que la están pasando bien en familia y que por fortuna tienen el espacio y, más importante, salud. "Hay mucha gente que está sola, hay mucha gente que está sufriendo. Todos estamos viviendo una incertidumbre que abruma, todos por igual. Está bien no sentirse bien, es normal, y hay que buscar ayuda", señaló.

El cantante y activista ha visto la pandemia como "algo más grande que nosotros que nos está diciendo «háganse a un ladito un segundito porque necesito sanar el planeta». Es obvio que el mensaje era que algo estamos haciendo mal", afirmó.

En su agenda todavía hay una gira para septiembre con Enrique Iglesias, que por el momento sigue en pie. "El otro día Keith Urban hizo un concierto en un autocine", dijo Martin entre risas sin descartar esa posibilidad. "Yo no quiero volver a lo normal, pero estoy seguro de que los estadios, las ciudades y los países van a tener sus reglas y nosotros las vamos a seguir. Por eso digo que lo más importante es: ¡Lávate las manos! Si vas a salir, ponte una máscara. Y también mantén la distancia", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario