Escenario

"Había una vez en Hollywood", todo tiempo pasado fue mejor

El próximo jueves se estrena en Argentina la nueva película de Quentin tarantino.

Domingo 18 de Agosto de 2019

Desde que se proyectó por primera vez en mayo pasado, en el Festival de Cannes, la nueva película de Quentin Tarantino, "Había una vez en Hollywood", estuvo en boca de todos. En Cannes recibió siete minutos de aplausos, en EEUU tuvo las mejores críticas y es un éxito en la taquilla, y el jueves próximo se estrena en Argentina en medio de mucha expectativa. Gran parte de su atractivo reside también en sus protagonistas, dos megaestrellas que por primera vez trabajan juntos: Brad Pitt y Leonardo DiCaprio. Los caballeros además están acompañados por Margot Robbie, la actriz revelación de los últimos años, que estuvo nominada al Oscar por su brillante trabajo en "Yo soy Tonya". Este combo, más el sello inconfundible de Tarantino, hacen que la película sea uno de los estrenos más importantes del año.

Dejando de lado su costado más revulsivo y provocador, el director de "Tiempos violentos" y "Kill Bill" ahora apuesta al homenaje y la nostalgia. Su nueva criatura es un tributo al Hollywood de fines de los años sesenta, con mucho cine dentro del cine y una mezcla de géneros que va desde el western hasta la comedia, pasando por el thriller y el musical.

Los protagonistas son Rick Dalton (DiCaprio), un actor de cierto renombre como malvado en series de TV y películas menores —una mezcla de Burt Reynolds y Clint Eastwood—, y Cliff Booth (Pitt), un héroe de guerra que es su doble de riesgo, asistente y amigo. El telón de fondo es la historia de Sharon Tate (Robbie), la joven actriz que fue asesinada el 9 de agosto de 1969 por el siniestro clan de Charles Manson, uno de los criminales más tristemente célebres del siglo XX.

La película es una visión muy personal del Los Angeles que Tarantino conoció en su infancia, un Hollywood donde aún no existían las barreras entre estrellas y espectadores, en el que estaban aterrizando una nueva camada de creadores (como Francis Ford Coppola, Arthur Penn y Mike Nichols), un paraíso de libertad que se derrumbó en gran parte con el salvaje asesinato de Sharon Tate.

Tarantino nació en 1963 en Tennessee, pero vive en la ciudad de los sueños desde que tenía tres años. "«Había una vez en Hollywood» es mi especie de «Roma» (la película de Alfonso Cuarón). Un momento descripto tal y como quedó en mi memoria", explicó el director. "Recuerdo la cadena KHJ en la radio, los paseos por Los Angeles en un Karmann Ghia contemplando desde el auto las marquesinas de los teatros, los anuncios fluorescentes y el paisaje de barrios como Cielo Drive, en los que vivían las estrellas de entonces", enumeró. Son lugares que alimentaron esta fábula en una persona que desde chico absorbe los detalles de todo lo que lo rodea. "Porque para mí los detalles son muy importantes", señaló.

El realizador centra su memoria en el "nuevo Hollywood" que nació a mediados de los 60, el Hollywood hippie, y en lo difícil que era adaptarse a los cambios ya vertiginosos de entonces. "Rick (DiCaprio) es un actor que pertenece a la camada de los años 50 y primeros 60, es como George Maharis o Ty Hardin, actores recios con jopos y bien peinados", explicó. "Pero lo que está de moda son los pelos desaliñados, los tipos andróginos, los Michael Douglas, Peter Fonda, Arlo Guthrie... Los hijos hippies de los famosos son las nuevas estrellas, encarnan un nuevo modelo de masculinidad que choca frontalmente con todo lo que Rick y su generación pensaba que tenía que encarnar un actor principal. Ellos se han quedado atrás", se explayó.

Los estandartes de ese Hollywood nuevo y hippie eran justamente el director Roman Polanski ("Repulsión", "El bebé de Rosemary") y su esposa, la bella actriz Sharon Tate. Tarantino ha investigado durante años sobre La Familia, la secta que lideraba Charles Manson y que asesinó a Tate, que tenía sólo 26 años y estaba embarazada de ocho meses. "Cómo Manson lograba atraer a esos jóvenes para someterlos (en su secta) parece algo incomprensible, porque cuanto más aprendés de él, cuanto más lo conocés, más oscuro se vuelve. La imposibilidad de entenderlo de verdad es lo que causa fascinación", aseguró el cineasta.

Por su parte, Brad Pitt añadió: "Cuando se produjeron los asesinatos de Manson, Estados Unidos vivía la época del amor libre, había nuevas ideas, el cine estaba cambiando. Y esos hechos, la trágica pérdida de Sharon y de otras personas, fue algo que lo cambió todo y aún hoy lo recordamos con horror. Ese momento trágico subrayó el lado oscuro de la naturaleza humana". Tarantino recordó: "La secta vivía en el rancho Spahn, en el que acompañaban a los turistas a dar paseos en caballo, conocían a los visitantes por su nombre de pila. Mi madre nunca me llevó, pero he fantaseado con aquel lugar realmente horripilante".

"Carta de amor". "Había una vez en Hollywood" está llena de referencias cinéfilas: hay citas a muchas películas y series de la época y también aparecen varios personajes del cine en la trama, desde Sharon Tate hasta su entonces esposo Roman Polanski, pasando por Steve McQueen y Bruce Lee. "Pocas personas tienen el conocimiento de Tarantino en cine, música y televisión. Es una base de datos viviente", dijo Leonardo DiCaprio. "El filme funciona como una carta de amor a esa industria y a quienes se quedaron fuera de ella a finales de los sesenta", señaló. El actor afirmó también que se siente muy cercano a su personaje por el ambiente en el que se ha criado: "Yo crecí en la industria del cine. Entiendo la posición que ocupa el personaje y su lucha contra el destino. Conozco a muchos amigos de la industria que no han logrado ser exitosos, y por eso yo estoy agradecido con mi inmensa suerte", subrayó.

Tarantino siempre contó con elencos de lujo para sus películas, pero su última creación es un festival de estrellas. Además de Brad Pitt, Leo DiCaprio y Margot Robbie, en los papeles secundarios aparecen Al Pacino, Kurt Russell, Dakota Fanning, Michael Madsen y Bruce Dern. Como curiosidad también se verán en la pantalla tres jóvenes actrices que portan madres famosas: Maya Hawke (hija de Uma Thurman), Margaret Qualley (Andie MacDowell) y Rumer Willis (Demi Moore).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario