Escenario

Gualeguaychú vibró con el Indio Solari y 170 mil fans en la mayor misa ricotera

La furia se desató en el hipódromo entrerriano entre el  barro y el frío cuando, pasadas las 22.30, Solari y Los Fundamentalistas del aire acondicionado, irrumpieron en el escenario con “Nike es la cultura”.

Domingo 13 de Abril de 2014

El Indio Solari, ex líder de Los Redonditos de Ricota, realizó anoche su primer concierto  del año ante una multitud en el hipódromo de la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, “invadida” por los fanáticos del artista.

Cálculos variables, pero cuyas estimaciones más conservadoras  lo ubican en 170 mil espectadores, poblaron la ciudad para escuchar  y bailar en el primer recital del año de Solari, que presentó su  reciente álbum solista, “Pajaritos, bravos muchachitos”.

La furia se desató en el hipódromo de Gualeguaychú entre el  barro y el frío cuando, pasadas las 22.30, Solari y su banda  denominada Los Fundamentalistas del aire acondicionado, irrumpieron  en el escenario con “Nike es la cultura” del álbum “El tesoro de  los inocentes”.

El cantante luego prosiguió con los temas de disco  “Pajaritos, bravos muchachitos”, mientras todavía parte del público  ingresaba al hipódromo y el sonido no estaba a la altura de la  envergadura del espectáculo.

El cantante, de 65 años, es acompañado por un elenco de  músicos que incluye a Gaspar Benegas y Baltasar Comotto en  guitarras, Marcelo Torres en bajo, Hernán Arramberri en batería,  Alejo von der Pahlen y Sergio Colombo en saxo, Ervin Stutz y Miguel  Angel Tallarita en trompeta y trombón y Pablo Sbaraglia en  teclados.

En sus diez años de carrera solista, el Indio registró “El  tesoro de los inocentes, de 2004; ”Porco Rex“, de 2007; y ”El  perfume de la tempestad“, de 2010, y cada una de sus presentaciones  es una fiesta multitudinaria como la de septiembre de 2013 que  congregó a más de 120.000 personas en Mendoza.

Tras la separación de Los Redondos, en 2001, Solari se  propuso continuar a su modo con las celebraciones de las misas  ricoteras, que nuclean a seguidores en distintas ciudades del  interior para recitales multitudinarios.El recital de esta noche es el hito mayor de esa secuencia. 

En cuanto a la seguridad, la organización del músico trajo 1.500 efectivos de seguridad privada y la Policía de Entre Ríos desplegó un número similar en toda la ciudad del sur entrerriano.

Para el final estuvo reservado el tradicional "Ji Ji Ji", que transformó al Hipódromo en el "pogo más grande del mundo". El extasis en el punto máximo. Para despedir y ser partícipe del show pago mas multitudinario de la historia de la música en Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario