Escenario

Goldfrapp se alejó del glamour y dio un giro campestre en su nuevo álbum

El dúo inglés de música pop editó "Seventh Tree", un CD sobrio y elegante

Sábado 05 de Abril de 2008

El giro campestre de Goldfrapp en su reciente "Seventh Tree" representa lo opuesto a todo el glamour de sus dos anteriores discos. Si "Supernature", de 2005, hizo pensar que el dúo inglés iba aproximándose cada vez más al pop electroclash, el nuevo disco es todo lo contrario. A la primera escucha, el álbum recién editado en Argentina no parece de ellos —a Alison Goldfrapp y Will Gregory— sino de una banda revelación de neo-folk. Sin embargo, aparecen los detalles minúsculos, la sobriedad compositiva y la elegancia vocal y con ello el sello de los británicos, que tiene que ver, sobre todo, con su exquisito gusto por el esquema pop.

   Alison está convencida de que el disco tiene un sonido nuevo. "Pensamos que este álbum estuvo creciendo durante bastante tiempo. Llegó el momento de hacer algo completamente diferente. Lo bueno es que mientras lo empezamos, seguíamos de gira; duró hasta septiembre de 2006. Así que cuando parábamos, íbamos al estudio y sólo nos gustaba escuchar la voz acompañada de, cómo mucho, un par de instrumentos. Era gratificante esa tranquilidad después de salir de los conciertos tan ruidosos. Nos gustó y decidimos seguir adelante".

  "Seventh Tree" fue grabado en un estudio casero en Bath, con músicos invitados, entre ellos una arpista. "Estuvo bien, nos pasamos una buena temporada preparándolo en plan unplugged, con la idea esa de desconectar y creo que lo conseguimos. Estamos contentos con el resultado; esa sensación de simplicidad, de estar encerrados en un cuarto preocupados solamente de hacer música al viejo modo y lo que ello transmite", señaló la cantante y añadió: "Necesitábamos músicos que nos acompañaran porque nosotros no sabemos tocar la guitarra, así que invitamos a un guitarrista; un día se sentó con nosotros junto a otra gente y tocaron. Sólo un poco, porque corríamos el peligro de que se convirtiera en una hoguera de campamento. Nosotros siempre habíamos hecho todo con una computadora".

   Goldfrapp también explicó a la prensa en la presentación europea del álbum que "las computadoras son fantásticas tal y como son, pero también son frustrantes; no los puedes tocar, son como chatarra", tras lo cual opinó que en "Supernature" la voz "sonaba más lejana, en cambio en este disco hemos querido impulsarla, ponerla en primer plano".

   Alison cree que "Seventh Tree" atraerá a un nuevo tipo de público. "Creo de todas formas que nuestros seguidores son buenos, que aunque nos hayan conocido con otro sonido en «Black Cherry» o «Supernature» también les gustará descubrir otro lado del grupo".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario