Escenario

"Germinal no se queda en el rezongo, él critica desde la ficción y el humor"

Por el sólo hecho de presidir una agrupación llamada Partido Alegría al Poder (Papo), este buen señor merece el mayor de los respetos. Pero, claro, si Germinal Terrakius se enterase que...

Viernes 09 de Diciembre de 2011

Por el sólo hecho de presidir una agrupación llamada Partido Alegría al Poder (Papo), este buen señor merece el mayor de los respetos. Pero, claro, si Germinal Terrakius se enterase que desde un medio de comunicación se le ofrece "el mayor de los respetos" y encima se lo denomina "buen señor", seguramente descerrajaría una de esas cataratas de insultos que sólo se oyen cuando en la canchita de barrio Tablada se cobra un penal a medio metro del área.

Con aspecto formal pero amigo de las informalidades, Germinal Terrakius celebra sus veinte años en escena. Su autor ideológico, el actor Miguel Franchi, afirma que las funciones que ofrecerá hoy y mañana, a las 22, en el teatro Caras y Caretas (Corrientes 1518) serán para darle "un poco de descanso" al personaje. "Es como el héroe de Miguel, en Germinal encontré un desahogo, él me fue ganando", dijo un nostálgico Franchi.

Germinal es la criatura de Franchi. Y así como en el escenario por momentos no se sabe cuándo es el director e intérprete rosarino y cuándo es el vecino que lidera el Papo, esa mixtura también se nota en el diálogo con Escenario. "A Germinal lo empecé a hacer en el 91 en Firmat, donde me fui a vivir dos años con mi familia y salía por una radio local. Yo trabajaba como docente hasta que en el 93, 94 me vine a Rosario y lo empecé a hacer en la radio TL", cuenta Franchi en referencia al programa "El club del coyote", que a la vez daría origen al "poderoso" Movimiento Coyotista. Sí, otro delirio de Terrakius.

Las consideraciones más sencillas y cotidianas toman un vuelo divertido en las palabras de Germinal Terrakius. Y adquieren una suerte de identificación para quien las escucha. Es que Germinal, convertido en un periodista que contaba al aire lo que pasaba a la vuelta de la esquina.

"El barrio me daba letra en forma permanente, y en radio era un entrenamiento, porque aludía a la realidad a través de ficciones. Después se armó algo que, a partir de los llamados de los oyentes, hizo que ellos arrancaran de la ficción para terminar aludiendo a la realidad", relató.

En una de sus crónicas imperdibles, él llegaba en bicicleta desde Saladillo e iba grabando todo lo que veía. Entonces podía relatar la temperatura ambiente, que se medía a partir de cuánto aguantaba la mano que sostenía el manubrio en pleno invierno. Y él lo cuenta así: "La mano izquierda va en el bolsillo, la mano derecha va en el manubrio. Ahí veía cuanto tiempo demoraba en cambiar de mano por el frío que hacía. Si la mano aguantaba tres cuadras, hacía mucho frío, ése era el rango".

Germinal también contaba las ofertas del verdulero de 27 de febrero y Buenos Aires, o se la agarraba con el repartidor de la chata naranja que estacionaba en la bicisenda frente al súper de Buenos Aires entre 27 de febrero y Ocampo, pregonaba que se necesitaba una calle entera para los ciclistas o argumentaba la importancia de que Rosario sea una ciudad de una sola calle. "Eso es un hit, porque proponía que si hubiese una ciudad con una sola calle en espiral se evitarían los choques, porque no habría esquinas", indicó.

Ante la duda, Franchi o Germinal, necesita decir algo que quiere que quede bien clarito: "Germinal no se quedaba en el rezongo, era una actitud crítica desde la ficción y desde el humor. Soy de los que piensan que el rezongo no termina en acción, la crítica sí; yo soy enemigo del rezongo".

Germinal cuenta una historia que pinta su más noble esencia ideológica y es la teoría de por qué no existen más wines en el fútbol: "Mi teoria se basa en Tablada, donde está la canchita, esa que se queda sin luz. La anécdota me la contó un oyente y yo la transformé en teoría. Es así, arco-ropa, unos pibes esperando para jugar atrás, ya las madres llamaron para tomar la leche, últimos minutos, hay poca luz, ya no se ve, al gol gana. Avanza el 9 de ellos, empieza a salir el arquero achicando el ángulo de tiro y es ahí cuando ve que los chicos que estaban atrás se empiezan a mover, pero que no estaban esperando para jugar sino que le estaban por afanar la ropa. Entonces qué hace ¿sale o no sale? Si se llevan la ropa no hay más palo y van a decir que fue adentro igual, y bueno, decide salir, ataja con las manos en el área y sigue la jugada. Después los corre, los alcanza y recupera la pilcha que le habían comprado sus padres proletarios. Yo digo que esto tiene que ver con el capitalismo salvaje, la lucha de pobres contra pobres y el neoliberalismo triunfante. Dije que con esta teoría iba a demostrar por qué no hay wines, y es porque los dos wines son los que más lejos están de la ropa, entonces por eso el futbol se tornó defensivo, todos quieren jugar cerca de la ropa, porque el capitalismo lo único que te propone por todo concepto es salvar la ropa". Un Germinal auténtico.

Buena compañía

Germinal Terrakius, que actualmente se oye por Radio Universidad en los micros de “Mejor mañana”, “El aire es gratis” y “Bárbaros”, ofrecerá dos funciones en Caras y Caretas donde revalidará su rol de periodista político y deportivo. Siempre junto a su compañero Orestes Ramón Muñante, en la función de hoy actuarán también Marionetas Los Arana, Manchi, Eleonora Gotán y Eddie Morales. Mañana lo hará junto a su hijo Julio Franchi, Alejo Castillo y Los Arana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario