Cuarentena

Gachy y Moyano: "Tuvimos que aprender a ser amos de casa"

Los actores, que llevan 36 años de casados, hablaron de la convivencia y los cambios en este tiempo de aislamiento obligatorio.

Domingo 10 de Mayo de 2020

Gachy Roldán y Roberto “Negro” Moyano son una de las parejas más queridas de Rosario. Están juntos desde hace 36 años, y han compartido la vida cotidiana y su pasión por la actuación. Hicieron teatro, cine, radio y televisión, y siempre brillaron en el humor, con distintas obras, unipersonales y muchas temporadas exitosas de teatro de revista. Este tiempo de aislamiento social obligatorio los encuentra como siempre, juntos, aunque admiten que en su hogar algunas cosas han cambiado: tuvieron que aprender a ser “amos de casa” y también a manejar las redes sociales, la única forma de comunicarse y compartir momentos con sus amigos, hijos y nietos. En charla con Escenario, los actores hablaron del valor de cuidarse y cuidar al otro, de encarar la situación con optimismo y de lo que extrañan de la vida “afuera”.

   —¿Dónde están pasando la cuarentena? ¿Les cuesta el encierro?

   Roldán: La cuarentena la pasamos en casa. Y la sobrellevamos bastante bien. A veces el ánimo está bien, a veces no, pero tratamos de divertirnos. Reconozco que es difícil estar encerrado. A nosotros nos cuesta no estar al aire libre. Por ahí se nos hace un poco pesado.

   —¿Tenían planes para estos meses que tuvieron que postergar?

   Moyano: Sí. Nuestros planes son compartir los fines de semana con amigos, ver a nuestros hijos y nietos, y algún proyecto de trabajo, y ahora con la cuarentena medio que se truncan un poco. Somos de tener muchos planes, somos muy organizados y organizativos, somos muy de programar cosas.

   —¿Cómo es la convivencia de pareja en la cuarentena? ¿Aumentan los conflictos? ¿Hay que armarse de paciencia?

   Roldán: La convivencia es buena, nosotros la pasamos bien juntos. Hay conflictos pero los normales, pavadas, nada muy terrible. Lo que sí me cuesta mucho es ser ama de casa. Nosotros trabajamos mucho y pasamos poco tiempo acá. Así que tuvimos que aprender a ser amos de casa. Tenemos una persona que nos ayuda, Graciela, que por supuesto ahora no está viniendo y está pasando la cuarentena en su casa. Así que te diría que para mí eso es lo más terrible de la cuarentena: lo difícil que es ser ama de casa, y el enorme trabajo que implica. Ahora veo lugares de mi casa que nunca pensé que había que limpiar (risas). Y ahora con la pandemia hay que limpiar mucho más profundo.

   —Ustedes tienen tres décadas de matrimonio. De todas maneras, ¿descubrieron algo del otro que no sabían estando tantas horas seguidas juntos?

   Moyano: Ya llevamos 36 años de casados, pero en la pareja te descubrís todos los días. Recién lo decía Gachy, que nos descubrimos como amos de casa. Pero lo hacemos con alegría. Ahora cocinamos juntos, cosa que antes no hacíamos, porque Gachy tiene su manera de cocinar y yo otra distinta, así que juntarnos y aunar criterios es una manera de conocerse para hacer algo rico y que nos ayude a pasar el tiempo. Nosotros nunca nos aburrimos, nunca, siempre encontramos algo interesante para hacer.

   —Ahora se hacen ciclos de teatro online, para que la gente tenga la posibilidad de seguir viendo teatro. ¿Qué opinan de esta alternativa?

   Roldán: Yo descubrí que no me gusta ver teatro por televisión. Nosotros necesitamos el espacio y la profundidad que te da el escenario. Ver teatro así en plano no va, se aleja mucho de lo que es la experiencia del teatro. Tal vez hay gente a la que le guste, pero yo no lo recomiendo para nada. El teatro en vivo es fundamental. Ya vamos a volver seguramente, le vamos a encontrar la vuelta. Al teatro le decretaron la muerte tantas veces y siempre sobrevivió. Esta vez va a pasar lo mismo.

   —¿Qué es lo que más extrañan de la vida que hacían antes del aislamiento?

   Roldán: Los amigos, la familia, nuestros nietos Maura y Gino, y los hijos, por supuesto. Nosotros somos muy amigueros, muy anfitriones, nos gusta recibir gente en casa. Cuando no estamos trabajando —porque muchos fines de semana trabajamos— siempre nos reunimos con amigos. Yo también extraño mucho el sol, pero no para broncearme, simplemente para estar al sol.

   —En este tiempo que llevamos de cuarentena, ¿aprendieron algo que les parezca valioso?

   Moyano: Sí, aprendimos a cuidarnos; aprendimos que tenemos un vecino que es grande, y cuando salgo a hacer las compras le toco el timbre para preguntarle si necesita algo; aprendimos a usar las redes para comunicarnos con nuestros amigos, mirar fotos, y charlar con nuestros hijos y nuestros nietos. Pero lo que más aprendimos es a cuidarnos y a cuidar al otro. Es muy loco ir al supermercado y que en la cola alguien te diga que estás muy cerca de otra persona. Creo que se aprendió el respeto al otro, y eso es algo para celebrar.

   —Algunos dicen que después de la cuarentena “vamos a salir mejores”. ¿Piensan lo mismo? ¿O son menos optimistas?

   Roldán: Deberíamos salir mejores, porque fue un aprendizaje groso, intenso y muy rápido. Si no aprendemos es como que no entendimos nada, y sería muy triste. Nosotros somos optimistas por naturaleza, así creo que va a haber costumbres y formas de hacer las cosas que van a cambiar para siempre y para mejor.

Lectura, series y muy pocos noticieros

Libros, series, películas y no engancharse tanto con las malas noticias. Esa es la receta que recomiendan Gachy Roldán y Roberto “Negro” Moyano para pasar mejor la cuarentena. “A mí me gusta mucho la novela histórica, sobre todo Florencia Bonelli”, dijo la actriz. “Y también me encanta Claudia Piñeiro. Ahora estoy leyendo «Catedrales», la última novela que editó”, agregó. La pareja devoró en un solo día la miniserie de Netflix “Poco ortodoxa” y también disfrutó de la película inglesa “Una dama sobre ruedas”.

   Dicen que ven pocos noticieros, y el argumento es entendible. “Llevamos 50 días encerrados, y si estás todo el tiempo mirando noticias te afecta un poquito el balde”, apuntó Moyano. “Escuchamos radio a la mañana, para estar enterados, pero después nada, porque estar sobreinformado te genera angustia”, acotó Gachy.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario