Escenario

“Fuimos gestados para el rock más que para el folclore”

Arbolito tiene raíces rockeras, tronco de folclore y ramas de fusión. Con 18 años en el lomo, la banda toca hoy, a las 22, en Distrito 7 (Ovidio Lagos 790)

Sábado 22 de Agosto de 2015

Arbolito tiene raíces rockeras, tronco de folclore y ramas de fusión. Y con esa alquimia Arbolito ya se hizo mayor de edad. Con 18 años en el lomo, la banda toca hoy, a las 22, en Distrito 7 (Ovidio Lagos 790). El show, que será precedido por el recital de Carlo Seminara, tendrá la función de despedir el DVD “Mil colores”, antes de entrar a estudios para componer “usina nueva”. Así lo confirmó Agustín Ronconi (flauta traversa, quena, charango, violín y guitarra), quien es una de las voces de la banda junto con Ezequiel Jusid. “Fuimos gestados para el rock más que para el folclore”, dijo Ronconi.

   —¿Desde el debut con “Mala reputación” hasta “Mil colores”, qué se mantiene y qué cambió en Arbolito tras 18 años de carrera?

   —Se mantiene la raíz musical de movernos entre el folclore y el rock, pasaron otros músicos como percusionistas, también se terminó de asentar Pedro (Borgobello) dentro de la banda y hace varios años que somos los mismos. Dentro de los cambios aprendimos muchas cosas, manejarnos como banda, desde la logística y lo humano. En lo musical, ya no hay que ensayar tanto para sacar adelante una idea, ya sabemos qué da resultados y qué no, así cuidamos más a la canción y no la vamos buscando por lugares raros, los primeros discos fueron más de exploración. Eso fue un gran aprendizaje, ver por dónde va un tema sin perder tiempo. También cambió el lugar de cada uno para poder dedicarle más tiempo, los primeros discos fueron en los huecos de nuestra rutina, pero ahora cada uno asumió su lugar.

   —¿Qué es lo más transgresor de Arbolito: la mixtura rítmica de rock y folclore o el mensaje social en defensa de los que menos tienen?

   —No sé si llamarlo transgresor, lo más inesperado como banda puede ser que no tenemos ningún prejuicio, sobre todo en lo musical. Bandas contestatarias ha habido y hay, sobre todo a fines de los 90, donde todos queríamos patear el tablero, pero desde el folclore bandas contestatarias no existían en ese momento. Desde el rock, que una banda invite a bailar chacarera en el medio del show es algo raro. Es difícil decir qué transmite la banda.

   —Para muchos la fusión de géneros es un híbrido. ¿Ustedes se sienten folcloristas que tocan rock o rockeros que supieron incorporar al folclore en sus canciones?

   —Un poco de las dos cosas, en la sangre, de alguna manera somos rockeros, nacimos en la ciudad escuchando rock como nuestra música propia. Cada uno tiene su historia personal de sus gustos e influencias y, en el folclore, si bien cada uno tenía su semillita adentro, cada músico agarró primero su instrumento y tocaba rock. Digamos que fuimos gestados para el rock más que para el folclore. Tuvimos la suerte de estudiar música y querer aprender del folclore y nuestra música, ahí nos sentimos muy cómodos y atraídos desde el folclore. Por eso somos un poco las dos cosas. En lo musical, en los últimos años nos empezamos a sentir más cómodos en un planteo más rockero estilísticamente, quisimos hacer sonar a la banda. La banda se fue “rockeando”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario