Escenario

Fede Bal: "En este espectáculo me encuentro conmigo y con todas mis personalidades"

El actor que viene de vencer al cáncer en plena pandemia, cuenta cómo cambió su vida. "No hay que tenerle miedo a la quimioterapia", expresó

Viernes 25 de Septiembre de 2020

Para él fue una doble lucha: venció al cáncer en plena pandemia. Fede Bal transitó su enfermedad con calma y confiando en que todo iba a salir bien y así fue. Hoy, ya curado, el actor trasmutó su dolor en creatividad y presenta su nuevo espectáculo por streaming “Late Night Yo”, esta noche a las 20.

    Bal cuenta que pasó “días de miedo, de angustia, de búsqueda, de aprendizaje, de aceptación, de entrega, de risas y de celebración”.

   Podrían ser mil vidas distintas, pero es solo una, la de un hombre de 30 años, a quien justamente su vida, de una noche a la mañana le puso un stop y, casi sin querer, lo invitó a conocerse y a descubrir a todos y cada uno de los seres que en él habitan. Y así nació este unipersonal, que cuenta con el guión de Felix Buenaventura y la música de Dany Vilaque, que hará desde la intimidad del living, con el humor ácido que lo caracteriza, con crudeza, realidad y honestidad brutal. Las entradas del show podrán ser adquiridas en www.plateanet.com.

   —¿Cómo va a ser “Late Night Yo”?

   —Es un show súper ácido, irónico e incorrecto. Tiene un montón de monólogos donde hablo del miedo a la muerte, las enfermedades, la pérdida de un ser querido, el encierro y la neurosis que produce. En conclusión, todo lo que atravesé en estos 30 años. Y muestro que poniéndole humor uno puede salir adelante. Y me encuentro conmigo y todas mis personalidades, que es lo que le pasó a mucha gente en esta cuarentena. Hace un tiempo venía escribiendo guiones, pero este tipo de tratamiento al cual me expuse y la vuelta de 360 grados que hice en mi vida me hizo dar cuenta de cómo de golpe tenés todo y de golpe, no tenés nada. Así que me hizo reír un poco de cómo es la vida. Fue entonces que empecé a crear un show con las cosas que me hacen reír a mí. Aprendí muchas cosas todo este tiempo y quise volcarlas al papel. Así que construí este show con cosas incorrectas. En el escenario estoy sujeto a un guión, en cambio acá, hay una libertad enorme que hay que respetar.

Un adelanto de lo que verán el viernes que viene a las 20 hs! “Late night yo”, el show más radioactivo del momento, entradas disponibles por @plateanet (link en bio)

   —¿En el humor todo lo vale o hay cosas de la que no deben hablar?

   —En el humor vale todo siempre y cuando no lastimes. Hay una línea delgada en la que uno tiene que caminar para poder hacer reír y dejar un mensaje.

   —¿Cómo transitaste el proceso de tu enfermedad en medio de la cuarentena y tu tratamiento?

   —Fue en simultáneo, en febrero me tuve que volver de la temporada en Mar del Plata y en marzo empecé el tratamiento, al mismo tiempo que la cuarentena. Por momentos sentía que el mundo se estaba parando para ayudarme a que yo hiciera el tratamiento. Si todo el mundo hubiese seguido su marcha, hubiese sido un poco más deprimente para mí no poder estar...Lo tomé como una señal.

   —Lo tomaste desde un lado positivo...

   —Es que si uno no ve las cosas de manera positiva, todas son noticias malas. Prendés la tele y todo es malo.

    —Tu mamá (Carmen Barbieri) dijo que el 50 por ciento de la sanación es un remedio de fe, esperanza y humor. Más allá de lo estrictamente médico, ¿cuál fue tu fórmula para superar los momentos difíciles?

   —Fui el mejor paciente que existe. La medicina está tan avanzada que cuando ocurren este tipo de enfermedades, hay que buscar un buen médico y hacer lo que dicen. No hay que tenerle miedo a la quimioterapia. Te quedás pelado, pero el pelo crece y el tumor desaparece. Es un tratamiento muy invasivo. Solo el 30 por ciento de las personas se cura con el tratamiento. Entonces fue difícil. Creí que me iban a tener que operar pero al final no fue necesario. A partir de esto empecé a cuidarme con la alimentación y me di cuenta que ser feliz es lo que más importa. Hago yoga, meditación, reiki, hay un montón de cosas que fui cambiando. Hay que disfrutar el día a día porque uno nunca sabe cuando se puede terminar.

fedeballlll.jpg

   —Dicen que las cosas malas están destinadas a repetirse en la vida hasta que la persona aprenda lo que tiene que aprender. ¿Qué aprendiste de esta situación?

   —Sigo aprendiendo, porque me quedé con un poco de miedo de que puede volver, así que tengo que entender que ahora la vida sigue. Cada día me levanto con alegría. No sé lo que es tener un día triste. Porque cuando pasás por una situación tan difícil y la superás, no hay tiempo ni lugar para el drama. Hay que estar agradecido.

  —¿Antes eras distinto?

   —Era muy ambicioso. No podía descansar la cabeza ni un segundo, siempre estaba haciendo un nuevo espectáculo, o criticándome, viéndome de afuera y no gustándome. Ahora estoy muchísimo más relajado y aprendí a quererme un montón.

   —Venís de tener una vida mediática muy intensa, hiciste de panelista con Pampita, estuviste en el “Súper Bailando 2019”, temporada de verano en el teatro y protagonizando las películas “Crímenes imposibles” y “Rumbo al mar”, junto a tu padre. ¿Para dónde tenés ganas que vaya tu carrera artística a partir de ahora?

   —Lo que más me gusta es mi faceta de actor. La tele también me divierte mucho así que dentro de poco me van a ver en “MasterChef Celebrity”. También espero poder hacer alguna obra linda de teatro en el verano para poder llevar a la costa.

  —Se te ve muy distinto a los humoristas de antes, que eran machistas.

   —Las mujeres, con su lucha feminista, nos enseñaron a los hombres que hay cosas que ya no hacen reír.

   —¿Cuál fue el rol de tu madre Carmen Barbieri todo este tiempo? ¿Cómo está ella?

   — Con mamá tuvimos que estar distanciados porque yo iba siempre al sanatorio, o sea, más que nada por la salud de ella. Pero igualmente estuvo al lado mío acompañándome como pudo. La amo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario