Escenario

Fausto revisitado

El director Gustavo Guirado estrena "Fausto, o la pasión según Margarita".

Sábado 06 de Octubre de 2018

El director Gustavo Guirado estrena "Fausto, o la pasión según Margarita", en la que a partir del legendario personaje que pacta con el diablo para recuperar su juventud, explora el potencial de la novela popularizada por Goethe. El resultado es un obra en la que "las cuestiones políticas, geográficas, el lugar donde vivimos, su historia, su política, sus problemáticas sociales, se van filtrando y tienen una inscripción directa en la dramaturgia". Con las actuaciones de Edgardo Molinelli, Paula García Jurado y Anahí González, la pieza podrá verse hoy, y todos los sábados de octubre y noviembre, a las 21, en el Teatro del Rayo (Salta 2991).

   "Siempre me interesó la leyenda que tiene que ver con la tentación del hombre de pactar con el demonio y que este le cumpla los deseos, y entre ellos, recuperar la juventud perdida", explicó el director.

   Para esta puesta rescata los personajes principales de Fausto, Margarita y Mefisto. "En nuestra versión podría decir que los tres son protagonistas. Si bien la obra se llama «Fausto, o la pasión según Margarita», también podría llamarse «Mefisto» porque la verdad que todos son centrales y no sabemos bien en torno a cuál de los tres gira. La versión que hemos hecho no tiene el final tradicional, y es una vuelta de tuerca en donde la preeminencia de la mujer y lo femenino se vuelve ineludible para el relato".

   En ese sentido, el director de otros clásicos como "Medea", recordó que en todas las obras en las que participó "siempre apareció un planteo, una reformulación y un subrayado de la potencia femenina por las diferentes cosas que esto da a entender, no solamente en relación a la mujer".

   "Nunca imaginé que la obra iba a terminar como termina, pero es ineludible", dijo Guirado al mencionar que el proceso de creación se dio en un momento en que las reivindicaciones femeninas están en primer plano. "A medida que pasan los meses, los temas que circulan, los discursos que dan vueltas se van filtrando en el trabajo; por lo menos en la manera que tengo de entender y hacer el teatro, las cuestiones políticas, geográficas, el lugar donde vivimos, su historia, su política, sus problemáticas sociales, siempre se filtran y tienen una inscripción directa en la dramaturgia", completó.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario