Escenario

Extraña paradoja del cine comercial

"La verdad", una joyita del cine francés, es una bienvenida rareza dentro de los estrenos pochocleros de la cartelera rosarina

Jueves 15 de Julio de 2021

Ver una película como “La verdad” en una sala comercial rosarina es una bienvenida rareza, en medio de tantas producciones pochocleras que llegaron como un aluvión en las vacaciones de invierno. Desde ya que películas como “Black Widow”, la saga 9 de “Rápidos y Furiosos”, sumadas a las secuelas de “El conjuro” y “La purga”; a las que se agrega la nueva de “Space Jam” es una suerte de bálsamo para los cines locales, después de soportar el cierre durante tantos meses impuesto por las lógicas restricciones sanitarias en todo el país. Pero hay que destacar que una sala como Cines del Centro se la juegue para exhibir cine europeo como esta joyita del relizador japonés Hirokazu Koreeda, que ya nos había deleitado con “Un asunto de familia”, disponible en Netflix. Y que además de “La verdad” también se animen, pese a que quizá “no garpe comercialmente”, al reestreno de “Los inútiles”, esa pieza de colección enrolada en el cine de autor filmada magistralmente en 1953 por Federico Fellini. Es que cuando se habla de la vuelta del público al cine se piensa generalmente en los tanques de Hollywood, los que convocan al público masivo, pero pocas veces se repara en el otro cine, que va del europeo al oriental y que incluye producciones independientes estadounidenses y también de la Argentina. Es la grieta entre el cine como distracción o como espacio de reflexión. El cine de acción o el que te interpela. Si no hay salas para el otro cine, hay un público que se va y no vuelve. Extraña paradoja del mal llamado cine comercial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario