Escenario

Eva, Simone y Frida miran el presente desde el más allá

"Ser ellas" tuvo una lograda presentación en Lavardén, gracias a los acertados roles de Ana Celentano, Fabiana García Lago y Anabel Cherubito.

Lunes 28 de Mayo de 2018

Aunque hayan sido contemporáneas, ver a Simone de Beauvoir, Eva Perón y Frida Kahlo juntas resulta toda una rareza. Quizá allí resida el atractivo principal de "Ser ellas", la obra que se presentó el sábado, ante más de 300 personas, en Plataforma Lavardén. El humor, la complejidad de los temas abordados (desde la maternidad y el feminismo hasta el amor y la muerte) y una sorpresiva vuelta de tuerca en la trama fueron los puntos más altos de la obra protagonizada por Anabel Cherubito, Ana Celentano y Fabiana García Lago.

De Beauvoir (Cherubito) fue una escritora parisina, filósofa y activista por los derechos humanos y el feminismo, cuyos textos sobre sexualidad marcaron un camino que tendió puentes; Frida (García Lago), artista mexicana, se consagró a través de la pintura y tuvo una vida tan libre como sufrida debido a la poliomielitis y un accidente que la dejó postrada; Eva (Celentano) tenía el sueño de ser actriz cuando llegó a Buenos Aires, pero se convirtió en dirigente política y aunque no pudo vencer al cáncer logró hitos como el sufragio femenino y es la eterna abanderada de los humildes.

Los tres universos midieron similitudes y diferencias en escena. Entre los puntos que las une surgió que ninguna de las tres fue madre y que estuvieron enamoradas de tres personalidades de peso: Simone fue pareja del escritor Jean Paul Sartre, Frida tuvo una explosiva relación con el pintor Diego Rivera, mientras que Eva Duarte fue el gran amor del ex presidente Juan Domingo Perón.

Pese a que un fuerte anclaje de sus historias tienen como base las décadas del 40 y el 50, la puesta transpira actualidad. Porque los temas que discuten tiene tanta vigencia que es muy fácil sentirse espejado. En la puesta dirigida por Adrián Blanco, las tres personalidades harán una catarsis sobre sus vidas románticas y su posición sobre la maternidad, y tendrán tiempo para debatir sobre la vida y la muerte, el éxito y el fracaso, o bien el machismo y el feminismo.

La mano de Erika Halvorsen (autora de las novelas "El hilo rojo" y "Desearás", ambas llevadas al cine), también aflora en la veta erótica de la obra, especialmente en el abordaje sobre el sexo y el deseo, que se nota principalmente en el caso de Frida y Simone, cuyas libertades sexuales fueron llamativas para la época.

La obra, cuya duración es de sólo una hora, tiene una sorpresa al promediar la trama, que conviene no revelar aquí ya que podría volver a presentarse en la ciudad. Pero ese giro servirá para exponer más crudamente las virtudes y defectos de estas tres mujeres, que los espectadores podrán bajarlas del pedestal o quizá hacerles un mural más grande.

Lo que sí, llegando al cierre, se verá a Eva, Frida y Simone tan humanas y frágiles como cualquier mortal. "La alegría de existir y el horror de terminar", dirá De Beauvoir antes de que caiga el telón. Lo valioso fue que en ese tránsito de existir y terminar, las tres pudieron ser ellas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario