Escenario

Estrenos de cine bajo la lupa de Escenario

"¿Yo te gusto?", venganza marginal; "Zombieland, tiro de gracia", ahí viene la plaga y "El rocío".

Sábado 26 de Octubre de 2019

"¿Yo te gusto?", venganza marginal

Calificación: ***. Intérpretes: Leticia Brédice, Martina Krasinsky, Marco Antonio Caponi, Daniel Aráoz, Daniel Loisi. Dirección: Edgardo González Amer. Género: Drama. Salas: Cinépolis, Showcase.

“Yo me la banco sola” y “la gente nunca cambia” se oye en el reggaetón empoderado que abre la película y es toda una declaración de principios. Edgardo González Amer decidió encarar un relato en formato de western urbano en medio de la marginalidad de Villa Lugano. La miseria es moneda corriente en la vida de Nati (impecable rol de Martina Krasinsky), quien ama a su padre (sólido Daniel Loisi), ahora colectivero y con pasado en la delincuencia. Hay una deuda que él no puede pagar y Nati lo sufre. Su madre (eficaz papel de Brédice) coquetea con un vecino (Caponi) y a la vez está desesperada por sacar su familia a flote, pero ni Nati ni su hermano Seba trabajan, así que cuesta cada vez más parar la olla. “La necesidad no conoce leyes” se lee en el primer capítulo de esta historia. Nati decide agarrar “los fierros” y sumarse a una barra pesada del barrio para levantar una moneda. Para eso tendrá que estar a las órdenes de Yuca (Aráoz, en un rol muy estereotipado). Cuando ella se subleva, Yuca la viola, así de terrible. Nati urdirá una venganza feroz. La película interpela desde la fragilidad de los sectores marginales, con víctimas que se convierten en victimarios, atrapados en un sistema que oprime hasta asfixiar.

Por Pedro Squillaci

“Zombieland, tiro de gracia”, ahí viene la plaga

Calificación: **. Intérpretes: Woody Harrelson, Emma Stone, Abigail Breslin y Jesse Eisenberg. Dirección: Ruben Fleischer. Género: Aventuras. Salas: Cinépolis, Hoyts, Nuevo Monumental y Showcase.

¿Cuántas películas más resistirá el subgénero “zombie” y una trama que incluye catástrofe posapocalíptica, virus fulminante y zombificante y un grupo heterogéneo de personajes unidos por la necesidad de sobrevivir? Esa es la primera pregunta que surge con “Zombieland 2”, una secuela que opaca el buen desempeño de la primera parte.

   Woody Harrelson y Emma Stone, como los aguerridos líderes del grupo salvan como pueden con sus buenas actuaciones las debilidades de un guión previsible, sin gracia y chistes flojos. La máxima ironía de los abundantes diálogos es la mención que hace Rosario Dawson sobre que Bill Murray es un zombie. El actor, que tiene una breve participación, vuelve a hacer de sí mismo y ratifica el chiste de Dawson con su habitual gesto impasible, muy similar a los que usó en “Perdidos en Tokio” o “Los Tenenbaum”.

   Abigail Breslin acompaña con esfuerzo su breve participación como adolescente rebelde y Jesse Eisenberg se hunde en la verborragia en el rol que completa la extraña pareja que forma con Harrelson.

   El filme es una sucesión de escenas repetidas en infinidad de películas con la misma temática. En este caso es una irreconocible Washington invadida por la maleza y la plaga zombie, con la única novedad de que ahora existe una generación de monstruos más letales y resistentes a los balazos.

Por Rodolfo Bella

“El rocío”, Una historia cruda, pero desdibujada

Calificación: **. Intérpretes: Daiana Provenzano, Tomás Fonzi, Eva Bianco, Lorena Vega, Olivia Olmedo, Sofía Brito. Dirección: Emiliano Grieco. Género: Drama. Sala: Hoyts.

Sara vive con su hija Olivia en una zona rural de Entre Ríos, la nena empieza a toser y parece una pavada, pero no. Se trata de una intoxicación a causa de los agrotóxicos utilizados en la siembra de soja. Desde aquí, parece que la película iría hacia un costado ambientalista y en contra de los empresarios agropecuarios poderosos. Pero la historia se cruza de carril. Sara comienza a vincularse con traficantes de cocaína de la zona y hará de mula en cada viaje a Buenos Aires, en los que supuestamente su primer objetivo era hacerle estudios intensivos a su hija. Primero se vinculará con un médico (Tomás Fonzi, correcto) que quiere denunciar el uso indebido del glifosato y después su personaje se irá desdibujando junto con la trama. Daiana Provenzano cautiva por su belleza pero carece de sutileza para interpretar el rol de Sara, a veces recita sus textos en vez de interpretarlos y le resta peso específico al filme, ya que el foco está puesto en ella. La contracara es Eva Bianco, que en un personaje secundario, con escena de sexo incluida, demuestra su talento como actriz en el rol de su madre. La escena que junta a mamá Sara, la hija Olivia y la abuela es la más lograda de la película. La denuncia del principio se resuelve de un modo heroico irreal y la verosimilitud de la película se cae a pedazos. Encima, el final abierto sabe a inconcluso.

Por Pedro Squillaci

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS