Escenario

“Este desgaste de ver quién es el mejor o peor nos quita contenido”

Diego Torres opinó desde Miami sobre la situación política del país y dijo que hay una grieta mundial. El músico acaba de lanzar su CD de estudio “Buena vida”.

Viernes 16 de Octubre de 2015

Diego Torres vuelve a las bateas con un disco que rebosa optimismo. “Buena vida” es el título del flamante material en el que el intérprete de “Color esperanza” apuesta más que nunca a la fusión. “En lo conceptual busco una identidad con este disco, pero un horizonte amplio”, dijo el músico desde el Pabellón de la Fama de los Compositores Latinos, en Miami, donde fue distinguido con el prestigioso premio La Musa (ver aparte).
    En diálogo con Télam el actor negó que se vaya a radicar en Miami, dijo que no se ve dejando su país y también se animó a opinar de la política argentina: “Yo, en este momento de la situación política argentina, no soy ni pro-gobierno ni anti-gobierno, soy libre e independiente porque es lo que elegí. En la religión respeto a todos, pero me parece que la fe va más allá de una religión, y lo mismo pasa en la cuestión política. Este desgaste constante de ver quién es mejor o peor nos quita contenido”.
  —Te tomaste tu tiempo para grabar este disco. ¿Querías trabajarlo bien? ¿Estuviste seleccionando temas y compositores?
  —No, lo que pasa es que la gira del disco anterior duró 2 años (2011 y 2012), en 2013 me metí a hacer una tira y no servía para otra cosa y tampoco tenía tiempo de hacer ambas cosas. Así que en 2014 empecé a trabajar en escribir y en las canciones y el disco se terminó en 2015. Pero sí hubo una etapa de mucha búsqueda, hice casi 30 canciones para que quedaran estas 12. Siempre me pasa que empiezo a hacer un disco y arrancan de la nada canciones que van desplazando a otras y ahí comienza a aparecer de a poquito.
  —¿Te gusta esto que se está dando de fusionar pop, rock y el folclore latinoamericano?
  —A mí siempre me gustó la fusión, el ser inquieto y no quedarme con una música. Es una herencia de familia, he visto a mi vieja juntarse con Mercedes Sosa, León Gieco, Charly García y con músicos rusos; entonces está en mi ADN. La música me permitió juntarme con artistas del flamenco como Antonio Carmona, Juan Luis Guerra y Rubén Blades; cantar un reggae con Kino, de Big Mountain; artistas del hip hop como La Mala Rodríguez o Yotuel Romero, que viene de Orishas. Me encanta que la música me permita esto. Después a nivel mío, en lo conceptual, busco una identidad en este disco, pero con un horizonte amplio.
  —¿Qué buscaste concretamente con “Buena vida”?
  —Lo que busqué en este disco es, a través de mi voz y mi esencia, una evolución del sonido moderno. Me gusta cuando gente que empieza a escuchar el disco me dice “sos vos, pero con otro sonido”.
  —¿Fue una necesidad interior?
  —Sí, una necesidad de músico, de inquietud. Quería una estética musical que sea una mezcla entre programaciones electrónicas, algunos loops con instrumentos naturales y que haya un espacio para la voz, que no estuviera todo cargado. La mayoría de los coros los grabé yo para tener un color en las voces, en las armonías. Hay cosas que fuimos trabajando con los dos productores, Julio Reyes y Rafa Arcaute.
  —La amplitud de la que hablás también se deriva en el riesgo que tiene que tener el artista para ver si le gusta a la gente. ¿Pasaste por esa situación?
  —Sí, como dice el tango “el que no arriesga no gana”. Creo que es parte de mi personalidad tener una canción como “Hoy es domingo”, que puede ser de Rubén Blades, o “La vida es un vals”, que es más la identidad de este disco, es una canción pop pero con ritmo intenso que muestra esta cosa intimista pero moderna cuando explota en su coro. Pero sí, me gusta renovarme y transmitirle eso a la gente que está esperando un disco nuevo.
  —¿Cómo tomás y cómo te afecta lo que dijo Donald Trump sobre los latinos, ya que sos una figura reconocida para los latinos radicados en Estados Unidos?
  —Yo creo que este muchacho lo hace a propósito para que todos estemos hablando de él. Yo vivo un poco en Miami y un poco en Buenos Aires hace años por mi trabajo y toda esta experiencia de ir viajando me permitió hacer amigos por todos lados y ver las situaciones políticas de cada lugar. Me parece que cada uno debe ser libre en su pensamiento y no ser enemigos por pensar distinto.
  —¿Es de lo que hablas en tu tema “La grieta”?
  —Sinceramente, más allá de la lectura localista que se pueda hacer, hablo de una grieta que existe en el mundo y que desgraciadamente  siempre va a existir. No es sólo una división política argentina, porque desgraciadamente somos muy Boca-River, existe entre Cuba y Estados Unidos y también entre Palestina e Israel. Existen grietas en el mundo y también entre las relaciones humanas.
  —Por lo tanto, ¿adónde apunta la canción?
  —La canción plantea quién fue el que inventó las reglas, quién es el dueño de la verdad, cuando hay pensamientos opuestos. “Dame la libertad para elegir, que yo sé que entre el blanco y el negro existe el gris”, dice el tema. Por más que pensemos distinto no somos enemigos, podemos sentarnos a intercambiar. Yo, en este momento de la situación política argentina, no soy ni pro-gobierno ni anti-gobierno, soy libre e independiente porque es lo que elegí. En la religión respeto a todos, pero me parece que la fe va más allá de una religión, y lo mismo pasa en la cuestión política. Este desgaste constante de ver quién es mejor o peor nos quita contenido.
  —¿Estás nominado al Grammy Latino, cómo te toma a esta altura de tu carrera?
  —A mí me encanta y creo que la música es un lugar ideal y propicio para manifestarnos como comunidad. Tenemos la suerte de ser una región que hablamos el mismo idioma pero con países muy diferentes entre sí, entonces creo que la situación accidental de un premio permite juntar diferentes artistas y darle un contenido. Eso me gustaría y es lo que espero.
  —¿Cómo es esto de radicarse en Miami?
  —No, pero eso fue un título que a alguien le gustó para decir que me iba definitivamente del país y en realidad hago lo mismo hace muchos años. Yo no me imagino dejando mi país. Es más, si me preguntás qué es lo que me gustaría, yo me iría a vivir a San Martín de los Andes. Tengo un departamento en el Distrito Federal mexicano y otro en Miami, porque paso muchos meses girando por México, Centroamérica y Estados Unidos. Y como Nina, mi hija es chica, quiero estar con ella y con mi mujer, Débora (Bello), que me acompañan en la mayoría de la gira. Yo también tengo una vida muy tranquila, hay veces que la gente piensa que estoy en Miami, pero estoy en Buenos Aires comiendo o viendo a amigos haciendo teatro en La Plaza.

Un premio junto a otros grandes

El Pabellón de la Fama homenajeó en Miami a Diego Torres y le entregó el premio La Musa, en reconocimiento a su trayectoria musical. Gian Marco, Beatriz Luengo y Víctor Manuelle cantaron temas de Torres en una noche soñada.
Durante el evento también fueron galardonados el colombiano Hector Ochoa Cárdenas, el productor y músico Emilio Estefan, la chilena Myriam Hernández, el argentino Gustavo Santaolalla y el legendario Quincy Jones, entre otros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS