Escenario

"Esta obra es sobre el desarraigo, pero sobre todo habla de crecer"

Paula Marull cuenta cómo es "Vuelve", que se presenta por primera vez en Rosario. La puesta, que irá hoy en el Arteón, se inspiró en un hecho real que vivió con su hermana María.

Lunes 09 de Julio de 2012

"Uno no es lo que recuerda sino lo que pudo olvidar" se destaca en el anuncio de "Vuelve", y la frase queda picando en el inconsciente. La vida de dos hermanos que viajan del interior a Buenos Aires y se ven obligados a crecer de golpe es la base de la historia de "Vuelve", la obra de Paula Marull, que se estrena hoy, a las 20.30, en Arteón (Sarmiento 778).

La autora rosarina le contó a LaCapital cuáles fueron los puntos de contacto de esa obra con la verdadera historia que vivieron junto a María, su hermana gemela y protagonista de esta puesta. "Yo creo que la obra más que hablar de migrar habla de crecer. Al crecer uno tiene que dejar un poco de ser quién es y ser otro, pero también tiene que conservar algo de lo que es", dijo la directora y autora de la obra, en la que, además de su hermana María, actúan Juan Grandinetti (hijo de Darío), Melisa Freund, Federico Buso y Flor Braier.

—¿Cómo surge la idea de escribir esta obra?

—"Vuelve" la hago en un taller de dramaturgia de Javier Daulte, al que voy hace muchos años, y fue la primera obra que escribí en ese taller. La premisa que él da es escribir a partir de una imagen y no de una gran idea, buscar una imagen que repercuta en el universo personal de cada uno, tirar de esa soga como si fuera un ovillo y ver qué va surgiendo.

—¿Y a vos qué fue lo primero que te surgió?

—Fue una historia sencilla, una historia de dos hermanos que vienen del interior de Santa Fe a vivir a la Capital. Pero cuando yo empecé no tenía el tema, ni la idea, ni sabía de qué iba a terminar hablando. Después sí, bueno, a medida que se fue desarrollando uno tiene un interés en contar algo y lo orientás en ese sentido.

—¿La obra tiene algo de autobiográfico con la historia de las hermanas Marull?

—Y...bastante (risas). La verdad que es medio inevitable escribir sobre el universo de uno, a veces es más obvio que otras, en este caso es bastante obvio. Pero ni te das cuenta, a veces escribo algo y digo «ah, tal personaje es igual a mi tía» y te sale así. Sin darte cuenta vas trabajando con material de tu vida.

—¿Pero en qué aspecto hace hincapié la obra?

—Nosotras somos de Rosario y vinimos a vivir a Buenos Aires, y si bien Rosario es una ciudad re-grande, en este caso los dos personajes son de un pueblo más chico, de Chañar Ladeado, aunque la ciudad de Rosario conserva algo de pueblo en el buen sentido. Nosotras eramos adolescentes cuando vivíamos en Rosario y estábamos acostumbradas a ir a un boliche y conocer a todos. Y nosotras vivimos lo que viven los personajes de esta obra, que es el desarraigo, y llegar a un lugar nuevo con gente que no sabés de dónde viene ni cómo es. Ellos se topan con un chanta, el típico porteño que se aviva del inocente que vive del interior.

—Convengamos que no hace falta viajar a Buenos Aires para toparse con chantas que se abusan de inocentes.

—Pero claro que no, son personajes estereotipados que existen tanto en Buenos Aires, en Rosario, o en cualquier lugar. Y también te los empezás a topar en la adultez, no tanto cuando uno migra a otra ciudad, sino en esto de hacerse grande, que vas a un trabajo, que te dicen que te van a pagar y no te pagan, es esto de salir del cascarón. Y si nos hubiésemos quedado en Rosario seguro nos hubiéramos encontrado con estos personajes.

—¿La obra plantea entonces situaciones complejas en pleno crecimiento?

—Claro, yo creo que la obra más que hablar de migrar habla de crecer. Digamos que más allá de irse de un pueblo a otro, ellos se hacen grandes y están en esta disyuntiva de decir qué modelos tomar cuando uno crece. Y yo pienso que en el crecer uno tiene que dejar un poco de ser quién es y ser otro, pero también tiene que conservar algo de lo que es, esa dualidad es la que toco en la obra.

— ¿La moraleja de "Vuelve" es rescatar la esencia de las personas, sea cual sea el lugar donde te toque crecer?

—Una de las líneas del mensaje que deja es que no vas a poder ser otro si no sos vos. Es un poco lo que le pasa a los personajes centrales, sobre todo a esa edad. La idea es valorar las raíces, sus padres, su familia. No para quedar estacionado en el pasado, sino para crecer.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario