Escenario

"Esta es la saga de Bañeros que tiene más impronta rosarina"

Pablo Granados, uno de los protagonistas de "Bañeros 5", elogió la vigencia de esta propuesta. Y destacó su "humor blanco y para toda la familia".

Jueves 12 de Julio de 2018

Los bañeros atacan de nuevo. La saga que comenzó como un apéndice de "La brigada explosiva" de la década del 80 ahora llega en su versión siglo XXI, menos sexista y con más comicidad. Al menos eso es lo que sostiene su productor histórico Luis Scalella y lo afirma uno de sus protagonistas, el actor y músico Pablo Granados. "Bañeros 5, lentos y cargosos" se estrena hoy en Rosario y en más de 200 salas de todo el país, con un elenco en el que se destaca otro crédito local Pachu Peña, más la incorporación de Pichu Straneo y un Nazareno Móttola con más relevancia. Otros bañeros, la misma locura. "Esta es la saga que tiene más impronta rosarina de todas", destacó Granados en diálogo con Escenario.

En esta película están los que no podían faltar. Porque a los citados se suma un histórico, Gino Renni, que es el único presente de staff original, más clásicos como Luisa Albinoni y Jorge Montejo, que no es otro que Paolo El Rockero, o Matías Alé, todo un personaje en sí mismo. Pero también se destacan algunas figuras televisivas como Joaquín Berthold, que actualmente integra el elenco de la novela de Telefe "100 días para enamorarse" y Alvaro Navia, figura de "Polémica en el bar" en América. Claro que los mediáticos siempre son parte de esta disparatada propuesta. Por eso también aparecen los hermanos Charlotte y Alex Caniggia, la deslumbrante Sol Pérez y la bella Mica Viciconte.

"Es un clásico nacional", dice Scalella, quien también produjo "Bañeros 4, los rompeolas" en 2014 y "Bañeros 3, todopoderosos" en 2006, siempre con la dirección de Rodolfo Ledo, que vuelve en ese rol en esta producción.

Bañeros 5

"Es realmente la saga argentina de más éxito de la historia, están los clubes de fans de otra generación y ahora están los pibes más jóvenes, de 8 y 9 años, que siguen a los bañeros nuevos. Pablo y Pachu están desde la tercera, y ahora se suma Pichu, que es la primera que hace", agregó el productor.

Además, sostuvo que: "Si no hubiera encontrado una pareja de cómicos que llegue tan popularmente al público no había manera de volver a hacer Bañeros porque Berugo Carámbula había fallecido; Paquito Fernández de Rosa estaba muy grande; Guillermo Francella no la quería hacer más; Emilio Disi estaba pero era para hacer el jefe y Gino Renni, que es el que sigue y es el único que está desde la primera película. Y tenemos la impronta rosarina de Pablo y Pachu, que son extraordinarios".

A su turno, Granados sostuvo las palabras de Scalella: "Es la película donde más impronta rosarina hay, medio que el humor rosarino se hizo cargo de la playa, porque con Pachu nos entendemos mucho, porque el director estuvo muy abierto a lo que hicimos y metimos muchas cosas de comedia que no habían tenido las anteriores".

"Fuimos más modernos, más de este siglo, en la tercera estaban los perritos, después los ninjas, en cambio ahora hay situaciones de playa que no pasan por peleas sino por situaciones de cosas que tenemos que recuperar en el cuento. Gino tiene un problema importante en la playa porque se la van a sacar y nosotros caemos justo, tipo Los Tres Chiflados. Se disfruta mucho el gag y es mucho más familiar que antes", agregó.

La sinopsis de la película gira en torno a Gino, quien está terminando de comprar el balneario El Horizonte, pero los dueños intentan estafarlo con la última cuota. Mientras tanto, los bañeros Pachu, Pablo y Naza tratan de sobrevivir en Buenos Aires. Por un imprevisto, ganan un viaje a Mar del Plata, donde se reencuentran con Gino, quien los contrata como bañeros, ya que Pichu no da abasto con el trabajo en el balneario ni con las distracciones, entre las que está una nueva bañera para el infarto.

A la hora de preguntarle a qué se le atribuye el éxito de la saga, Granados consideró que "la marca es fundamental, el humor sencillo y popular funcionó siempre. Y agregó: "También dejame que nos llevemos algún mérito, porque nos llamaron en la época de «No hay dos sin tres», después de años de no hacer Bañeros, les funcionó y seguimos adelante. Y ahora incluyendo a Nazareno y a Pichu que es nuestra sangre".

Para Granados también fue clave que la producción, a cargo de Argentina Sono Film, supo elegir a "las chicas del momento", como son Mica Viciconte y Sol Pérez, "adornándolos con los hermanos Caniggia, que son dos locos sueltos pero son divinos, uno los ve como dos personajes de Tinelli, como dos aparatos, y son pibes que vivieron en cinco países y manejan cuatro o cinco idiomas, se las saben todas".

Granados jerarquizó ese costado disparatado de "Bañeros" encolumnado detrás de un humor blanco, "que si es blanco, es sano".

"Hay un humor que puede ir cambiando, pero hay otro que funciona siempre: el del tortazo de Los Tres Chiflados, el de la torpeza, que cuando te llevás una silla por delante y te caés la gente se ríe o el de Nazareno con sus recursos de circo de toda su vida. La gente se sigue riendo y no le vas a pedir que no hagan eso porque sigue funcionando. Hasta lo ves en las comedias americanas o en películas como «Qué pasó ayer». ¿Por qué hay que dejar de utilizar ese humor si funciona?", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});